Industria

Industria

¿Adónde pueden llegar Estados Unidos y Turquía a partir de ahora?

La batalla para salvar la relación no será fácil, pero aún no se ha perdido.

Con la entrega de las primeras baterías del misil antiaéreo S-400, que llevaron a Turquía a su expulsión del programa F-35 de Estados Unidos, Turquía convirtió una crisis de cocción lenta con sus aliados en un huracán diplomático, dejando tras de sí un rastro de preguntas y desafíos, ninguno fácil de abordar.

¿Está Turquía, un aliado de la OTAN, entrando en la órbita de Rusia? ¿Su siempre precaria alianza con Occidente ha llegado a su fin? La respuesta honesta es que no lo sabemos. Predecir el futuro es terriblemente difícil. Pero hay algunas cosas que sí se saben, y que apuntan a un camino angosto que podría salvar la alianza. Para superarlo, debemos comprender el verdadero carácter de la crisis del S-400 y evitar algunos errores del pasado.

Occidente no se equivoca al preocuparse por el hecho de que el S-400 de Turquía permita a Rusia conocer los retornos de los radares únicos del F-35 o los enlaces de datos encriptados de la OTAN. Incluso si Ankara no tiene tales intenciones, no puede dar garantías contra las vulnerabilidades cibernéticas y de inteligencia, para las que los misiles de fabricación rusa y sus operadores serían un vector. Turquía también alberga uno de los radares de banda X del escudo antimisiles de la OTAN desplegados a vanguardia, y alberga la Base Aérea de Incirlik, uno de los principales puntos de escala de las operaciones militares estadounidenses en la región. Dependiendo de donde Ankara despliegue su S-400, uno o ambos podrían caer en su ámbito de acción, lo que aumentaría considerablemente el riesgo de que Estados Unidos y Rusia entraran en guerra.

Si el problema hubiera sido meramente técnico, podría haberse resuelto. Turquía podría haber almacenado sus S-400 sin desembalarlos. O podría haber establecido un enlace de datos para desactivar sus radares cuando un F-35 esté en el aire, o haber hecho un acuerdo de intercambio de inteligencia las 24 horas del día, que permitiera a las tropas de Estados Unidos monitorear los sistemas y sus operadores. Todas estas opciones se debatieron, al menos en el ámbito público, junto con propuestas aún más descabelladas, como el despliegue de misiles en la República Turca de Chipre Septentrional o su entrega a un aliado cercano como Qatar o Azerbaiyán.

Sin embargo, el desafío es más político que técnico. Es en parte una falta de confianza, en parte un ataque de rencor. Gran parte de la culpa es de Turquía, pero Estados Unidos también tiene la suya.

Turquía cree que, la reacción que percibe por su acuerdo sobre el S-400, es sólo otra prueba del doble rasero de sus aliados occidentales. Había intentado comprar el PAC-3 Patriot fabricado en Estados Unidos, pero fue rechazado. Más de una docena de países han comprado o están comprando el PAC-3. Si Suecia (que no se enfrenta a ninguna amenaza obvia de misiles), Rumania (que lleva una parte mucho menor de la carga de la OTAN) y Arabia Saudí (ciertamente no es un parangón de la buena gobernanza) pueden tener Patriots, ¿por qué se le plantearon a Turquía tantos problemas? Grecia, el eterno rival de Turquía en el Egeo, ya cuenta con Patriots de fabricación estadounidense y S-300 de fabricación rusa, que recibió a finales de la década de 1990, a raíz de las feroces protestas de Ankara. ¿Por qué no puede Turquía hacer lo que Grecia ya ha hecho?

Estas quejas, si bien no son infundadas, sí ligeramente engañosas. Turquía exigió varias condiciones en el acuerdo de adquisición del Patriot, como la transferencia de tecnología, que eran más onerosas que casi todas los demás. Además, el contexto político es menos amigable ahora: Rusia está de nuevo en la escena mundial, haciendo gala de músculo, y bajo un régimen de sanciones punitivas. Es un mundo diferente en el que vivimos.

Puede que sea cierto que Turquía está recibiendo un trato más duro que otros en condiciones similares. India también está considerando la compra del S-400 y está buscando una exención de Washington, que estaba feliz de flexibilizar sus estrictas leyes de no proliferación para obtener el favor de Nueva Delhi, porque simplemente hay más razones para aplacar a India y menos antipatía hacia su líder, Narendra Modi. Esto no quiere decir que la crisis del S-400 fuera inevitable – no lo fue – o que Estados Unidos hizo todo bien – no lo hizo – pero nada de esto disminuye la gravedad de la mala conducta estratégica de Turquía. Ankara hizo cosas que sabía que tendrían consecuencias, y ahora se queja de tener que enfrentarse a ellas.

La actitud de Washington -llámase arrogancia, hipocresía o cualquier otro nombre- pudo haber ayudado a avivar el fuego, pero fue Ankara la que lo convirtió en un infierno. El Presidente Erdogan, que nunca ha carecido de tendencias antiliberales ni de la antipatía que provoca un islamista en Occidente, se aprovechó de ella para resaltar la queja de larga data de Turquía, de que se le permite vigilar el campamento pero no entrar en la tienda de campaña. Al hacerlo, rompió los diques de la profunda reserva de antiamericanismo de Turquía, alimentada recientemente por la estrategia terriblemente mal calculada de Estados Unidos en Siria.

Esta es una historia, en la que los números cuentan también. Una encuesta reciente de la Universidad de Kadir Has encontró que, el porcentaje de los que ven a Estados Unidos como la mayor amenaza para Turquía creció dramáticamente desde el año pasado, al pasar de 60.2 a 81.3 por ciento. Casi la mitad de los encuestados citaron la alianza de Washington con las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), la rama siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), como la razón principal de su desconfianza hacia Estados Unidos, y afirmaron que los S-400 deberían ser comprados sin importar qué. Ver a Estados Unidos con recelo es una de las pocas cosas que unen a partidarios y detractores de Erdogan. Washington sería negligente ignorar esta realidad a medida que traza su curso hacia adelante.

La Administración Trump anunció que cumpliría con su amenaza de expulsar a Turquía del programa F-35 en el caso del S-400. Entonces, ¿qué pasa ahora? Lo primero que hay que hacer es no hacer estupideces, que es un logro mayor de lo que parece. La declaración del Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, fue refrescantemente conciliadora – “Turquía como miembro de la OTAN es mucho más que el S-400”-, pero puede que no tenga eco en otros foros como el Congreso de Estados Unidos, que recientemente decidió levantar el embargo de armas a Chipre en un momento de crecientes tensiones en el Mediterráneo Oriental. Aunque Erdogan sigue siendo una figura formidable, su dominio sobre el país es más precario que nunca. Sus oponentes están dando pasos sin precedentes, sus antiguos amigos se están amotinando y sus aliados actuales no son de fiar. No hay nada que le sea más útil en este momento, que una excusa para aglutinarse `alrededor de la bandera’.

Segundo, ignora a la masa. Los expertos de Washington no entendieron bien a Turquía entonces, y tampoco lo están haciendo ahora. Los que se quejan de que están hartos de Turquía y de que Estados Unidos están mejor sin ella, estaban elogiando a Erdogan por hacer todo lo que podía para forzar un país más democrático y abierto mientras purgaba ilegalmente a sus opositores seculares en juicios ficticios, que incluso él repudió en última instancia. La misma encuesta de la Universidad de Kadir Has también muestra que una gran mayoría de Turquía -incluidos los votantes del partido de Erdogan- sigue apoyando las aspiraciones del país de unirse a la Unión Europea y su pertenencia a la OTAN. El remedio a los temores de Occidente sobre Turquía es tirar de ella hacia Occidente, no empujarla más lejos. Hacerlo no es ni fácil ni gratuito, pero la alianza es, por imperfecta que sea, aún mejor que su ausencia.

Tercero, si quieres vencer a Erdogan, tienes que hacerlo en su propio terreno. La tarea más importante – y difícil – es cambiar la percepción del público turco y recuperar su apoyo. Negociar no sólo con los políticos y a puerta cerrada, sino también con el público y al aire libre. No dejes que Erdogan dé forma a la narración por sí solo. Para cada paso siguiente de la crisis, explique lo que está en juego, señale las rampas de salida y comuníquelas clara y públicamente. Si Erdogan pasa por delante de ellos, que sea el responsable de su decisión y de sus consecuencias.

Cuando sea posible, confrontar las contradicciones de Ankara. Cuando la opción rusa cobró importancia, la supuesta razón fue que Moscú ofrecía mejores condiciones en cuanto a costes, plazo de entrega y tecnología. La hipótesis ha sido desacreditada desde entonces: si esta hubiera sido la lógica que guió la elección de Ankara, habría comprado el Aster-30, no el S-400. Hága que Ankara responda por ello: desde los acuerdos bilaterales hasta la cooperación industrial en materia de defensa bajo la OTAN, es posible idear varios esquemas mutuamente beneficiosos que, de ser aceptados, acabarían con los S-400 y, de ser rechazados, pondrían en manos de Ankara la responsabilidad de explicar a su pueblo por qué están soportando esta carga.

Si te vas a poner duro, usa un bisturí, no un hacha. Poner fuera del negocio a las empresas de defensa de Turquía, forzar su ya frágil economía de forma que le cueste a los ciudadanos de a pie, o jugar con los cables de conexión del país en el norte de Siria o en el Mediterráneo oriental, rompería cosas que quizá no podamos arreglar más tarde. El punto débil de Erdogan son sus compinches, cuya corrupción enfurece tanto a sus oponentes como a sus partidarios. Sus intereses provincianos fueron de crucial importancia para lograr el acuerdo sobre el S-400. Cualquiera que sea el coste, que sean ellos los que lo paguen – no cobren su codicia a todo el país.

Y, finalmente, piensa a largo plazo. Erdogan se irá, tarde o temprano, pero Turquía se quedará. Es hora de que los amigos de Turquía en Occidente y los amigos de Occidente en Turquía se sienten, tengan una charla sincera y empiecen a pensar en cómo garantizar que esta alianza sobreviva a Erdogan. La batalla para salvar la relación entre Estados Unidos y Turquía no será fácil, pero aún no se ha perdido.

Fte. Defense One

Tags: ,

Compártelo en las redes sociales