Tecnologías

Tecnologías

El Ejército de EE.UU. está construyendo una mina terrestre más inteligente

El Ejército de Estados Unidos está trabajando en una nueva generación de minas terrestres y municiones similares. Las armas, todas ellas diseñadas para que dejarlas desatendidas en el campo de batalla, tienen que cumplir con los intereses, a veces contrapuestos, de ser útiles contra enemigos de alta tecnología y, al mismo tiempo, no convertirse en un peligro a largo plazo para los civiles.

El Ejército emplea una amplia variedad de municiones. Como señala Army Times, el inventario va desde la mina Claymore de la era de la guerra de Vietnam hasta las nuevas antitanque y antipersonas de Gator. El Ejército quiere reemplazarlos a todas con una nueva generación de minas, que puedan representar una amenaza creíble para los ejércitos de alta tecnología, así como para “llamar a casa” e informar sobre los movimientos de tropas enemigas.

Las minas son municiones que se colocan en el campo de batalla, para modificar el comportamiento del enemigo. Las minas tienen por objeto ralentizar a las fuerzas enemigas, obligándolas a elegir con cuidado su ruta, dando a las fuerzas amigas tiempo suficiente para detectarlas y reaccionar ante ellas. Alternativamente, podrían forzar a un enemigo a evitar ciertas áreas y tomar un camino particular ventajoso para el que las siembra. En algunos casos, las minas, como la Claymore, se pueden usar para aumentar la potencia de fuego defensiva, cuando los defensores las colocan en rutas de avance enemigas antes de la batalla y las activan por control remoto.

El problema con las minas es que son fáciles de colocar, pero difíciles de rastrear y aún más difíciles de remover, especialmente cuando su número es de miles o millones. Los campos minados no despejados y abandonados se convierten en una amenaza mortal para la población civil, en particular para los cazadores de chatarra y para los agricultores que las activan cuando cultivan la tierra. Las zonas de conflicto en Europa, el sudeste asiático, África y Oriente Medio han sufrido importantes bajas civiles a causa de las minas abandonadas.

A principios de la década de 1990, una oleada de opinión pública forzó un acuerdo para limitar su uso. La Convención Internacional sobre la Prohibición del Empleo, Almacenamiento, Producción y Transferencia de Minas Antipersonal y sobre su Destrucción, también conocida como el Tratado de Ottawa, prohíbe la fabricación, venta y uso de minas antipersonal. El tratado tiene 164 signatarios y sólo 32 países no lo han firmado, entre ellos Estados Unidos, que afirma, que hay algunos lugares, en particular la Zona Desmilitarizada Coreana (DMZ), donde son esenciales para defender a las fuerzas amigas.

A pesar de su condición de país no signatario, Estados Unidos toma algunas medidas dentro del espíritu del tratado. Por ejemplo, se ha apartado del uso de submuniciones de artillería (bombetas del tamaño de granadas) que se extienden por amplias zonas. Las bombetas están diseñadas para actuar como minas terrestres si no alcanzan a un objetivo, y deben ser retiradas por expertos en artefactos explosivos una vez terminados los combates.

Según Army Times, los futuros sistemas de minas del Ejército, deben tener capacidad de comunicación desde 2 a 300 km, capacidad de encendido y apagado remoto, mecanismos de autodestrucción o desactivación a distancia y autoinforme sobre su estado, de modo que los usuarios sepan si han sido manipulados o si se ha producido un estallido de una mina”.

Un problema importante con su capacidad de comunicación es la posible interferencia por parte del enemigo. Si el campo minado se deja “apagado” y el enemigo lo interfiere, podría ser difícil activarlo. También existe la posibilidad de que los campos minados conectados en red puedan ser pirateados por fuerzas enemigas, haciéndolos inofensivos. La adición de medidas contra las interferencias y la piratería informática aumentaría el coste de lo que se supone que es un sistema de disuasión de bajo coste y asequible.

El costo puede valer la pena, si el campo minado de próxima generación también puede transmitir por radio cuando ha sido alterado o cuando una mina ha detonado. También si “detecta, rastrea y ataca” a los vehículos enemigos. Esto convertiría a un campo minado en un sensor de área amplia, capaz de comunicar a las fuerzas amigas cuando el enemigo está presente. Una vez que un cuartel general recibe noticias de un campo minado, de que el enemigo está presente, las fuerzas amigas pueden enviar tropas de tierra, aviones, o incluso pedir fuego de artillería sobre la ubicación exacta de la mina.

Fte. Popular Mechanics

Tags: ,

Compártelo en las redes sociales