Tecnologías

Tecnologías

De París a Órbita: La nueva estrategia espacial de Francia

Con el histórico lanzamiento del satélite CSO-1 y una nueva estrategia espacial a punto de salir al mercado, el Gobierno francés, por fin está dando un paso adelante en el espacio. En 2010 se anunció un esfuerzo europeo dirigido por Francia para modernizar las capacidades espaciales, pero se ha estancado por falta de urgencia y de financiación. Ahora eso está cambiando.

El gasto espacial francés ya se ha duplicado, pasando de 300 millones de euros en 2008 a 600 millones en 2014. El plan presupuestario 2019-2025 -3.600 millones en siete años- tiene una media de más de 500 euros al año. Todo este gasto ha comenzado a dar frutos, con el lanzamiento el 19 de diciembre del primer satélite de reconocimiento militar de las OSC, el lanzamiento de otros tres satélites de inteligencia para 2020 y el lanzamiento de dos satélites de telecomunicaciones para 2020-2022.

Los satélites CSO en particular – Composante Spatiale Optique, “Optical Space Component” – están destinados a reemplazar el sistema Helios existente. Helios I comenzó como un proyecto trinacional conjunto entre Francia, Italia y España. El programa Helios II de nueva generación trajo a Bélgica y Grecia; y los acuerdos de 2007 y 2008 permitieron el acceso a imágenes a la Unión Europea, que lo utilizó para operaciones como la Fuerza de Mantenimiento de la Paz de la UE (EUFOR) en Chad. Helios II también apoyó los ataques trinacionales de EE.UU., Reino Unido y Francia en Siria en abril.

Francia también firmó acuerdos bilaterales con Italia -intercambiando imágenes Helios II por datos de radar del Cosmo-Skymed italiano (CSK), obteniendo acceso al satélite italiano de comunicaciones Athena-Fidus- y con Alemania -intercambiando imágenes Helios II por datos de radar SAR-Lupe.

Para los nuevos satélites CSO, que deberían tener mejor tiempo de apuntamiento y de revisión que Helios, Francia ya ha firmado acuerdos bilaterales con Alemania, Suecia y Bélgica, a los que se espera que siga pronto Italia. Estos socios europeos, especialmente Alemania, están proporcionando compromisos e inversiones que permiten el lanzamiento de más de un OSC. Las tres OSC alimentarán con datos al MUSIS (Multinational Space-based Imaging System) de seis naciones que comparte información entre Francia, Bélgica, Alemania, Grecia, Italia y España.

Toda esta colaboración convierte a los OSC en la principal y más visible manifestación de un nuevo impulso europeo hacia la soberanía espacial, la autonomía y una base industrial resistente. Lo ideal, como dice Nicholas Chamussy, ejecutivo de Airbus Defense & Space, es que “lo mejor de Europa trabaje en equipo”. (Airbus está trabajando en los CSO, junto con las empresas francesas Arianespace y Capgemini, además de la alemana OHB).

¿Por qué el nuevo sentido de urgencia? Las crecientes rivalidades entre Rusia, China y Estados Unidos – y la creciente presión del presidente Trump para que Europa pague por su propia defensa – han reavivado la tensión gaullista de larga data en la estrategia francesa, que busca un bloque europeo unido (con una posición prominente para París). Militarmente, esto significa una Europa pueda actuar independientemente como una gran potencia en tierra, en el mar, en el aire, y ahora en nuevos dominios como el ciberespacio y el espacio exterior.

En el siglo XXI, en el que las operaciones militares dependen del espacio para las comunicaciones, la navegación y el reconocimiento, y el uso casi universal del GPS, los teléfonos inteligentes e Internet significa que, incluso un ciudadano francés común interactúa con los satélites una media de al menos 10 veces al día, esta atesorada soberanía no significa nada si no se extiende al espacio. (Irónicamente, incluso el nuevo satélite de las OSC de Francia fue lanzado con un propulsor Soyuz ruso; mientras tanto, con Beijing haciendo del espacio una prioridad absoluta, China ha aterrizado la primera sonda de la historia en el lado oscuro de la luna, usando su cohete indígena Long March). Existen activos críticos en órbita, tanto militares como económicos, que el gobierno francés considera cada vez más amenazados y desprotegidos.

Así, en septiembre, la ministra de las Fuerzas Armadas del Gobierno de Macron, Florence Parly, visitó Toulouse, el corazón de la industria espacial francesa, para subrayar lo crítico que se ha vuelto el espacio. Después de observar que el satélite espía ruso Luch-Olymp se había acercado sospechosamente al satélite de comunicaciones Athena-Fidus, sin duda para escuchar a escondidas, declaró Parly sin rodeos: “Sí, estamos en peligro.”

“Nuestras comunicaciones, nuestras maniobras militares, así como nuestra vida cotidiana se ven amenazadas si no reaccionamos”, continuó Parly. Por eso, dijo, el Gobierno francés ha lanzado un grupo de trabajo para crear una nueva estrategia espacial con un mandato audaz: “Ne vous interdisez rien” – traducido sin rodeos, “nada está fuera de la mesa”.

Para el nuevo Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea Francesa, el General Philippe Lavigne, que asumió el cargo en agosto, la estrategia emergente depende de la mejora de la llamada conciencia de la situación espacial: mejores capacidades para detectar objetos en el espacio, identificar amenazas potenciales y proponer posibles defensas. En el discurso de apertura de Lavigne en la conferencia espacial anual de RACAM en Francia el pasado octubre, citó al mariscal de campo británico Montgomery: “Si perdemos la guerra en el aire, perdemos la guerra y la perdemos rápidamente”. Ese mismo imperativo, argumentó el general francés, se aplica ahora a los conflictos en el espacio.

Fte. Breaking News 

Compártelo en las redes sociales