La “gran oportunidad” de las tecnologías cuánticas

Antonio Acin, del Instituto de Ciencias Fotónicas, asegura que la “miniaturización” seguirá avanzando en el futuro. Lo hizo en la Jornada sobre Tecnologías Cuánticas organizada por APTIE en la Academia Central de la Defensa, en Madrid.

“Me cuesta aceptar que llegará un momento en el que no podremos miniaturizar más las cosas”. Optimista y realista, así se mostró Antonio Acín durante su intervención en la mesa redonda que se celebró en el marco de la Jornada sobre Tecnologías Cuánticas organizada por APTIE (Asociación para la Promoción de las Tecnologías e Industrias Estratégicas), y en la que se habló sobre el futuro de estas tecnologías, así como sobre la necesidad de elaborar una estrategia y política científicas para garantizar la seguridad de las comunicaciones.

El profesor Acín, investigador del Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO), ubicado en Cataluña, resaltó que las tecnologías cuánticas son “una gran oportunidad”. “La mecánica cuántica surgió porque los físicos llegaron al mundo microscópico y no sabían entenderlo”, explicó. “Y ahora –añadió- está ocurriendo en nuestros ordenadores y en nuestros sistemas de información”.

Valerio Pruneri, también del ICFO y representante español en la Quantum Communication Infrastructure (una iniciativa de la UE para construir un espacio seguro de las comunicaciones mediante el empleo de tecnología cuántica), habló sobre los proyectos comunitarios basados en la seguridad de las comunicaciones, centrándose principalmente en el ‘Quantum Flagship’, un proyecto en el que se han invertido 1.000 millones de euros y en el que participan más de 5.000 investigadores, entre ellos muchos españoles.

El objetivo principal, según explicó Pruneri, consiste en “transferir la investigación sobre física cuántica del laboratorio al mercado, mediante aplicaciones comerciales”. “No deberíamos ver la tecnología cuántica como la única solución posible al problema de la criptografía –señaló, sino como una de las tecnologías que permitirán asegurarla”. Pruneri defendió, al igual que hico Acín, la gran importancia que tienen las tecnologías cuánticas en el ámbito de la seguridad de las comunicaciones.

El coronel Fernando Acero, perteneciente a la Jefatura de Servicios Técnicos y de Sistemas de Información y Telecomunicaciones del Ejército del Aire, donde dirige el área de Ciberdefensa, centró su intervención en plantear “de qué depende la potencia real de un ordenador cuántico” y la necesidad de corregir errores. “Hay que analizar todos los factores que intervienen en la potencia real de un ordenador cuántico y corregir errores, porque estos ordenadores están sujetos a error –afirmó-, y todavía no se ha resulto con un ordenador cuántico lo que no se haya resuelto con un ordenador como los que empleamos ahora”.

La importancia de las deducciones por I+D+i

Estefanía Blanch, directora de proyectos en Euro-Funding, consultora especializada en la gestión de financiación pública para proyectos de I+D+i, explicó que su consultoría, que comenzó a operar en 1996, “lleva más de 20 años buscando financiación pública para todo tipo de empresas”. Blanch informó sobre las diferentes herramientas de financiación que se pueden obtener para costear el ciclo de vida de un proyecto, entre ellas la deducción por I+D+i que se concede, no sólo por este concepto, sino también por los empleados cuya actividad empresarial se centra precisamente en la Investigación, el Desarrollo y la innovación de los productos.

Ceruelo: “Hay que unir fuerzas, hay que enlazar producto con necesidad”

Carlos Ceruelo, socio y cofundador de ‘Quantum Builders’, la iniciativa de la consultora Everis para hacer llegar las tecnologías cuánticas al mercado, remarcó la necesidad de “buscar relaciones entre proveedores y clientes” para el desarrollo de la tecnología cuántica. “Hay que unir fuerzas, hay que enlazar producto con necesidad, porque el éxito se conseguirá cuando podamos tener una conexión completa, creando equipo y, por qué no, un networking de empresas”.

Para finalizar, Víctor López, experto en tecnología de Telefónica (empresa patrocinadora del evento, junto con el Centro Tecnológico de Cataluña), habló sobre la Distribución Cuántica de Claves (QKD, por sus siglas en inglés), una experiencia pionera a nivel mundial de aplicación de criptografía cuántica en redes ópticas comerciales para comunicaciones seguras.

Según puso de manifiesto, todas las comunicaciones seguras se basan en el uso de la criptografía, de manera que la información se cifra utilizando una clave que permite que sólo los participantes que la conocen sean capaces de descifrar los mensajes intercambiados entre ellos. Las técnicas actuales de criptografía están basadas en problemas matemáticos que son complejos de resolver. A medida que la capacidad de computación crece, el tiempo de resolución de estos problemas, y por tanto la seguridad de las claves, disminuye.

“La técnica QKD no es sólo una solución al problema de la amenaza que supone la computación cuántica para los algoritmos criptográficos en uso, sino que puede proporcionar un nivel de seguridad mucho más alto a cualquier intercambio de datos. QKD requiere de una infraestructura física de fibra óptica de alta calidad, y Telefónica está muy bien posicionada para poder prestar servicios basados en esta tecnología”, concluyó.

 

Tags:

Compártelo en las redes sociales