Tecnologías

Tecnologías

El Ejército de EEUU busca un camuflaje contra la detección electromagnética

El Ejército está buscando lo que parece ser un objetivo simple, una red de camuflaje, para resolver un problema tecnológico muy moderno: las señales electrónicas que desvelan las posiciones de los soldados y de las unidades.

Una variedad de camuflaje que se está desarrollando actualmente tiene por objeto ocultar las firmas electrónicas y ocultar a los soldados y sus equipos, enmascararlos a los ojos y ocultarlos a los sensores en las comunicaciones modernas y en los equipos de selección de objetivos.

Se espera que la nueva generación de redes proporcione un ocultamiento de firmas de última generación para una “protección multiespectral”.

El Ejército adjudicó hace un año los contratos para la ingeniería, fabricación y desarrollo del nuevo Ultra-Lightweight Camouflage Net System (ULCANS).

A principios de abril, el General Mark Milley, Jefe de Estado Mayor del Ejército, dio a los legisladores una mejor comprensión de lo que busca el Ejército en su esfuerzos por desarrollar el camuflaje en todas las condiciones climáticas.

La clave del camuflaje es la firma, tanto del calor producido por humanos y vehículos como la firma invisible de los sistemas electrónicos, dijo Milley en una audiencia del Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes sobre la modernización del Ejército.

“Sabemos que los sistemas de adquisición adversarios son muy, muy capaces”, dijo Milley.

Esos sistemas de camuflaje, desde redes colgadas sobre vehículos hasta trajes ghillie usados por francotiradores, rompen las firmas electrónicas y de calor, dijo.

Así que el Ejército está poniendo dinero detrás de esas iniciativas.

“No es tan glamoroso como los otros, pero la supervivencia es la clave”, dijo Milley.

El ULCANS se entregará a las unidades este año, según los planes anunciados por el Ejército.

Sustituirá a las redes para bosques y desiertos que se vienen utilizando desde los años noventa. El nuevo esquema de color incluirá variantes de bosque claro/oscuro, nieve/alpino y desierto/urbano.

El producto surgió en la oficina de gestión de proyectos Expeditionary Energy and Sustainment Systems del Ejército, que depende de la Program Executive Office for Combat Support and Combat Service Support.

El objetivo es derrotar la avanzada tecnología de sensores de adversarios como Rusia y China, que están creando problemas de negación de acceso y antiáreas y vacíos de capacidad para la maniobra y el fuego del Ejército.

Científicos del U.S. Army Combat Capabilities Development Command Soldier Center están trabajando en la fase de creación de prototipos competitivos, que utiliza eventos de prueba exclusivos de NSRDEC.

“A medida que la tecnología adversaria evoluciona, tenemos que ser capaces de reducir rápidamente las firmas en el campo de batalla y limitar la capacidad del enemigo para detectar personal, sistemas de armas, vehículos y otros equipos”, dijo Claudia Quigley el año pasado, cuando desempeñaba el cargo de directora de la Dirección de Apoyo a las Maniobras Expedicionarias.

Desde diciembre, francotiradores del Ejército y de operaciones especiales están probando un nuevo traje ghillie, apodado el Sistema Ghillie Mejorado, o IGS (Improved Ghillie System).

La prueba es un paso de un esfuerzo mayor por parte de los investigadores del Ejército, para sustituir el actual Flame Resistant Ghillie System, que se entregó por primera vez en 2012 a francotiradores del Ejército y de la Marina.

Se probaron un número no revelado y se piensa comprar hasta 3.500 trajes, de acuerdo con un anuncio del Ejército. Se estima que hay unos 3.300 francotiradores en todo el Ejército.

Fte. Army Times

Compártelo en las redes sociales