Tecnologías

Tecnologías

Airbus trata de aprovechar las dificultades de Boeing para entregar aviones cisterna a la Air Force

Airbus se está asociando con Lockheed Martin para ofrecer un nuevo avión de reabastecimiento en vuelo al Pentágono, con el objetivo de aprovechar las dificultades de Boeing para entregar su KC-46. Esta nueva asociación entre la mayor empresa aeroespacial de Europa y la mayor empresa de defensa del mundo es un primer paso en lo que podría convertirse en otra amarga batalla para construir tanqueros.

“Las compañías intentarán proporcionar servicios de reabastecimiento aéreo para hacer frente a cualquier déficit de capacidad identificado, y para cumplir con los requisitos de la próxima generación de tanqueros, capaces de operar en los desafiantes entornos del futuro campo de batalla”, dijeron Airbus y Lockheed en una declaración conjunta a finales de noviembre.

En septiembre, la Fuerza Aérea dijo que necesitaba 14 escuadrones más de aviones cisterna para cumplir con los requisitos de la Estrategia de Defensa Nacional, que exige una fuerza capaz de derrotar a Rusia o China. Aunque la Fuerza Aérea no ha dicho cuántos aviones se necesitarían, directivos de la industria creen que podría ascender a por lo menos 140 nuevos aviones.

Airbus y Lockheed dicen que, su propuesta se centra en gran medida en este nuevo requisito y en los cientos de aviones que la Fuerza Aérea planea comprar después de que Boeing entregue los 179 KC-46 previstos, lo que sugiriendo que no es un intento de persuadir a los mandos de la Air Force para que reduzcan la adquisición a Boeing. Boeing lo ve de la misma manera, dijo una persona familiarizada con la situación.

Airbus y Lockheed están ofertando el A330, el mismo avión que perdió contra el KC-46 de Boeing en 2011.

“Las compañías están adoptando un enfoque cooperativo, con el Airbus A330 Multi Role Tanker Transport (A330 MRTT) como eje central, para examinar un amplio espectro de oportunidades”, dice la declaración de Airbus-Lockheed. “Estas pueden variar desde formas de apoyar las necesidades críticas a corto plazo de reabastecimiento de combustible, en una estructura de pago por servicio, o hasta la conceptualización del tanquero del futuro”.

La Fuerza Aérea vuela alrededor de 400 KC-135 Stratotankers de la era Eisenhower y 59 de los más grandes KC-10 Extender. El KC-46 se supone que reemplazará aproximadamente a la mitad de los KC-135, mientras que un proyecto conocido comom KC-Y se supone que sustituirá a los Stratotankers restantes.

Se esperaba que Boeing entregara 18 KC-46 el año pasado. A causa de los numerosos problemas de desarrollo, no lo ha conseguido y no ha dicho cuándo empezará a hacerlo. Cuando se le preguntó si Boeing entregaría el primer avión a finales de año, la Secretaria de la Fuerza Aérea Heather Wilson dijo: “Trabajaremos con Boeing para conseguir el equipo que funcione”.

El KC-46 todavía tiene “un par de deficiencias mayores”, dijo Wilson el 15 de noviembre en la Defense One Summit, y mencionó un problema con el sistema de visión remota del avión, las cámaras que permiten al operador del brazo de reabastecimiento de combustible ver a los aviones que se desplazan para tomar combustible. También hay un problema con la pluma en sí, que a veces no se desconecta como se diseñó, cuando el avión al que está repostando la fuerza.

Estos problemas han llevado a Boeing a gastar más de 3.000 millones de dólares en el proyecto. La Fuerza Aérea firmó un contrato de precio fijo para los aviones, lo que significa que la empresa debe pagar por cualquier sobrecoste.

“Estamos completamente concentrados en entregar el KC-46 a la Fuerza Aérea”, dijo Todd Blecher, portavoz de Boeing, en una declaración enviada por correo electrónico. “El KC-46 será la columna vertebral de la movilidad global para las generaciones venideras. Ofrece capacidades multi-función como las que la Fuerza Aérea nunca ha tenido en su flota de tanqueros y que no puede conseguir en ninguna otra parte”.

La Fuerza Aérea ha hecho pedidos de 52 aviones KC-46 a Boeing. Más de una docena están terminados, pero permanecen estacionados en las instalaciones de Boeing en Everett, Washington y en otros lugares.

Japón también ha ordenado un KC-46 para ampliar su flota de cuatro tanqueros que amplien su flota basada en el B-767.

La Fuerza Aérea lleva intentando sustituir al KC-135 desde hace casi 20 años. A principios de la década de 2000, planeaba arrendar 100 unidades, basadas en el popular avión de pasajeros 767. Esto fracasó, cuando se descubrió que Darleen Druyun, ex jefa de adquisiciones de la Fuerza Aérea, hizo tratos con Boeing, haciendo a la firma ganar miles de millones de dólares con el Pentágono y consiguiendo un puesto ejecutivo en la compañía. Se declaró culpable de cargos de conspiración en 2004 y fue sentenciada a nueve meses de prisión.

Unos años más tarde, la Fuerza Aérea organizó un concurso para la construcción de nuevos aviones cisterna. Airbus se asoció con Northrop Grumman para entrar con su A330 frente un derivado del Boeing 767. La Fuerza Aérea seleccionó el avión Airbus-Northrop en febrero de 2008, pero esa adjudicación fue negada después de que la Oficina de Responsabilidad del Gobierno apoyara una protesta de Boeing.

Tres años más tarde, la Fuerza Aérea finalmente eligió el KC-46 de Boeing en lugar del A330 de Airbus, en un concurso en el que la empresa europea no acudió con un socio estadounidense.

Desde entonces, Boeing todavía no ha entregado ningún KC-46, mientras que Airbus ha recibido 60 pedidos de gobiernos extranjeros para su A330.

Los cisternas de Airbus que vuelan los aliados de Estados Unidos han reabastecido de combustible a los aviones de la coalición estadounidense que atacan a los militantes de los estados islámicos en Irak y Siria desde 2014.

Fte.: Defense One

 

 

Compártelo en las redes sociales