Tecnologías

Tecnologías

¿Cuál es la capacidad de interferencia y ciber cápsula integrada del US Army?

El auge de la guerra electrónica ha significado que el Ejército de Estados Unidos se enfrenta cada vez más a entornos disputados y congestionados. Uno de los ejemplos más claros es la incursión de Rusia en Ucrania, donde usaron sofisticadas técnicas de interferencia para bloquear las comunicaciones y geolocalizar unidades basadas en su firma en el espectro electromagnético.

Como tal, el Ejército ha identificado que necesita ciertas capacidades para rivalizar, una de las cuales es una cápsula aérea que puede detectar y bloquear los sistemas enemigos, proporcionando a las brigadas, herramientas adicionales para combatir a los enemigos más sofisticados.

La empresa Leidos considera que su participación en este programa -conocido como MFEW (Multi-Function Electronic Warfare) Air Large- supera los requisitos del Ejército para proporcionar a los comandantes de las brigadas capacidades de ataque y apoyo electrónico ofensivas orgánicas.

El MFEW Air Large, que se montará en un avión no tripulado MQ-1C Gray Eagle, no sólo proporcionará la capacidad de ataque y apoyo electrónico, sino que también suministrará “balas cibernéticas” y una capacidad de inteligencia de señales con traducción de idiomas a bordo, que reducirá la necesidad de desplegar traductores en vanguardia.

Esta cápsula puede realizar “ataques” a redes Wi-Fi, interceptar mensajes entre combatientes enemigos e incluso permitir a las fuerzas propias borrar y alterar mensajes de sus adversarios, un componente de operaciones de información que podría ayudar a controlar el campo de batalla.

Además, toda la potencia de computación de la cápsula está integrada a bordo, lo que significa que puede operar en un entorno disputado, porque los datos no tienen que ser procesados en otro lugar, dijo Adam Hinsdale, director del proyecto en Leidos, a C4ISRNET durante una entrevista en la reunión anual de la Asociación del Ejército de los Estados Unidos, el 8 de octubre.

Además, las fuerzas terrestres pueden tener mayor precisión al realizar SIGINT desde la aeronave en un entorno sin acceso a GPS, gracias a las capacidades de posición, navegación y timing que ofrece la aeronave. Hinsdale describió cómo, el uso de herramientas basadas en la vista para saber dónde está la aeronave, incluso si su GPS está interferido, permitirá que la información de SIGINT proporcione geolocalización precisa.

Las autoridades dijeron recientemente que el MFEW Air Large, que el Ejército buscaba a través del otro vehículo de adquisición rápida, volará el próximo año, lo que significa que la adjudicación de un contrato debería llegar pronto.

En términos de lo que podría ser el arte de lo posible desde un punto de vista eléctrico, General Atomics, el fabricante del Grey Eagle, ha estado involucrado en discusiones informales con el Ejército para asegurarse de que entienden qué potencia está disponible para lograr los efectos deseados.

Dado que el Gray Eagle lleva una variedad de sensores, y que cada uno requiere energía para funcionar, cuanto mayor sea la potencia disponible en el avión, más potente puede ser el interferidor, dijo Chris MacFarland, director de programas del Ejército en General Atomics, a C4ISRNET el 10 de octubre en AUSA.

MacFarland añadió que General Atomics está invirtiendo su propio dinero en el desarrollo de nuevos generadores a bordo de la aeronave que podrían duplicar la potencia disponible, lo que podría permitir un emisor más potente.

Fte. C4ISRNET 

Compártelo en las redes sociales