Tecnologías

Tecnologías

El Ministerio de Defensa británico interesado en un “traje volador” inspirado en Iron Man

Sospechoso de llevar una gran carga de armas y componentes para la fabricación de misiles balísticos, el carguero Ramona se dirige al puerto de un país que ha estado desafiando a la comunidad internacional durante meses. Entonces se decide retomar el control del barco, lo que se hará rápidamente, ya que la tripulación ha sido neutralizada sin haber visto a los comandos, con llevan un traje que recuerda al Iron Man, el “superhéroe” de Marvel Editions. ¿Ciencia ficción? Tal vez no por mucho tiempo…..

Este escenario fue concebido por Gavin Williamson, ministro británico de Defensa, tras una demostración de Gravity Industries, con motivo del lanzamiento de la iniciativa Navy X, que debería permitir a la Armada británica acelerar la integración de las nuevas tecnologías.

En concreto, Gravity Industries ha diseñado un exoesqueleto, equipado con un jetpack y dos turbinas por brazo para orientar y estabilizar el vuelo, combinación que permitirá volar a más de 50 km/h, a una altitud de 10.000 pies.

Sin embargo, este dispositivo, que no se diferencia del Flyboard de las Industrias Zapata francesas, (por el que las fuerzas especiales francesas han expresado su interés, nota del editor), todavía tiene algunos límites: la duración de un vuelo no supera los 5 minutos y, a priori, no existe un sistema de seguridad en caso de fallo. Además, las turbinas de brazo no prácticas para usar un arma.

Sin embargo, la innovación de Gravity Industries puede tener aplicaciones militares en el futuro.

En la misma línea, sin embargo, en 2013, las fuerzas especiales estadounidenses lanzaron el programa TALOS, para “Tactical Assault Light Operator Suit”, de nuevo inspirado en Iron Man. La idea era desarrollar un traje de combate que incorporara un exoesqueleto para multiplicar por diez la fuerza del combatiente, sistemas informáticos y de comunicación y sensores para garantizar una vigilancia médica constante. Se trataba también de una especie de armadura compuesta de fluidos magneto-reológicos, es decir, capaz de cambiar a un estado sólido en pocos milisegundos.

Finalmente, el pasado mes de febrero, James Smith, el gerente de compras de SOCOM en Estados Unidos, trajo a todos de vuelta a la tierra. “TALOS, no será Iron Man. La tecnología está actualmente fuera de su alcance”, admitió en un simposio sobre fuerzas especiales. Sin embargo, no se trata de rendirse. “No dejaremos de buscar mejor coraza, mejor conciencia de la situación y mayor letalidad. Continuaremos analizando todas estas cosas”, dijo.

Fte. Zona Militarire OPEX360 

Compártelo en las redes sociales