Tecnologías

Tecnologías

DARPA revela detalles del programa Collaborative Operations in Denied Environment (CODE)

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) ha dado detalles de las capacidades de su programa Collaborative Operations in Denied Environment (CODE), cuyo objetivo es adaptarse y responder a las amenazas inesperadas para las aeronaves no tripuladas en servicio, para ampliar sus capacidades de misión y mejorar la de las fuerzas que llevan a cabo operaciones en el espacio aéreo denegado o disputado.

DARPA anunció que se ha logrado cierto éxito, con un enjambre de vehículos aéreos no tripulados equipados con el CODE al cumplir con éxito la misión encomendada, incluso con las comunicaciones desconectadas y el GPS no disponible.

Uno a uno, seis UAVs Tigersharks RQ-23 despegaron en un campo de pruebas de Arizona, equipados con una serie de sensores a bordo, mientras se les monitorizaba desde un pequeño centro de operaciones se rastreó el avión y hasta 14 aviones virtuales adicionales en un mapa aéreo.

La demostración final acopló los algoritmos y el software del programa Raytheon con la Johns Hopkins University Applied Physics Laboratory’s White Force Network, para crear un entorno de pruebas realista, en vivo/virtual/constructivo. Durante cuatro demostraciones, el equipo activó una variedad de objetivos virtuales, amenazas y contramedidas para ver cómo los Tigersharks podían completar sus objetivos en condiciones menos que óptimas.

“El aspecto más desafiante de este programa es conocer exactamente cómo hacer que los aviones continúen trabajando juntos en condiciones degradadas”, dijo Scott Wierzbanowski, gerente del programa CODE de la Oficina de Tecnología Táctica de DARPA. “Los procedimientos actuales requieren al menos un operador por vehículo aéreo no tripulado en el campo. Equipado con el CODE, un operador puede controlar varias aeronaves; y, en un entorno de denegación, la aeronave continúa hacia los objetivos de la misión, colaborando y adaptándose a las deficiencias”.

Antes, si los operadores perdían las comunicaciones con un vehículo aéreo no tripulado, el sistema volvía a su última misión programada. Ahora, bajo el paradigma CODE, los equipos de sistemas pueden compartir información de forma autónoma y colaborar para adaptarse y responder a diferentes objetivos o amenazas a medida que aparecen.

“El CODE puede integrarse en los sistemas UAV existentes para llevar a cabo operaciones de colaboración”, dijo Wierzbanowski. “CODE es un sistema propiedad del gobierno, en el que trabajamos estrechamente con nuestros socios en el Air Force Research Laboratory y el Naval Air Systems Command, con el objeto de mantenernos mutuamente informados de los éxitos y los desafíos, y para asegurarnos de que no duplicamos el trabajo”. Al final, nuestros socios aprovecharán lo que hemos hecho y aportarán lo que necesiten”.

Los Tigersharks empleados en la demostración son activos sucedáneos para el CODE. Cada uno de ellos tiene aproximadamente una décima parte de la velocidad y el rendimiento de la aeronave planificada para la integración, pero muestran una trazabilidad hacia plataformas más grandes. Las amenazas y efectos constructivos y virtuales presentados por la White Force Network se escalan adecuadamente a partir de las capacidades de los Tigersharks.

“Es fácil tomar el software CODE y moverlo de una plataforma a otra, tanto desde el punto de vista de la computadora como del vehículo. Podría ser un avión tripulado, un avión no tripulado o un vehículo de tierra”, dijo J.C. Ledé, asesor técnico para la autonomía del Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea. “El concepto de CODE es el de tácticas basadas en el juego, así que se pueden crear nuevas tácticas con relativa facilidad para ir de misión en misión.”

El Naval Air Systems Command (NAVAIR) se hará cargo del CODE después de que DARPA cierre el papel de la agencia en el programa este año. En este momento, ya ha construido un repositorio de algoritmos probados a lo largo del proceso de desarrollo.

“Lo que estamos haciendo con el laboratorio que instalamos, no es sólo para la Navy o el NAVAIR. Estamos tratando de hacer que nuestras capacidades estén disponibles para todo el Departamento de Defensa”, dijo Stephen Kracinovich, director de estrategia de autonomía de la División de Aviones del Centro de Guerra Aérea Naval (NAWCAD). “Si el Ejército quisiera aprovechar el prototipo de DARPA, les proporcionaríamos no sólo el software, sino un entorno de desarrollo abierto con todos los protocolos de seguridad de los que ya nos hemos hecho cargo.”

Kracinovich dice que el NAWCAD cuenta con un grupo de personas con conocimiento práctico del sistema, listo para transferir la tecnología a cualquier otra entidad del DoD. Esta facilidad de transición coloca a las tecnologías CODE en un camino claro para apoyar a los ejércitos desplegados, al permitir que los sistemas autónomos de colaboración operen en entornos disputados y negados con una supervisión humana mínima.

Fte. UAS VISION

Compártelo en las redes sociales