Tecnologías

Tecnologías

El Ejército británico ha probado robots en campos embarrados

Altos mandos del Ejército británico han manifestado su intención de acelerar el despliegue de varios sistemas no tripulados y cada vez más autónomos, tras las exitosas pruebas de finales de 2018, pero, al igual que otras fuerzas de todo el mundo, el Reino Unido se enfrenta a retos que van desde cómo modificar los arcaicos procesos de adquisición hasta la superación de problemas técnicos.

En diciembre, el Ejército británico concluyó su ejercicio de experimentación conocido como Autonomous Warrior, en el que se evaluaron más de 50 sistemas no tripulados de la industria durante un período de un mes en el sur de Inglaterra.

El ejercicio, que sometió a los sistemas robóticos a duras pruebas en campos embarrados y a una instalación construida especialmente para la lucha urbana, fue el primer intento del Ejército británico, así como de la industria, para determinar cómo funcionará la tecnología en un entorno de combate. Al igual que otras fuerzas de todo el mundo, espera utilizar robots para llevar a cabo los peligrosos, y a menudo tediosos, elementos de combate.

Más de 200 soldados de infantería, infantería de marina, zapadores, aviadores y personal del Ejército de Estados Unidos, fueron equipados con una variedad de sistemas robóticos y autónomos con el objetivo de mejorar áreas como el combate en masa, la letalidad y la obtención de información en general.

Por ejemplo, en un escenario, los soldados utilizaron vehículos de ingeniería robótica para superar un obstáculo, mientras que un pequeño cuadricóptero volaba por encima para proporcionar imágenes infrarrojas antes de que la infantería blindada llegara para tomar una posición enemiga. Los sistemas robóticos con diferentes niveles de autonomía fueron una parte clave del ejercicio, desde aviones teledirigidos equipados con radar para detectar artefactos explosivos improvisados enterrados hasta pequeños robots de dos ruedas que son lanzados a los edificios en busca de combatientes enemigos.

El Jefe del Ejército británico, el General Mark Carleton-Smith, ha ordenado al Ministerio de Defensa (MoD) que acelere el despliegue de la tecnología utilizada durante el ejercicio. “Esta orden está muy clara para mí”, dijo el General de División Chris Tickell, director de capacidades del Ejército británico. “Quiere ver parte de este equipo en el campo en 12 a 18 meses.

Para Tickell, un presupuesto de 22.000 millones de libras (28.000 millones de dólares) durante la próxima década permitiría al Ministerio comprar nuevas tecnologías no tripuladas, pero el “secreto está en convertir las ideas que aquí se ven en capacidades tangibles “.

Esto puede requerir que el Ministerio de Defensa “ajuste e incluso diseñe nuevos procesos de adquisición para permitir una adquisición rápida”, dijo Trevor Taylor, un experto en adquisiciones de defensa del Royal United Services Institute, un centro de investigación con sede en Londres. “¿Cómo se abordarán los requisitos, los casos de negocio, las licitaciones competitivas o la “asociación”, las pruebas y los casos de seguridad?”

Un problema conexo sigue siendo la falta de experiencia del Ejército británico en el uso de sistemas no tripulados y autónomos, pero los mandos están aprovechando el ejercicio Autonomous Warrior para comprender mejor las mejoras de la capacidad, así como las inevitables carencias.

El oficial responsable de coordinar el ejercicio, el Teniente Coronel Nick Serle, dijo a C4ISRNET que mientras que el Ejército Británico ha trabajado con la industria en nuevas tecnologías, no se había enfocado previamente en robots y sistemas autónomos. “Es por eso que este año decidimos pasar un mes en Salisbury Plain centrándonos únicamente en la robótica y los sistemas autónomos”, dijo Serle. También manda la unidad de experimentación conocida como Unidad de Desarrollo y Pruebas de Infantería.

“Esta es una oportunidad real para llevar cosas al campo y ver si realmente hacen lo que la industria dice, pero también para ver si los militares las usarán de la manera en que la industria piensa que lo harán”, dijo Serle. “No hay una sola pieza de equipo que resuelva todos nuestros problemas, lo que se necesita es una combinación de algo en el aire para vigilancia, algo en tierra, tal vez con un arma o simplemente haciendo logística, pero luego todo se enlaza a través de un sistema de información por el que se pueden pasar los datos y tomar mejores decisiones para generar tempo”.

Un problema que Serle puso de relieve fue que el espectro de radiofrecuencia estaba cada vez más saturado, especialmente cuando varios sistemas no tripulados se agolpan en el espacio para transmitir datos de alta resolución desde los sensores de a bordo.

Taylor señaló que no sólo será necesario garantizar que los sistemas de control no interfieran entre sí, sino también que los mandos del Ejército “tendrán que ser conscientes de que los nuevos sistemas no sean demasiado vulnerables a las interferencias y otras técnicas perturbadoras del adversario”.

Un desarrollo prometedor extraído del ejercicio es la capacidad de manejar opcionalmente sin tripulación un vehículo estándar, utilizando kits de aplicación que se pueden instalar en pocas horas. En diciembre, cuando visitamos el ejercicio, se expusieron varios ejemplos, entre ellos un vehículo de combate de infantería Warrior con control remoto y un vehículo táctico MRZR ligero.

Como parte de la experimentación, las tropas utilizaron los vehículos de forma para la que no habían sido diseñados. Un soldado del Ejército de Estados Unidos señaló que el MRZR había sido una herramienta de vigilancia útil debido a su cámara a bordo. Las unidades también estaban interesadas en utilizar los UGVs para ayudar a entrar en los edificios y como mulas de carga modernas para transportar suministros o personas.

“Lo que hemos encontrado es que cuando las tropas están usando estos UGVs, quieren subirse en ellos porque van más rápidos que ellos “, dijo Serle. Añadió que, por razones de seguridad, no se permitió a los soldados subir a bordo durante el ejercicio. “Opcionalmente tripulado es bueno, pero si necesita ser tripulado opcionalmente con un volante y un asiento, no sé, creo que se podría hacer más como un Segway. Porque, no hay duda de que la gente quiere subirse a ellos”.

Fte. C4ISRNET 

Compártelo en las redes sociales