Tecnologías

Tecnologías

El Ejército británico intenta reducir las lesiones músculo-esqueléticas en las fuerzas armadas

Las Fuerzas Armadas de Reino Unido combaten a diario contra un enemigo responsable de la pérdida significativa del estado físico del soldado como, en última instancia, de la cantidad de personal del servicio activo, pero que sigue siendo esencialmente desconocido y a menudo intratable.

Según el Ministerio de Defensa, las lesiones músculo-esqueléticas (MSKI) se encuentran detrás del 60% de las pérdidas de forma y una proporción similar de las bajas médicas, por lesiones de larga duración, que no cicatrizan adecuadamente, en los tendones de las extremidades inferiores.  Se estiman en unos 2.000 los nuevos casos anuales, lo que representa el 1,4%.

Aunque esto es considerablemente inferior a la prevalencia de este tipo de lesiones entre atletas y jugadores deportivos, donde puede llegar hasta el 50% para algunos deportes, es notablemente mayor que la población general y deja a muchos militares y mujeres sufriendo dolor y con movilidad reducida. Aunque hay terapias disponibles, el tratamiento a menudo resulta inadecuado, mientras que las posibilidades de éxito de la intervención quirúrgica pueden ser poco mayor del 50%.

Hay un enfoque, sin embargo, que parece tener más esperanza. Algunos centros han producido resultados alentadores a partir de High Volume Image Guided Injection (HVIGI), una terapia que pretende detener el crecimiento intrusivo de nuevos vasos sanguíneos y tejido nervioso dentro del tendón, que es una característica de la tendinopatía crónica. Hasta la fecha no ha habido ningún estudio controlado para proporcionar una evidencia correcta que apoye el uso del método de inyección en el personal militar, al menos no hasta ahora.

Un estudio de la  Biomechanical Associations and Efficacy of Injectable Therapies in Tendinopathy (BEFIT)),  en colaboración con el MoD’s Headley Court Academic Department of Military Rehabilitation (ADMR) and the National Centre for Sport and Exercise Medicine at Loughborough University tiene como principal objetivo un ensayo controlado aleatorio (ECA) para examinar el efecto de la terapia de inyección de alto volumen en la tendinitis de Aquiles y rotular.

Para el estudio se seleccionaron 108 varones de sexo masculino dañados, con edades comprendidas entre los 18 y los 55 años, que habían sufrido problemas de tendones durante al menos seis meses, que además habían mostrado poca o ninguna mejora con la rehabilitación física y a los que se les había detectado crecimiento de los vasos sanguíneos de los tendones dañados. Se excluyó de la participación a las mujeres, al igual que a aquellos varones en los que concurrían cualquier otro problema de las extremidades inferiores, que hubieran sufrido previamente alguna cirugía de tendón o inyección, o que estuvieran recibiendo medicación anticoagulante.

La investigación en sí es un ensayo doble ciego aleatorio de control, con los participantes divididos en tres. Cada grupo recibió uno de los tres posibles tratamientos. Un grupo, una inyección subcutánea de bajo volumen (3 ml) de anestésico local, el segundo una mezcla de 40 ml de solución salina y anestésico local y el tercero una inyección de 40 ml formada por solución salina, anestésico local y corticosteroide.

Los ensayos doble ciego están diseñados para reducir los sesgos en el proceso y conseguir los mejores y más precisos resultados, asegurando que ni la persona que administra el tratamiento, ni el paciente que lo recibe, realmente saben qué se le ha dado.

El objetivo principal del estudio es, por lo tanto, ver cuán eficaz es el HVIGI utilizando solución salina inyectable en combinación con anestésico local y con o sin corticosteroide inyectado en el tratamiento de tendinopatías crónicas que han demostrado no responder a otras terapias. La hipótesis de los investigadores es que ambas inyecciones de alto volumen producirán mejores resultados que el control simulado de 3 ml, y el grupo que recibe el corticosteroide debe experimentar los mejores resultados de todos.

El estudio también analizará las anomalías biomecánicas entre los pacientes con tendinopatía rotuliana crónica y los sujetos de control sanos y, además, buscará identificar cualquier factor biomecánico y / o epidemiológico que pueda ser usado para predecir cómo puede responder un individuo a la terapia inyectable. Hacer que llama al tipo de tecnología de captura de movimiento que sale directamente de las películas.

La organización benéfica británica Help for Heroes financió a un laboratorio especializado en la grabación de movimiento en el Centro de Rehabilitación Médica de Headley Court Defense (DMRC) en 2011 que, con el mismo tipo de tecnología Vicon que dió vida al Oso de Paddington generó secuencias impresionantes en Gravity . Mediante la colocación de una serie de marcadores retrorreflectores en enfermos de tendinopatía y filmarlos utilizando las cámaras cercanas al infrarrojo del laboratorio a medida que pasan por una serie de movimientos predeterminados, sus movimientos pueden ser capturados y representados fielmente en la computadora.

Los expertos del DMRC y de la Universidad de Loughborough esperan que el análisis de estos resultados les permita detectar el dolor potencial del tendón antes de tiempo, y predecir con precisión la eficacia del tratamiento HVIGI en alguien que ya está sufriendo.

Con unas pruebas tan potencialmente importantes como éstas, que podría dar paso a un cambio de la forma en que se traten en el futuro a los pacientes militares de tendinopatía, obtener un indicador preciso de éxito es obviamente vital. Se tomarán medidas posteriormente a las seis semanas, luego a las tres, seis y finalmente a los 12 meses para compáralas con las obtenidas al principio.

Se empleará la escala analógica visual (Visual Analogue Scale (VAS)) (VAS) para el dolor para proporcionar una puntuación subjetiva para el dolor que se experimenta actualmente, lo que implica pedir a cada paciente para marcar su gravedad a lo largo de una línea de 100 mm de largo, donde 0 mm no representa ningún dolor y 100 mm máximo dolor. Se les pedirá a los participantes que completen un cuestionario validado del Instituto Victoria del Deporte (VISA-A) 55 para el telón de Aquiles y el (VISA-P) 1 para la rótula, con objeto de permitir la comparación directa y permitir que los datos sean utilizados en metaanálisis. Además, se investigará el grado de formación de vasos sanguíneos fuera de lugar, junto con ensayos de resistencia y equilibrio y una evaluación formal de la actividad funcional.

A pesar de que la eficacia que este tratamiento está aún por ver, si todo fuera de acuerdo al plan, aumentaría significativamente la comprensión del tratamiento de la tendinopatía. Ser capaz de separar y cuantificar los dos mecanismos de acción muy distintos que ofrece la inyección de alto volumen, por un lado, y el efecto de los corticosteroides, por otro, representaría un avance importante para la terapia inyectable y, en última instancia, podría abrir la puerta para su uso más amplio.

Para las generaciones futuras de las Fuerzas Británicas, la miseria y debilitación de la llamada “Rodilla del Saltador” pronto podría ser una cosa del pasado.

Fte.: UK MoD

Tags: ,

Compártelo en las redes sociales