Tecnologías

Tecnologías

Cinco sugerencias para reducir las lesiones y aumentar la eficacia en el combate

 

 

En la Segunda Guerra Mundial, ser un soldado de infantería fue el tercer trabajo más mortal en el Ejército estadounidense, por detrás de los tripulantes de aviones bombarderos y submarinistas. Desde entonces, la tecnología ha tejido una capa de sigilo alrededor de bombarderos y submarinos, pero la infantería sigue siendo una profesión mortal.

Más del 80 por ciento de las muertes en combate en Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial han sido soldados de infantería, una comunidad que constituye apenas el 4 por ciento de la fuerza.

La supervivencia en combate ha mejorado dramáticamente en las guerras recientes debido a los avances en las protecciones corporales y la medicina de combate, pero se podría hacer más. Los miles de soldados muertos, las decenas de miles evacuados del teatro y los cientos de miles que sufren de lesiones cerebrales traumáticas, apuntan a la urgente necesidad de aumentar la capacidad de supervivencia de las tropas terrestres a pie.

Para abordar este problema, el Secretario de Defensa James Mattis ha creado un Close Combat Lethality Task Force para fortalecer la “letalidad, la capacidad de supervivencia, la resistencia y la preparación de la infantería”.

Un factor que ha ralentizado las mejoras en la supervivencia de la infantería es la capacidad de carga de peso de un humano. La tecnología moderna puede mejorar la supervivencia en aviones y submarinos, porque las plataformas pueden ser rediseñadas, para acomodar mejores defensas. Los bombarderos y los submarinos han crecido en tamaño sin sacrificar la movilidad. El bombardero B-2, por ejemplo, pesa más del doble que el B-29 Superfortress de la era de la Segunda Guerra Mundial, y navega más de 2,5 veces más rápido. Para las personas, sin embargo, la capacidad de carga es fija. Más peso impide la movilidad.

Los soldados de hoy en día transportan entre 40 y 60 kilos en combate. Esta pesada carga dificulta la movilidad, aumenta la fatiga y reduce el rendimiento. Los soldados que llevan estas cargas lo saben muy bien; los estudios cuantitativos apoyan su percepción. Los estudios han demostrado que las cargas más pesadas reducen la conciencia de la situación, reducen los tiempos de reacción y hacen que los combatientes sean más vulnerables al fuego enemigo. Más peso también aumenta las lesiones. Durante las guerras en Irak y Afganistán, el número de soldados que fueron retirados de primera línea con lesiones musculoesqueléticas se multiplicó por diez, lo que supuso para la Fuerza una pérdida para la salud a largo plazo.

El Ejército y el Cuerpo de Marines han tomado medidas para reducir la carga de los combatientes en conflictos recientes, diseñando armas, chalecos antibalas y equipos más ligeros. Se planean futuras reducciones de peso, y aunque estos son pasos valiosos, es probable que sólo produzcan mejoras incrementales en el mejor de los casos.

A medida que la tecnología evolucionó a lo largo del siglo XX, los combatientes tuvieron que aumentar su capacidad de carga, pasando de un promedio de 36 kilos en los desembarcos de Normandía a un promedio de casi 55 kilos en la actualidad. Un equipo un poco más ligero sería valioso, pero no cambiaría fundamentalmente la dinámica a la que se enfrentan las tropas de tierra.

Los militares necesitan un cambio de paradigma sobre la forma de pensar acerca de la supervivencia de las tropas de combate desmontadas, reconociendo la penalización a la supervivencia y al rendimiento que supone un peso adicional. Las cargas más ligeras mejoran la conciencia de la situación, los tiempos de reacción y la movilidad, factores esenciales para que las tropas puedan acercarse al enemigo y destruirlo.

La doctrina oficial del Ejército reconoce este compromiso. El Army Field Manual 21-18, “Techniques and Procedures of Foot Marches,” dice: “La capacidad de un soldado para marchar y luchar está directamente relacionada con su carga. El límite máximo de carga individual no puede ser excedido ya que un soldado de infantería no cumplirá su misión. Los soldados combaten ligeros, con sólo el equipo necesario para la misión inmediata”.

Sin embargo, en la práctica los límites especificados en la doctrina del Ejército, 21 kilos de en combate y 32 kilos en marcha de aproximación, son violados rutinariamente.

Otros estudios del Departamento de Defensa han confirmado una carga de combate recomendada de 22 kilos. Sin embargo, la protección personal y el casco por sí solos, absorben más de la mitad de ese peso, lo que deja poca capacidad adicional para el resto del equipo de combate necesario: armas, óptica, gafas de visión nocturna, municiones, agua, raciones, granadas, radio, baterías y otros equipos.

El informe más reciente de la serie Center for a New American Security’s Super Soldiers, “The Soldier’s Heavy Load”, ofrece recomendaciones sobre cómo el Ejército de Estados Unidos podría mejorar la supervivencia de las tropas de combate desmontadas mediante cambios en las políticas y los equipos actuales, utilizando las tecnologías existentes. El Departamento de Defensa debería:

  • Iniciar un estudio oficial para evaluar mejor la relación entre la carga y la eficacia del combate, basándose en la literatura existente.
  • Realizar una evaluación exhaustiva de los suministros necesarios y de la fidelidad y oportunidad del reabastecimiento, y educar a los mandos sobre la importancia de minimizar las cargas.
  • Delegar claramente la autoridad a los comandantes a nivel de compañía para que modifiquen el nivel de protección según sea necesario, en función de la amenaza y la misión específica.
  • Optimice los requisitos de protección personal para el entorno de amenaza real y no diseñe excesivamente la protección personal para protegerse contra combinaciones poco realistas de amenazas, añadiendo un peso innecesario.
  • Llevar a cabo una evaluación de la viabilidad de un chaleco antibalas a medida y de las ventajas potenciales de un peso reducido, mayor cobertura de área y mejor movilidad. Esta evaluación debe incluir una evaluación de los métodos de fabricación para reducir el coste de la adopción de soluciones adaptadas individualmente a escala.

Estas medidas darían a los comandantes sobre el terreno las herramientas y políticas adecuadas para permitirles ajustar con flexibilidad las cargas de combate y los niveles de protección para que se adapten mejor a la misión y al entorno. Además, la optimización de los requisitos de protección y la adaptación de los chalecos antibalas al tipo de cuerpo de los combatientes puede ayudar a reducir el peso innecesario sin sacrificar la protección. Adoptar estas medidas hoy puede mejorar la letalidad de las tropas de infantería, la supervivencia y el rendimiento en el combate, como pretende el Grupo de Trabajo de Combate Cuerpo a Cuerpo del Secretario Mattis.

Fte. Defense One

 

Compártelo en las redes sociales


Los comentarios están cerrados.