Tecnologías

Tecnologías

Australia integra UAVs a nivel pelotón

Desde la adquisición de la compañía noruega Prox Dynamics en 2016, FLIR Systems ha conseguido varias ventas importantes del Black Horner PD-100 Personal Reconnaissance System (PRS) de Prox. A lo largo de los años, las empresas entregaron más de 5.000 unidades PRS a 20 clientes de todo el mundo, en su mayoría equipos y fuerzas especiales de lucha contra el terrorismo y de técnicas y armas especiales (SWAT). En la actualidad, FLIR sigue fabricando el PRS en Noruega.

Hasta ahora, el US Army no era demasiado receptivo al avión teledirigido en miniatura, por considerar que era demasiado delicado y costoso para las operaciones sobre el terreno realizadas por personal no especializado. Pero esta percepción está cambiando. En los últimos meses, el Black Hornet ha entrado en servicio en los ejércitos australiano y holandés, mientras que un sistema mejorado, el Black Hornet III, está siendo sometido a pruebas por el Ejército de EE.UU. y el Cuerpo de Marines, para la adquisición de docenas de sistemas para su uso por una brigada de infantería completa.

El PD-100 lo desplegó por primera vez fuerzas noruegas y británicas en 2013, cuando Prox recibió sus primeras órdenes, en virtud de una necesidad operativa urgente (UOR) por valor de 25 millones de libras esterlinas. En ese momento, los británicos querían mejorar el conocimiento de la situación de sus tropas en Afganistán y se pidió a la PRS que proporcionara vigilancia remota para mejorar la protección de las fuerzas y la contrainsurgencia. Al regresar las tropas en 2015, se suspendió el programa Black Hornet.

Más recientemente, otros países han comenzado evaluar estos nano drones, como capacidad de vigilancia orgánica de los pelotones de infantería. Los australianos fueron pioneros en este enfoque, desplegando un gran número de aviones para realizar pruebas con las tropas. Tras una amplia evaluación, la Defensa Australiana asignó 18 millones de dólares australianos a finales de 2017 para desplegar los sensores voladores como vigilancia y reconocimiento en apoyo de las brigadas de combate a nivel de pelotón.

“Los UAS son un potenciador, que proporciona mayor conciencia de la situación para una mejor realización de la misión por parte de los soldados australianos”, dijo la comandante de la 6ª Brigada, la brigadier Susan Coyle. Actualmente, la 6ª Brigada opera la única unidad de este tipodel Ejército Australiano, el 20º Regimiento de Adquisición de Objetivos de Vigilancia. Para finales de año, el PRS será desplegado en la 7ª Brigada de Combate hasta el nivel de Pelotón, convirtiéndose en el primer Ejército que despliega tales capacidades. Desplegándose con cada escuadrón de las unidades de reconocimiento de la brigada. “El Ejército australiano es ahora el mayor usuario de Nano UAS del mundo. También es el primero en el mundo en difundir esta tecnología a las fuerzas convencionales hasta el nivel de pelotón”, dijo el brigadier Coyle.

El Ejército de EE.UU. también planea desplegar el PRS a nivel de pelotón. Aunque la adquisición de 61 Black Hornet III se aprobó este año, el Ejército planea evaluar otros sensores de diferentes fabricantes en octubre de 2018 por parte de los soldados de la 7ª División de Infantería.

Similar a los modernos multirotores en miniatura, con un peso tan bajo, el nanodrone es vulnerable a las condiciones del viento, aunque puede soportar ráfagas por debajo de los 12 m/s.

El Black Hornet no está diseñado para la vigilancia durante periodos largos. Cada sistema consta de dos micro UAVs (el Black Hornet III con destino a Estados Unidos lleva tres) para mantener el funcionamiento continuo durante 2,5 horas, ya que, como un Black Hornet está en lo alto, otra batería puede cargarse y estar lista cuando regrese. Aunque la operación del sistema es intuitiva, toma alrededor de 16 horas adiestrar completamente a un soldado para pilotar, usar y mantener el sistema y lograr un uso operativo efectivo, dijo el Capitán WaiWah Ellison, el asistente del gerente de programa para Sensores Sensores Sospechosos Soldados del Ejército de los Estados Unidos en el PEO Soldier.

Según la información publicada por FLIR Systems, el helicóptero Black Hornet III pesa 32 gramos, ligeramente más que los modelos anteriores. Ofrece varias mejoras con respecto a las versiones anteriores, como la velocidad y la distancia, con la posibilidad de volar dos kilómetros a velocidades superiores a 21 km/h. Sus sensores soportan un procesamiento de imágenes más nítido, con el núcleo térmico de la microcámara FLIR Lepton y un sensor visible, lo que permite una mayor fidelidad de imagen. Un enlace de datos digital mejorado y encriptado, aprobado por el ejército, soporta más allá de la línea de visión (BLOS) y operaciones en interiores. El sistema es compatible con el estándar militar ‘Android Tactical Assault Kit’ (ATAK), para interactuar con redes del campo de batalla y distribuir información a cualquier persona en la red.

El nano helicóptero vuela de forma autónoma para seguir los waypoints marcados por el usuario en un mapa aéreo, o controlado manualmente mediante un mando que viene con el kit. El sistema tiene una firma acústica baja y es prácticamente inaudible incluso a corta distancia. Con un peso tan bajo es intrínsecamente seguro volar cerca de las personas, por lo tanto, puede operar casi en cualquier lugar y en cualquier momento sin necesidad de coordinación previa del espacio aéreo. Como estos vehículos aéreos en miniatura tienen una firma mínimamente audible y un perfil visual, son prácticamente indetectables, incluso a distancias extremadamente cortas.

Fte. Defense Update 

Tags: ,

Compártelo en las redes sociales