Tecnologías

Tecnologías

Armas hipersónicas: ¿puede alguien detenerlas?

El verano pasado, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos contrató a Lockheed Martin para que desarrollara un prototipo  de arma hipersónica: el Arma de Respuesta Rápida Lanzada al Aire (ARRW, por sus siglas en inglés), apodada `Arrow. El acuerdo, por valor de 480 millones de dólares, es el segundo concedido a Lockheed Martin por la Fuerza Aérea de EE.UU.; la compañía también fue seleccionada para diseñar un prototipo del arma  Hypersonic Conventional Strike Weapon (HCSW), “Hacksaw”- en abril.

Pero ¿qué es un arma hipersónica en el sentido moderno? La velocidad ‘hipersónica’ se define como una velocidad de Mach 5 o superior, pero los aviones han estado volando a velocidades hipersónicas durante más de 50 años, y muchos militares internacionales han tenido acceso a la tecnología de misiles balísticos intercontinentales (ICBM) desde la década de 1960.

“Cuando hablamos de armas hipersónicas hoy en día nos referimos a dos tipos específicos”, explica George Nacouzi, ingeniero jefe de la organización de investigación y análisis RAND, “a saber, los vehículos de deslizamiento hipersónico (HGV) y los misiles de crucero hipersónicos (HCM). Los HGV se lanzan con un misil y se liberan a gran altitud, unos 40 km o más. Su velocidad y altitud inicial les permite mantener velocidades hipersónicas -no son propulsados- mientras se deslizan por encima de la atmósfera hasta su objetivo. Pueden maniobrar durante su trayectoria, lo que dificulta la predicción de su ubicación futura. LOs HCM son misiles de crucero que alcanzan velocidades hipersónicas”.

Los detalles sobre quién tiene acceso actualmente a armamento hipersónico son algo confusos debido a la naturaleza altamente clasificada de la tecnología, pero se sabe que China, Rusia y Estados Unidos están desarrollando prototipos con esa tecnología, y que Francia también está estudiando la posibilidad de desarrollar capacidades hipersónicas para subrayar su capacidad de disuasión nuclear de próxima generación.

“Hay informes periodísticos que indican que China, y tal vez Rusia, ya está desplegando, o pronto desplegarán, un arma hipersónica”, dice Nacouzi. “Estados Unidos todavía no tiene armas hipersónicas operativas, pero parece haber acelerado su desarrollo. Varios otros países han estado investigando sistemas hipersónicos, pero muchos afirman que son sólo para uso civil”.

Para entender por qué estos países están interesados en el desarrollo de armas hipersónicas, sólo hay que considerar su potencial para eludir los sistemas tradicionales de defensa antimisiles. La opinión general es que el armamento de defensa puntual de la generación actual es incapaz de interceptar un misil hipersónico o un vehículo de planeo.

Justin Bronk, investigador del Royal United Services Institute (RUSI), explica que los sistemas de defensa balística se basan en el hecho de que los misiles, por su naturaleza, siguen una trayectoria balística y por lo tanto predecible. “Una vez que se introduce una carga útil hipersónica del tipo de vehículo de planeo, es capaz de cambiar de dirección de forma significativa y de cambiar su trayectoria de vuelo”, añade. “Entonces, ya no sigue un camino predecible.

“También debe mencionarse que, aparte del sistema de interceptores terrestres (GBI) no probados, que se está desarrollando a un costo enorme en Estados Unidos, actualmente no hay capacidad para interceptar ni siquiera los ICBM estándar, lo que básicamente es sólo un factor del hecho de que sean muy rápidos”.

Bronk señala que, al menos en Estados Unidos, la actual defensa con misiles ICBM se centra en derribar uno o dos misiles ICBM de una nación sin escrúpulos como Corea del Norte o Irán, y que los sistemas GBI de Estados Unidos serían incapaces de defenderse frente a la escala de los arsenales estratégicos de Rusia o de China.

También debe considerarse la capacidad destructiva de estas armas. Las cargas útiles nucleares se pueden colocar en misiles hipersónicos, lo que significa que varios países tendrán acceso a arsenales nucleares que pueden eludir fácilmente los sistemas de defensa. Pero incluso si los misiles no tienen carga útil, la energía cinética liberada en el impacto hace que las armas hipersónicas sean extremadamente destructivas.

Esto los hace particularmente peligrosos para los barcos, dice Bronk. “Si un misil hipersónico impacta directamente contra su popa o proa, atravesará la nave. El DF-21D chino está diseñado básicamente para ser un asesino de portaviones. Incluso sin una ojiva, si llegara a superar los 5 Mach y alcanzara la cubierta de un super-portaviones, podría no hundirlo, pero sin duda sería una baja para el combate”.

Esto no quiere decir que las armas hipersónicas tengan actualmente esa capacidad; apuntar a algo tan específico como un portaviones es excepcionalmente complejo, y gran parte del reto del desarrollo de misiles hipersónicos viene del control de los misiles de crucero lo suficientemente bueno como para conseguir un grado suficiente de precisión.

En el caso de los misiles antibuque hipersónicos, por ejemplo, la diferencia de calor entre la parte superior e inferior del misil es tan intensa que su cuerpo cambia de forma durante el vuelo. Esta sutil diferencia hace que la puntería sea increíblemente difícil, y que sea uno de los intrincados y costosos desafíos que los Estados Unidos, Rusia y China están tratando de superar.

Los avances de las armas hipersónicas tienen el potencial de alterar el equilibrio de poder en el combate aéreo. Según Bronk, existe una preocupación dentro de las industrias militares y de defensa por culpa de tecnologías como el avanzado radar de aviones furtivos, de que la defensa se está desarrollando demasiado en comparación con el ataque.

“Pero si se introdujeran, por ejemplo, misiles de crucero de lanzamiento aéreo hipersónicos para atacar objetivos en tierra dentro de un espacio aéreo fuertemente defendido, automáticamente se vuelve a reestablecer el equilibrio de poder y se favorece al ataque.”

Por supuesto, si los oponentes también tuvieran acceso a armamento hipersónico, la situación se volvería mucho más compleja. Como dice Nacouzi, “estas armas futuras facilitarán a los oponentes atacar con éxito objetivos que, antes eran inalcanzables debido a las defensas y a la distancia”. Tanto el ciclo de tiempo de ataque como el de defensa se comprimirán”.

Los hipersónicos tienen la capacidad de cambiar significativamente la guerra aérea, pero es poco probable que este escenario se convierta en una realidad en un futuro cercano. El gasto extremo necesario para desarrollar y producir estas armas es una barrera significativa para la mayoría de los países.

“La mayoría de los países siguen tratando desesperadamente de ponerse al nivel de Estados Unidos, y tienen programas centrados en ello para los próximos 15 años”, dice Bronk. “Creo que esta es una de esas áreas en las que habrá una gran brecha. Seguirá siendo una capacidad bastante especializada, en términos de países que no pueden permitirse entrar en el juego durante mucho tiempo”.

Y debido a la naturaleza altamente clasificada del desarrollo de armas hipersónicas, a menos que se produzca una degradación significativa de las relaciones internacionales, es poco probable que veamos a ningún país presumir del potencial operativo de su capacidad hipersónica, ya que delatar su juego conduciría inevitablemente a que los rivales priorizaran sus esfuerzos en la investigación de defensa anti-hipersónica. Por ahora, al menos, los hipersónicos seguirán siendo el juego de la guerra de un país rico.

Fte. Air Force Technology

Compártelo en las redes sociales