Tecnologías

Tecnologías

El Ejército de EE.UU. desarrolla artillería autodirigida mediante inteligencia artificial

El Ejército de EE.UU. está desarrollando un proyectil de artillería potenciado por Inteligencia Artificial (IA), capaz de realizar disparos de largo alcance más precisos. La munición, Cannon-Delivered Area Effects Munition (C-DAEM), será capaz de localizar y apuntar a vehículos en movimiento.

La C-DAEM está diseñada para sustituir a la actual munición convencional mejorada de doble propósito (DPICM) del Ejército de Estados Unidos, que dispersa cargas explosivas (submuniciones), en un área para garantizar que un objetivo sea alcanzado.

El Subdirector de Proyectos de Sistemas de Municiones de Combate, Peter Burke, dijo que: “El Ejército no está desarrollando misiles que encuentren sus propios objetivos, sino un proyectil de artillería de 155mm, capaz de destruir objetivos blindados móviles y en movimiento.

“Estos proyectiles serán disparados después de que un observador identifique el tipo de objetivo y su ubicación. Después de que el proyectil haya sido disparado, sus sensores buscarán en el área alrededor de la posición informada, y si lo encuentra, ataca al objetivo”.

Se basará en el disparo Raytheon Excalibur de 155mm, que emplea GPS para mejorar la precisión del sistema, de los que ya se han disparado más de 1.400 proyectiles desde 2018. Sin embargo, el nuevo sistema se empleará en áreas donde el GPS no esté disponible o esté interferido, para asegurar que se alcanzan los objetivos, según informó New Scientist.

El artículo de New Scientist dice de C-DAEM: “Las armas tendrán un alcance de hasta 60 km….y podrán buscar sus objetivos en un área de más de 28 km. cuadrados.

“Dispondrán de un método para reducir su velocidad en su etapa final, tales como un paracaídas o alas pequeñas, que usarán mientras escanean y clasifican los objetos en tierra.”

Según el Ejército, los objetivos del C-DAEM son: “Desarrollar y suministrar capacidades nuevas y mejoradas, que proporcionen efectos altamente letales, contra un amplio espectro de objetivos complejos estacionarios o en movimiento (personal y vehículos), donde su posición exacta es incierta”.

Se espera que el programa se complete para el año 2023, con la intención de que el Ejército tenga un arma que “después de ser eyectada de su proyectil de artillería sobre la zona del objetivo, cada submunición busque de forma independiente vehículos blindados y, al detectarlo, dispare una EFP (carga hueca) a su parte superior para destruirlo”.

El Ejército también quiere que el arma sea compatible con sus actuales piezas de artillería, el Obús remolcado M777 y el autopropulsado Paladín M109A6.

A diferencia de las armas guiadas por láser o con objetivos preprogramados, el sistema será capaz de discriminar y elegir los objetivos por sí mismo.

Las nuevas armas se están desarrollando en parte debido a la inexactitud de las actuales municiones en racimo, que además están limitados por normas internacionales, que impiden el uso de cualquier munición con una “tasa sin estallar” superior al uno por ciento.

El enfoque del C-DAEM en la actualidad es el fuego anti-vehículo, sin embargo, el Ejército ha dicho que también está desarrollando sus capacidades antipersonales.

El arma podría entrar en servicio tan pronto como en 2020, y una parte significativa del desarrollo se centrará ahora en la creación del software de apoyo al sistema.

Fte. Army Technology

Compártelo en las redes sociales