Tecnologías

Tecnologías

DARPA quiere desarrollar la inteligencia artificial (IA) en el combate aéreo

Los investigadores están dando un paso hacia la mayor dependencia de la inteligencia artificial (IA) y la autonomía de las máquinas en las complejas maniobras de combate aéreo, en las que se ven envueltos aviones tripulados y no tripulados (UAV) de combate.

Miembros de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de Estados Unidos (DARPA) en Arlington, Virginia, han informado a la industria acerca del proyecto Air Combat Evolution (ACE), que busca aumentar la confianza en la autonomía de combate mediante la colaboración hombre-máquina en el combate entre aviones.

El proyecto ACE también desarrollará tecnologías que permitan mejorar la colaboración entre humanos y aviones de combate no tripulados en una variedad de escenarios de combate.

En el marco del ACE se aplicarán las tecnologías de IA existentes al combate aéreo en experimentos de creciente realismo. El ACE también desarrollará formas de medir, calibrar, aumentar y predecir la confianza humana en el desempeño de la autonomía en el combate.

El programa escalará la automatización de máquinas en el combate aéreo a escenarios más complejos, heterogéneos, multiaéreos y simulados a nivel operativo, basados en datos en tiempo real. Se espera que estos escenarios sienten las bases para futuros experimentos en vivo a nivel de campaña.

La idea es permitir que un piloto humano se convierta en un combatiente más mortífero dirigiendo desde su propia cabina varios aviones semiautónomos, artificialmente inteligentes y no tripulados. Esto haría que el papel humano pasara de ser un operador único a ser un comandante de la misión del sistema.

En particular, el ACE tiene por objeto permitir que un piloto pueda llevar a cabo una amplia misión de mando aéreo global, mientras que sus aviones atacan aviones enemigos y objetivos en tierra.

El ACE haría que el piloto humano se encargara de tareas complicadas como el desarrollo de una estrategia general de combate, la selección de objetivos y la elección de armas, y permitiría que los vehículos aéreos no tripulados se ocuparan de las maniobras y las tácticas de combate.

Para lograr esto, sin embargo, el piloto humano debe ser capaz de confiar en sus compañeros no tripulados para llevar a cabo tácticas complejas en escenarios como el combate aéreo, en el que los adversarios se encuentran dentro del alcance visual.

Fte. Military and Aerospace

Tags: ,

Compártelo en las redes sociales