2019. Decisiones difíciles sobre la guerra invisible

Hay signos reales de resurgimiento de la importancia que se da a la guerra electrónica, pero la parte difícil es traducir las nuevas estrategias y conceptos en doctrina, requisitos y sistemas en el campo.

Después de un cuarto de siglo de abandono tras la Guerra Fría, el Departamento de Defensa de EEUU ha vuelto a tomar en serio la guerra electrónica: el arte de detectar, interrumpir y engañar a la radio y el radar enemigos. Pero las batallas entre electrones son invisibles, literal y a menudo también políticamente, y la EW debe luchar por la atención y los recursos con esfuerzos de mayor perfil, desde misiles hipersónicos y defensa contra misiles hasta la preparación para el combate de todo, desde aviones de combate hasta submarinos nucleares.

El Departamento de Defensa tendrá que mantener su énfasis en el espectro electromagnético, que, junto con el espacio exterior y el ciberespacio, es donde los mandos encontrarán -o no- la información para ganar o perder las batallas futuras. Reconociendo esta tendencia, China reequipó sus fuerzas armadas en 2015 para combinar el espacio, las operaciones de redes informáticas y las organizaciones de EW bajo un único mando centrado en ganar el juego de la información.

De hecho, con Rusia y China dispuestas a hackear redes, interferir transmisiones e incluso probar armas antisatélite: estos tres dominios ya son zonas activas de confrontación de gran actividad y potencia y constituyen la llamada “zona gris” de conflicto (incluso si no vuelan las balas y no caen los cuerpos humanos). Si EE.UU. va a necesita hacer inversiones en las tres áreas con un presupuesto plano o en declive, tendrá que recortar el gasto en los otros tipos tradicionales de poder militar.

De los conceptos a las capacidades.

Hay signos reales de renacimiento en la guerra electrónica. Desde principios de 2017, el Departamento de Defensa publicó una nueva estrategia de EW, la Fuerza Aérea organizó un estudio a su nivel sobre las necesidades futuras de EW, la gestión de batallas electromagnéticas (EMBM) surgió como una prioridad operativa conjunta, la Marina intensificó su entrenamiento de EW y el Ejército y el Cuerpo de Marines comenzaron a reconstruir sus unidades de EW. El Departamento también consideró establecer el espectro electromagnético como un dominio de combate junto al aire, tierra, espacio, mar y ciberespacio, aunque aún no lo ha decidido.

Ahora viene la parte difícil: traducir las nuevas estrategias y conceptos en doctrina, requisitos y sistemas en el campo. Durante 2019, el Departamento de Defensa tendrá la oportunidad de demostrar si su renovada adopción de la EW refleja un cambio en el enfoque de la lucha bélica o es simplemente una reacción a los recientes esfuerzos rusos y chinos por controlar el espectro electromagnético. Una medida clave del compromiso del DoD será cuánto es capaz de cambiar de los conceptos y capacidades tradicionales de combate a nuevas formas y medios que exploten las ventajas fundamentales de Estados Unidos en las operaciones de espectro electromagnético y se dirijan a las debilidades enemigas.

En un entorno de presupuesto plano, marcado por la falta de preparación y el aumento de los costos de mantenimiento, es poco probable que el Departamento de Defensa reciba dinero extra para mejorar las capacidades cibernéticas, espaciales y de alerta temprana de Estados Unidos. Y con la atención que se está prestando al Ciber Command y a la Space Force, los esfuerzos para restaurar la superioridad de Estados Unidos en el espectro electromagnético pueden terminar siendo los últimos en la línea de financiación. Otras áreas de inversión probablemente necesitarán ser reducidas. para que el DoD financie las mejoras de capacidad que necesita en estos “dominios invisibles”. Así que espera que 2019 sea un año de decisiones difíciles.

La primera opción difícil es entre la creciente capacidad – tecnología, capacitación y las organizaciones para hacer cosas nuevas- y la preservación de la capacidad -el número de personas, barcos, aviones y vehículos necesarios para hacer las cosas a gran escala. Aunque se trata de una discusión vieja, por lo general se ha asumido que los conceptos operativos actuales seguirán siendo válidos y que los conflictos futuros se parecerán mucho a los anteriores. Se puede decir que la capacidad y la potencia son valiosas en ese contexto.

Por el contrario, es probable que la competencia entre las grandes potencias emergentes sea una rivalidad a largo plazo en la que lo que está en juego en un momento dado es posiblemente menor que el estancamiento existencial de la Guerra Fría. Las confrontaciones militares durante esta nueva disputa podrían ocurrir con más frecuencia y a menor escala de lo que tradicionalmente se prevé en los planes del Departamento de Defensa para el conflicto con China o Rusia – escaramuzas en lugar de la guerra mundial. Al mismo tiempo, las nuevas tecnologías en áreas como la inteligencia artificial, las operaciones cibernéticas, las armas hipersónicas, la energía dirigida y la robótica podrían permitir que los enfrentamientos a pequeña escala fueran cortos, intensos y destructivos.

Este cambio en la escala y la intensidad de la guerra aboga por dar prioridad a la habilidad sobre la potencia, al menos en el corto plazo. Los líderes de alto nivel del Departamento de Defensa han sugerido recientemente que esta es la dirección en la que se están inclinando en el presupuesto para 2020, particularmente si es menor de lo que se había planeado originalmente. El énfasis en la habilidad será un primer paso necesario para que el Departamento de Defensa cuente con los recursos necesarios para los nuevos sistemas de guerra, los especialistas y la capacitación para el espacio, el ciberespacio y el espectro electromagnético.

El segundo grupo de opciones difíciles será la forma en que se equipa y opera las fuerzas militares. El Departamento de Defensa de hoy en día depende de radios y radares que emiten una gran cantidad de energía en un área amplia – poderosa, pero también fácil de detectar y atacar por parte de un adversario.

Para evitar la detección mientras se siguen coordinando las operaciones y cazando al enemigo, el DoD tendrá que aumentar su inversión y experimentación en sistemas de comunicación de baja probabilidad de interceptación/baja probabilidad de detección (LPI/LPD) y sensores pasivos o multiestáticos (de múltiples sitios). Sin embargo, aún más desafiante, las FFAA estadounidenses también necesitarán reducir su dependencia de los sistemas de comunicación de alta potencia que transmiten en todas las direcciones – sistemas “omnidireccionales” como el Link-16 estándar de la OTAN – y de los sensores activos de un solo sitio (monostáticos), como la serie SPY de radares de a bordo de larga duración y el nuevo Lower-Tier Air and Missile Defense Sensor. Hay alguna evidencia de que el Departamento de Defensa comenzará a hacer este cambio tecnológica y operativamente durante el 2019.

La interferencia enemiga de las comunicaciones de EE.UU. y sus aliados es una preocupación creciente, especialmente dada la dependencia generalizada del DoD de las radios y enlaces de datos existentes. La protección de las comunicaciones contra interferencias suele requerir el uso de formas de onda complejas, saltos de frecuencia (ya sea preplaneados o improvisados rápidamente por software “cognitivo”), niveles de potencia más altos y/o haces direccionales. El DoD implementará mejoras a Link-16 en 2019 para incorporar algunas o todas estas características. Sin embargo, la manera más evidente de evitar ser interferido es evitar que el enemigo detecte nuestras comunicaciones en primer lugar. Esto requiere sistemas de comunicación LPI/LPD, cuya importancia va en aumento más allá de las capacidades de los nichos y que se están convirtiendo cada vez más en la red de comunicación de referencia para los nuevos sistemas y conceptos operativos del Departamento de Defensa.

Los sensores también están evolucionando para ser menos detectables por el enemigo. Los sensores pasivos de radiofrecuencia (RF) han existido desde que existen las radios y los radares, y el uso de la radiogoniometría (DF) es un método de larga tradición para determinar el rumbo aproximado de un emisor. Pero lo que es nuevo, y potencialmente revolucionario, es que la informática moderna permite cada vez más que, una plataforma en movimiento geolocalice y apunte rápidamente a un radio o radar adversario. La Marina ha estado experimentando con el receptor de radar E/A-18G Growler AN/WLR-218 para la localización pasiva de emisores, y pondrá en servicio nuevos sensores pasivos de RF en el avión teledirigido Triton MQ-4C. General Atomics también está integrando un nuevo sensor de RF en su MQ-9 Reaper para llevar a cabo la identificación pasiva.

Una de las debilidades tanto de la determinación tradicional de la dirección como de la geolocalización avanzada es la necesidad de que el objetivo emita energía de radiofrecuencia para ser detectado y rastreado. Los sensores visuales electro-ópticos (EO) e infrarrojos (IR) pueden sortear ese problema detectando la luz visible o la energía calorífica que un objeto refleja o emana – son intrínsecamente pasivos, sin emisiones activas que un enemigo pueda detectar. Las fuerzas terrestres y los aviones no tripulados han confiado durante mucho tiempo en los sensores de EO e IR para encontrar tropas enemigas y otros objetivos debido a las necesidades relativamente pequeñas de tamaño y potencia de los sensores. Ahora, el EO/IR también es cada vez más importante para los aviones tripulados: Ccn el Sistema de Apertura Distribuida EO/IR mejorado del F-35 y las nuevas cápsulas de búsqueda y rastreo por infrarrojos (IRST), la Armada y la Fuerza Aérea mejorarán su capacidad para encontrar y atacar objetivos que no están operando sus radares o radios.

El DoD también es probable que en 2019 aumente su énfasis en los radares multiestáticos: El “multi” se refiere al uso de múltiples sitios o vehículos, en los que sólo uno emite activamente energía de RF para iluminar un objetivo. La energía es detectada pasivamente por los receptores de radar en las otras plataformas. Por ejemplo, la Marina está experimentando con formas de utilizar buques de superficie no tripulados como emisores para la detección multiestática de blancos por medio de matrices de radar en destructores o futuras fragatas, alejando así el fuego enemigo de las costosas plataformas tripuladas, que no emiten, y arriesgando en su lugar los botes-robot desechables. La Fuerza Aérea también está persiguiendo el radar pasivo, que es la última forma de radar multiestático: En lugar de utilizar un emisor activo, el radar pasivo se basa en las omnipresentes emisiones de RF de fondo de las torres civiles de televisión y telefonía móvil para iluminar el objetivo.

Para evitar la detección, mientras se siguen coordinando las operaciones y cazando al enemigo, el DoD tendrá que aumentar su inversión y experimentación en sistemas de comunicación de baja probabilidad de interceptación/baja probabilidad de detección (LPI/LPD) y sensores pasivos o multiestáticos (de múltiples sitios). Sin embargo, aún más desafiante, el Ejército estadounidense también necesitará reducir su dependencia de los sistemas de comunicación de alta potencia que transmiten en todas las direcciones.

La interferencia enemiga de las comunicaciones es una preocupación creciente, especialmente dada la dependencia generalizada del DoD de las radios y enlaces de datos ya en servicio. La protección de las comunicaciones contra interferencias suele requerir el uso de formas de onda complejas, saltos de frecuencia (ya sea preplaneados o improvisados rápidamente por software “cognitivo”), niveles de potencia más altos y/o haces direccionales. El DoD implementará mejoras a Link-16 en 2019 que incorporen algunas o todas estas características. Sin embargo, la manera más fundamental de evitar ser atascado es evitar que el enemigo detecte sus comunicaciones en primer lugar. Esto requiere sistemas de comunicación LPI/LPD, cuya importancia va en aumento más allá de las capacidades de los nichos y que se están convirtiendo cada vez más en la red de comunicación de referencia para los nuevos sistemas y conceptos operativos del Departamento de Defensa.

Incluso si pueden evitar la interferencia enemiga y la detección pasiva, las fuerzas estadounidenses tendrán que oscurecer y confundir los radares de los adversarios e interrumpir las comunicaciones enemigas. Con el advenimiento de radares y radios adaptables y ágiles en frecuencia entre los competidores estadounidenses, las interferencias requerirán cada vez más sistemas capaces de operar a través de franjas más amplias del espectro de RF que pueden detectar e interrumpir las transmisiones adversas con la ayuda de algoritmos cognitivos y de aprendizaje automático.

El DoD ha avanzado estas nuevas capacidades de EW, que continuarán mejorando en 2019 con nuevos sistemas controlados digitalmente que utilizan matrices de barrido electrónico en lugar de los sistemas analógicos tradicionales con partes móviles y características de señal por cable. Ejemplos prominentes incluyen el SLQ-32 Surface Warfare Electronic Warfare Improvement Program (SEWIP) Block 2 and 3 y Next Generation Jammer (NGJ) Block 1 y Block 2, los componentes de tierra y aire del Army’s Multifunction EW (MFEW), y el programa Intrepid Tiger del Marine Corps. Estos sistemas de alerta temprana y otros están incorporando ahora algoritmos cognitivos y de aprendizaje automático de dos programas DARPA, Contramedidas de Radar Adaptativo y Aprendizaje de Comportamiento para la Guerra Electrónica Adaptativa (BLADE).

Lo que es más alentador, el Departamento de Defensa hizo progresos significativos durante el último año en la implementación de los elementos de capacitación y personal de su estrategia de EW. Cada ejército implementó la capacitación de todo su personal sobre la importancia y el uso del espectro electromagnético y está profesionalizando su cuadro de expertos en EW. Después de la desinversión de la misión EW, excepto para la defensa contra los artefactos explosivos improvisados controlados por radio (AEICR), el Ejército y el Cuerpo de Marines están ahora desplegando nuevas familias de sistemas EW y añadiendo especialistas para operarlos. La comunidad conjunta está desarrollando conceptos para la gestión de las operaciones de espectro electromagnético en previsión de nuevas formas de luchar con la próxima generación de capacidades.

Esa próxima generación no llegará, sin embargo, a menos que el Departamento de Defensa acepte que las reducciones en las capacidades tradicionales en tierra, en el aire o en el mar pueden ser necesarias para liberar a la gente y dinero para mejorar su capacidad de luchar en el espacio exterior, el ciberespacio y el espectro electromagnético.

 

Compártelo en las redes sociales