Tecnologías

Tecnologías

El Ejército de E.U.U.U. recurre a las tecnologías inteligentes para defender las instalaciones

El Assistant Secretary del Ejército para Instalaciones, Energía y Medio Ambiente, Alex Beehler, no necesita pruebas de las posibles amenazas a las instalaciones militares y gubernamentales. Se lo recuerdan todos los días. Su oficina se encuentra junto al punto de impacto en el que, el vuelo 77 de American Airlines se estrelló en el lado oeste del Pentágono hace casi 18 años durante los ataques del 11-S.

“Es un recordatorio diario y constante de que el Pentágono, que es la instalación más importante del Departamento de Defensa, claramente puede estar …. bajo un ataque sorpresa”, dijo Beehler.

A medida que la variedad y la complejidad de las amenazas siguen aumentando, la seguridad en las instalaciones militares de Estados Unidos ha cobrado mayor importancia en los años transcurridos desde el 11 de septiembre. Los posibles adversarios de Estados Unidos pueden amenazar a las bases estadounidenses en el ciberespacio y en sus perímetros.

Aunque la defensa contra ataques a instalaciones estadounidenses siempre ha sido una prioridad para el Departamento de Defensa, la tecnología de la información y la posibilidad de ataques letales más que los conflictos importantes han hecho que los puestos militares sean más vulnerables que nunca.

“Nuestro territorio ya no es un santuario”, dijo Richard Kidd, subsecretario adjunto del Ejército para la integración estratégica. “Hemos estado tratando nuestras instalaciones militares como si fueran ciudades santuario durante mucho tiempo, inmunes a los efectos del adversario. Esa suposición ya no es la apropiada”.

El Ejército planea usar tecnología inteligente para defenderse contra la creciente complejidad de estas amenazas a la seguridad. Beehler dijo que el Ejército necesita construir una fuerza “habilitada por la tecnología” para 2028. La teniente general Gwen Bingham, subjefa de personal para la administración de instalaciones, dijo que ha estado en conversaciones durante los últimos 18 meses para llevar la conectividad inalámbrica 5G a todas sus instalaciones.

Las instalaciones del Ejército cumplen una función importante como área de apoyo estratégico, que forma parte de su concepto multidominio. La zona de apoyo estratégico se caracteriza por la frecuente comunicación entre los comandantes y los organismos de apoyo, así como por albergar componentes cruciales de la lucha, como el cibernético, el de mando y el de control.

“Las instalaciones son realmente parte del frente de batalla”, dijo Beehler. “Una de las cosas de las que hay que preocuparse: ¿qué pasa cuando se cae la red y no hay electricidad en las bases militares o en las comunidades aledañas, que sirven a las bases militares?

Actualmente, el Ejército está explorando 10 tecnologías para innovar las instalaciones, como evaluaciones automatizadas de sistemas con mano de obra limitada y monitoreo de servicios públicos para detectar anomalías en el consumo de energía. También busca rastrear la detección de fallos, instalación de termostatos inteligentes y la creación de vehículos autónomos. El Ejército explorará la entrada sin impedimento, permitiendo un acceso seguro y eficiente a la instalación.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército está considerando el uso de su Virtual Test Bed Installation, que incluye inteligencia artificial para analizar los datos de las instalaciones de una instalación militar.

“El campo de batalla está cambiando”, dijo Beehler. “Las instalaciones son parte de la lucha. Son fundamentales para el éxito del Ejército. Son donde el Ejército se prepara, mantiene la fuerza, desarrolla la cultura del Ejército y apoya a nuestros soldados y familias…. Están bajo ataque constante”.

La posibilidad de amenazas a sus instalaciones aumenta aún más la importancia de los actuales esfuerzos de modernización del Ejército. La infraestructura en riesgo puede socavar la capacidad operativa de una base para actuar.

Para contribuir a poner en práctica nuevas ideas para las innovaciones tecnológicas de las instalaciones, Bingham se asoció con el Army Training and Doctrine Command del Ejército para recabar información de los soldados de los centros de entrenamiento del Ejército en Fort Lee, Virginia; Fort Sill, Oklahoma; Fort Benning, Georgia; Fort Leonard Wood, Missouri; y Fort Gordon, Georgia. La edad media del Soldado encuestado era de 23 años.

“Sabemos que debemos movernos rápidamente para adaptarnos y cambiar para ser proactivos vs. reactivos y para adelantarnos realmente a la tecnología”, lamentó Bingham. “En otras palabras, queremos ser el conductor del cambio contra el pasajero.”

Los soldados querían tener la capacidad de acceder a los servicios de instalación las 24 horas del día utilizando quioscos con tecnología biométrica o aplicaciones móviles. También querían aplicaciones, tanto para alertas de información básica como para opciones de alimentos saludables. Los soldados dijeron que el Ejército debería considerar el uso de tecnología de “work out” donde los compradores pueden comprar artículos haciendo que un sistema remoto escanee sus tarjetas de crédito y débito y las deduzca automáticamente de las cuentas bancarias.

El Ejército podría explorar la creación de capacidad para contrarrestar los ataques enemigos contra los sistemas de control de infraestructuras y servicios públicos. Bingham dijo que se podrían desarrollar los medios para contrarrestar la vigilancia cinética y luego atacar al enemigo utilizando aviones no tripulados y sensores que funcionan a distancia.

Chris Thomas, director de información y tecnología de la Oficina del Jefe Adjunto de Estado Mayor para la Gestión de Instalaciones, describió los objetivos para ayudar a construir bases militares en instalaciones inteligentes capaces de defenderse contra ataques enemigos.

Thomas dijo que la industria debe determinar cómo el Ejército proporciona conectividad y ancho de banda y velocidad a los soldados; la nueva tecnología debe implementarse cuanto antes. Thomas dijo que identificar y asegurar la tecnología operativa proporcionará la capacidad de resistir los ataques. Y finalmente, la nueva tecnología ayudará a proporcionar resiliencia.

“Debemos ser capaces de recuperarnos cuando ocurren estos ataques”, dijo Thomas. “Tener en cuenta que la pregunta, no es si vamos a ser atacados, sino cuando ocurrirá.”

Fte. www.army.mil 

Tags:

Compártelo en las redes sociales