Tecnologías

Tecnologías

El diseño de las fragatas FREMM de Fincantieri tiene que ganar peso para enfrentarse a la F-100 de NAVANTIA, en el concurso FFG(X) de EE.UU.

Fragata FREMM italiana Alpino

Para cumplir con los estándares de supervivencia de la Armada de Estados Unidos, el diseño de la fragata FREMM ha tenido que ir al gimnasio y cargar cientos de miles de kilos de músculo para concursar a las FFG(X) de la Navy.

Los barcos de la Armada de los Estados Unidos están construidos como linebackers (jugadores de rugby americano), capaces de recibir golpes y permanecer en el campo de juego. Pero eso conlleva un aumento de peso en acero. Y en el caso del FREMM del astillero italiano Fincantieri, significa añadir cientos de toneladas de acero, dijo el almirante retirado Rick Hunt, ex jefe de la Fuerza Naval de Superficie del Pacífico que ahora trabaja para la compañía italiana.

“Al igual que todos los licitadores, realizamos reuniones mensuales de intercambio de información con el Gobierno, para asegurarnos de que cumplimos con las normas lo más posible al entrar en el diseño y la construcción de detalles”, dijo. “Una de las cosas, en las que la Armada no iba a ceder, y estuvimos de acuerdo, era la resistencia del barco. Así que añadimos unas 300 toneladas de acero al diseño de las FREMM”.

Era previsible que se tuviera que hacer frente los altos estándares de resistencia del Naval Sea Command en este concurso, pero aprovechando el acero en el diseño, especialmente cuando la Marina está haciendo todo lo posible para conseguir una fragata de alta capacidad por menos de mil millones de dólares.

La FREMM de Fincantieri compite junto a otras tres ofertas: General Dynamics Bath Iron Works y la versión F-100 de Navantia, que equivale aproximadamente a un pequeño destructor de clase Arleigh Burke; una versión modificada y mejorada del National Security Cutter de Huntington Ingalls Industries; y la versión de fragata de Austal USA de su buque de combate litoral de clase Independence con casco de aluminio.

La versión de Lockheed Martin del FFG(X), una versión su LCS de clase Freedom, se retiró de la competencia en mayo.

En cuanto a la FREMM, el peso extra se come parte del espacio extra en el barco, su amplitud es una de las características que definen la plataforma.

El acero extra se emplea en la estructura para la protección balística y anti fracturas, la forma en que están dispuestos los espacios: Somos tan exigentes como un DDG. Eso es mucho acero. La compartimentación, la resistencia del barco, los requisitos de Estados Unidos que son diferentes a los de los barcos europeos, nos movimos por parte de ese espacio extra; se consigue muy rápidamente”.

Lo que no se ha visto comprometido ha sido la modularidad del barco, que crea rutas para que los equipos principales entren y salgan del casco, de modo que reemplazar, por ejemplo, los principales componentes del motor o de la computadora, no requiera hacer un agujero en el barco, dijo Hunt.

Los compartimentos de alojamiento son también los mismos: camarotes de cuatro a seis personas con duchas privadas para cada habitación.

En general, el diseño en el que están trabajando es quizás menos espacioso que el de su homólogo europeo, pero mantiene mucho más espacio y capacidad para actualizaciones del sistema de potencia y propulsión en futuros bloques FFG(X) o con actualizaciones de retroadaptaciones, dijo Hunt.

Por ejemplo, FREMM tiene la capacidad adicional para apoyar un papel de comandante de guerra aérea, dijo Hunt, y podría, con energía eléctrica adicional, apoyar un conjunto de 37 radares assembly phased array, en lugar del conjunto de nueve RMA que está en los requisitos de las FFG(X).

Fte. Defense News

Compártelo en las redes sociales