Tecnologías

Tecnologías

El destructor USS Preble será el primer buque equipado con un sistema de defensa láser

Representación artística del arma láser HELIOS de la Armada

El destructor estadounidense Preble será el primero en ser equipado con el High Energy Laser and Integrated Optical-dazzler With Surveillance system (HELIOS), en 2021, informó el periódico militar estadounidense Stars and Stripes el 27 de mayo de 2019. HELIOS funcionará como un arma de defensa inmediata, que empleará rayos de luz para “defenderse de los misiles de crucero chinos y rusos”, según el informe, alegando que los enjambres de aviones no tripulados que se encuentran en fase de desarrollo en China son también un objetivo del láser.

El sistema de armas láser HELIOS de Lockheed Martin podría finalmente reemplazar los cañones Gatling y los lanzamisiles en los buques de la Armada. El HELIOS, llamado así por el dios del sol en la mitología griega, dispara rayos láser mucho más potentes que cualquier cosa que se haya usado en un barco de la US Navy. Se prevé que los haces de luz tengan una potencia de 150 kilovatios. En contraste, el Sistema de Armas Láser (LaWS) que se montó en la cubierta del transporte anfibio del USS Ponce en 2014 tenía una potencia de láser de unos 30 kilovatios.

El 1 de marzo de 2018, la Armada de los Estados Unidos adjudicó a Lockheed Martin un contrato de 150 millones de dólares, con opciones por valor de hasta 942,8 millones de dólares, para el desarrollo, fabricación y entrega de dos sistemas de armas láser de alta potencia con capacidades de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR) y sistemas aéreos no tripulados (counter-UAS), para el año fiscal 2020. Con HELIOS, Lockheed Martin hará que la Armada dé un gran paso adelante, en su objetivo de desplegar sistemas de armas láser a bordo de buques de superficie.

El HELIOS combina tres capacidades clave, reunidas por primera vez en un solo sistema de armas:

Un sistema láser de alta energía: diseñado para contrarrestar sistemas aéreos no tripulados y pequeñas embarcaciones.

Una capacidad ISR de largo alcance: Los sensores HELIOS formarán parte de un sistema integrado de armas, diseñado para proporcionar a los responsables de la toma de decisiones el máximo acceso a la información. Los datos de HELIOS estarán disponibles en el sistema de combate Aegis de Lockheed Martin.

Una capacidad de deslumbramiento contra UAVs: El deslumbrador HELIOS se ha diseñado para oscurecer las capacidades adversarias del ISR basado en UAS.

En este primer incremento del programa del U.S. Navy’s Surface Navy Laser Weapon System de EE.UU., Lockheed Martin entregará dos unidades para prueba para el año fiscal 2020. Se entregará una unidad para su integración a bordo en un destructor de clase Arleigh Burke, y una unidad para pruebas terrestres en el campo de tiro de misiles de White Sands.

“Los láseres de fibra óptica combinados con rayos espectrales de Lockheed Martin aportan flexibilidad y adaptabilidad a las misiones defensivas y ofensivas”, dijo el Dr. Rob Afzal, investigador principal de sistemas de armas láser. “Nuestro diseño es escalable, y podemos optimizarlo para satisfacer los requerimientos de futuros incrementos.”

El HELIOS es un componente de la Familia de Sistemas Láser de la Marina y una porción importante de la estrategia incremental de la Marina para la obtención de una mayor capacidad de armas láser”, dijo Colleen O’Rourke, Portavoz del Naval Sea Systems Command a Warrior Maven.

Según Lockheed Martin, el HELIOS es un candidato para reemplazar a los sistemas de defensa inmediata MK-15 Phalanx Close-in Weapons System (CIWS) y al misil RIM. El Phalanx MK-15 es un cañón Gatling de 20mm guiado por radar que proporciona una capacidad de defensa de punto contra misiles anti-buque, aviones y amenazas de guerra en el litoral. El Phalanx es el único sistema de armas de corto alcance capaz de realizar de forma autónoma sus propias funciones de búsqueda, detección, evaluación, seguimiento, activación y eliminación.

HELIOS también tiene el potencial de reemplazar el sistema de misiles RIM-116, ligero, de reacción rápida, dispara y olvida, según informó We Are The Mighty el 31 de mayo de 2018, citando los materiales de Lockheed.

El analista Mark Gunzinger, del Center for Strategic & Budgetary Assessment, dijo en marzo de 2018 que la capacidad de HELIOS para operar sin almacenamiento físico de municiones demuestra que la US Navy está dispuesta a realizar la transición a armas no cinéticas. Sin embargo, la generación de energía eléctrica adecuada para el sistema sigue siendo un problema por resolver.

Según la misma publicación, el HELIOS tiene un alcance comparable al del RIM-116 (unas 5 millas náuticas) y munición potencialmente ilimitada, asumiendo que la cuestión de la generación de energía esté resuelta, lo que lo convierte en el principal sustituto de los cañones y de los sistemas de misiles, que en la actualidad proporcionan una defensa de corto alcance. “Estamos hablando de láseres que ahora tienen la potencia y la calidad de haz necesarias para defenderse contra los vehículos aéreos no tripulados, amenazas de barcos pequeños y posibles armas (por ejemplo, misiles) a corta distancia”, según Gunzinger.

La Armada pretende comenzar a sustituir sus actuales sistemas de armas antimisiles por otros basados en láser a partir de 2021 con el destructor de misiles guiados USS Preble. Esto, espera, generará una nueva ola de innovación que permitirá a la Marina responder a los avances en las tácticas navales de Pekín y Moscú que podrían sobrepasar sus actuales defensas a bordo.

“La clave para nosotros es el HELIOS: Un láser de a bordo que ocupará el lugar de lo que tenemos ahora”, dijo el Contraalmirante Ron Boxall, que dirige la Dirección de Guerra de Superficie del Jefe de Operaciones Navales, en una entrevista con Defense News en mayo.

El HELIOS empezará a cambiar esta situación. Tendrá un alcance de aproximadamente cinco millas y comenzará como un láser de 60 kilovatios montado en un destructor de misiles guiado que se utilizará para poco más que un sistema de apuntamiento mejorado, pero Boxall espera que rápidamente alcance los 500 kilovatios y empiece a destruir los misiles atacantes.

El problema, sin embargo, es que la Armada nunca ha disparado un láser de 500 kilovatios. En 2014, el USS Ponce fue equipado con uno de 40 kilovatios conocido como el Sistema de Armas Láser (LaWS). Boxhall le dijo a Defense News que es exactamente por eso, por lo que está presionando para que los láseres comiencen a reemplazar los sistemas de defensa de punto ahora, comparando el hecho con la decisión del conquistador español Hernán Cortés en 1519 de quemar su flota de barcos después de que desembarcara en lo que hoy en día es México, en las orillas del imperio azteca.

“Cuando Cortés quemó sus barcos transmitió el mensaje de que iban a ganar, y que sólo iban a ganar avanzando”, dijo Boxall. “Del mismo modo, estamos tomando la decisión de poner el láser en nuestros DDGs. Comenzará con Preble en 2021, y cuando lo hagamos, esa será su arma de defensa inmediata que ahora continuaremos mejorando”.

Por supuesto, incluso un láser de 150 kilovatios no derribará un misil, pero Bryan Clark, un oficial de submarinos retirado y analista del Centro de Evaluaciones Estratégicas y Presupuestarias, le dijo a Defense News que con la motivación correcta, no pasaría mucho tiempo antes de que un láser de 1 megavatio estuviera en una nave de superficie. “Una vez que se superan los 500 kilovatios, se empieza a tener un láser que puede derribar los misiles de crucero atacantes, incluso los supersónicos”, apuntó.

Un informe del Congressional Research Service, publicado el 17 de marzo de 2019 destacó los avances de la Marina en armas láser en múltiples frentes. El informe, titulado “Navy Lasers, Railgun, and Gun-Launched Guided Projectile: Background and Issues for Congress” (Láseres de la Marina, Railgun y Proyectiles Guiados Lanzados con Armas: Antecedentes y Temas para el Congreso), tenía como objetivo informar a los legisladores sobre lo que la Marina llama la “Familia de Sistemas Láser de la Armada” (NFLoS), con el fin de evaluar si cuenta con suficiente dinero para proceder al ritmo deseado.

La Marina otorgó a Lockheed Martin un contrato de $150 millones en enero de 2018 para desarrollar el HELIOS. Esto prevé la entrega de dos sistemas: uno para el Preble y otro para las pruebas en tierra. Sin embargo, el informe de CRS señala que si tienen éxito, el contrato podría ampliarse para otros 14 sistemas HELIOS a un coste total de 942,8 millones de dólares.

HELIOS forma parte de un programa más amplio destinado a desarrollar láseres de estado sólido (SSL); otros láseres del programa incluyen el RHEL (Ruggedized High Energy Laser); el Interdictor óptico deslumbrante de la Armada (ODIN); el esfuerzo de maduración de la tecnología láser de estado sólido (SSL-TM); y el programa HELCA (High Energy Laser Counter-ASCM Program), para el derribo de los misiles de crucero antibuque.

La amenaza de los misiles a los barcos se ha convertido en una preocupación muy real entre los estrategas navales estadounidenses en los últimos años, a medida que China ha ido avanzando con sus programas de misiles de medio alcance y antibuques. “Sabemos que China tiene la fuerza de misiles balísticos más avanzada del mundo”, dijo a Reuters el mes pasado James Fanell, capitán retirado de la Armada de Estados Unidos y ex oficial superior de inteligencia de la Flota del Pacífico de Estados Unidos. “Tienen la capacidad de saturar los sistemas defensivos que buscamos.”

Algunas de las armas peligrosas desarrolladas por Beijing incluyen el YJ-12, que tiene un alcance de 400 kilómetros, y el YJ-18, que tiene un alcance de 540 kilómetros. La Fuerza de Cohetes del Ejército Popular de Liberación (PLARF) también tiene misiles balísticos antibuque como el supersónico CM-401, que puede alcanzar objetivos a 290 kilómetros de distancia, y el misil de alcance intermedio DF-26, apodado el “Guam Killer” por su capacidad nuclear y su alcance de 3 a 5.000 kilómetros. PLARF también está muy por delante de los Estados Unidos en el desarrollo de misiles hipersónicos.

Estas armas, que superan con creces la capacidad de respuesta de los buques estadounidenses, amenazan a la Armada a cientos de kilómetros de la costa china, formando una zona de denegación, que obstaculizaría los esfuerzos de los Estados Unidos para operar, por ejemplo, en los mares del sur de China o del este de China en caso de guerra. De hecho, en el Zhuhai Air Show del pasado mes de noviembre, una animación que acompañaba el debut del CM-401 mostraba un enjambre de misiles que alcanzaban buques de guerra enemigos, incluyendo portaaviones similares a estadounidenses.

Defense News señala que, la doctrina existente exige que los barcos que usan el sistema de misiles Aegis disparen dos misiles antiaéreos contra cada misil atacante, y luego sólo disparen más si la primera salva falla. Dado que estos misiles no cuestan nada en comparación de lo que cuesta un portaaviones, sería muy rentable lanzar enjambres de misiles contra las flotas estadounidenses sabiendo que sus defensas antiaéreas sólo tienen un número limitado de municiones. Tarde o temprano, los misiles comenzarían a entrar.

La intención es, en primer lugar mejorar con el HELIOS y, a continuación, complementar a los sistemas gobernados actualmente por el Aegis. “Vamos a ser capaces de cruzar las líneas entre el sistema Aegis y el subsistema láser”, dijo Brandon Shelton, director del programa HELIOS de Lockheed Martin, a Defense News: “También se integrará estructuralmente en el barco, no se superpondrá”. Y se integrará en el sistema de energía de la nave – no vamos a llevar baterías ni depósitos de energía adicionales a la nave. Se integrará en el sistema de potencia de la nave”.

Sin embargo, el láser sólo podría alcanzar un número limitado de objetivos a la vez, anotó Clark, por lo que nunca reemplazará completamente a los misiles ni a otros sistemas. “Si se dispone de energía dirigida, se dispara hasta que se piensa que se ha destruido la cosa a la que se está disparando y luego se pasa al siguiente objetivo”, dijo. “Si se aproxima una salva, atacará a algunos de ellos, pero mucho depende de su geometría, de lo bien que les dispares, de cómo estén espaciadas las amenazas, de lo lejos que estén. El láser puede conseguir derribar a tal vez dos, tres, cinco o seis de ellos, pero el resto llegará a ti. Así que, hay que tener algunas armas cinéticas también para cubrir el hueco.”

Fte. GlobalSecurity.org

Compártelo en las redes sociales