La industria y los militares, en el punto de mira en la ‘Seguridad de la Información y las comunicaciones’

La industria y los militares, en el punto de mira de la mesa redonda sobre ‘Seguridad de la Información y las comunicaciones’. Algunos ponentes resaltaron la importancia de que la industria “se modernice”, e hicieron un llamamiento para que sea el estamento militar el que “lidere” el desarrollo de las tecnologías cuánticas.

“La media es que transcurran de 90 a 100 días desde que alguien se ha ‘colado’ en nuestro sistema… hasta que nos damos cuenta”. Así de vehemente se expresó la representante del Centro Nacional de Inteligencia que intervino en la mesa redonda sobre ‘Seguridad de la Información y las comunicaciones del Estado, militares y empresarial’ que se celebró el 12 de septiembre en Madrid, en el marco de la Jornada sobre Tecnologías Cuánticas organizada por APTIE (Asociación para la Promoción de las Tecnologías e Industrias Estratégicas).

Con esa frase quiso incidir en la importancia de “proteger la información”, sobre todo, y centrándose en el ámbito de la actuación estatal, “aquella que pueda ser valiosa para una organización, que su difusión no autorizada pueda ocasionar un perjuicio a una nación, estado, organismo, etc. y la información cedida por terceros”.

“Todos usamos criptografía aunque no lo sepamos –señaló- y tenemos que dar por supuesto que nuestros sistemas van a ser atacados, precisamente porque los sistemas que empleamos actualmente están cada vez más interconectados”. Es por eso que insistió en que siempre “hay que comprar el producto adecuado, llevar a cabo las actualizaciones correspondientes… y formar al personal que lo va a manejar”.

“Si prevenimos –aconsejó-, los daños que nos pueden ocasionar si atacan nuestro sistema serán menores”. También afirmó que, en ocasiones, “la propia industria es reticente” a avanzar en nuevas tecnologías como es el caso de la cuántica. “Lanzo un guante a la industria para que se modernice”, concluyó.


José Cebrián, jefe del área de I+D+i del Centro Tecnológico de Seguridad (CETSE) del Ministerio del Interior explicó que este organismo es el encargado de coordinar, desarrollar e implantar las bases de datos, sistemas de información y sistemas de comunicaciones de utilización conjunta o compartida por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Es en el CETSE, inaugurado en abril de 2016, donde se encuentran el Centro Nacional para la Protección de las Infraestructuras Críticas, y la Subdirección General de Sistemas de Información y Comunicaciones para la Seguridad. Cebrián también habló sobre la Red SIRDEE, un sistema integral de radiocomunicaciones digitales de emergencia “que cuenta con el mayor presupuesto de Interior y cuya función consiste en que si caen todas las redes… con ésta se puedan asegurar las comunicaciones”, afirmó.

Rubio: “Que los militares asuman el liderazgo de las tecnologías cuánticas”

Alfonso Rubio, CEO de Entanglement Partners, comenzó su intervención describiendo el panorama actual de la Ciberseguridad. A su juicio, “el mundo está en ciberguerra entre los chinos y los americanos, y de momento ¡parece que ganan los chinos!”. Rubio abogó por intensificar la “investigación” en tecnologías cuánticas, “porque el que no esté empezando a hacer nada –advirtió-, ya llega tarde”.

“Estas tecnologías son el sueño de los físicos, la pesadilla de los ingenieros y la oportunidad para las empresas”, dijo. Y fue más allá insistir, en varias ocasiones, en que “sean los militares los que asuman el liderazgo de las tecnologías cuánticas”. También instó a todos los asistentes (provenientes del sector académico, empresarias, organismos oficiales, Fuerzas Armadas, etc.) a “montar pequeños equipos, porque seguro que tenéis personal –físicos, teóricos, matemáticos…- que estarán encantados de investigar en estos temas”.

José Camacho, director de Big Data Iberia en la compañía Atos, habló sobre los principales retos a los que hacer frente en la materia que estaba siendo objeto de debate: “Hay múltiples actores (la dispersión tecnológica es brutal y eso provoca ciertas incompatibilidades); en muchos casos hay un bajo grado de madurez tecnológica, estamos sin estándares ni regulaciones… Pero, además, tiene que haber demanda de este tipo de tecnología”, explicó.

Camacho dio a conocer ante los más de 150 asistentes el simulador cuántico por el que “hemos apostado en Atos”, señaló. El ‘Atos Quantum Learning Machine’ (Atos QLM) fue lanzado en 2016” y permite a los investigadores de todo el mundo simulaciones cuánticas en sus instalaciones, así como desarrollar y validar sus algoritmos cuánticos para futuros aceleradores cuánticos”, explicó.

Saiz: “La seguridad absoluta no existe, pero tenemos que trabajar para que sea cada vez mayor”

Luis Saiz, jefe de Innovación en Seguridad del BBVA, y Enrique Crespo, responsable de Ciberseguridad del Segmento de Control en Tierra de ‘Galileo’ (el sistema global de navegación por satélite europeo), cerraron las intervenciones de esta mesa redonda. El primero se refirió a las tecnologías post cuánticas, incidiendo en la necesidad de “disponer de algoritmos post cuánticos con la misma resistencia a los ataques que tenemos hoy”, precisó. “La seguridad absoluta no existe”, añadió, “pero tenemos que trabajar para que cada vez sea mayor”.

Crespo destacó la importancia de los escenarios de transición, puesto que “en la parte de seguridad de la información, cuando hemos empezado a trabajar en algoritmos en terrenos cuántico nos hemos encontrado con elementos y circunstancias inesperadas”, dijo. “Los escenarios de transición serán fundamentales para que el desarrollo de esta industria cuántica se desarrolle con garantías de continuidad”, apuntó.

A su juicio, “la industria tecnológica de seguridad puede ser puntera y rápida en el desarrollo técnico de prototipos y adquisición del conocimiento necesario, pero está sujeta a una demanda continuada para un desarrollo completo y coordinado”. También insistió en la importancia de la “interoperabilidad de los sistemas” e instó a las autoridades “a que desarrollen un ámbito normativo de certificación, estandarización y reconocimiento legal, en algunos casos, para que se normalice su desarrollo”.

Compártelo en las redes sociales