Tecnologías

Tecnologías

El Pentágono da a conocer la bomba “Ninja” armada con cuchillas

El Pentágono ha desarrollado un misil secreto, diseñado específicamente para matar a líderes terroristas y minimizar las bajas civiles sin explosión. Se trata de un misil Hellfire modificado, que despliega más de 100 libras de metal y un “halo de seis hojas largas, plegadas en su interior y que se despliegan a través del cuerpo del misil segundos antes del impacto” para destrozar cualquier cosa que se interponga en su camino, según el Wall Street Journal.

Tanto la Agencia Central de Inteligencia como el Pentágono han utilizado el arma mientras escondían su existencia. Esta versión modificada del conocido misil Hellfire lleva una ojiva inerte. En lugar de explotar, está diseñado para hundir más de 100 libras de metal a través de la parte superior de los coches y edificios para eliminar a su objetivo sin dañar a los individuos y a las propiedades cercanas.

Para el objetivo, es como si un yunque cayera del cielo, según las fuentes oficiales. Pero esta versión del misil Hellfire, designado como R9X, también viene equipado con un tipo diferente de carga útil: un halo de seis palas largas ocultas en su interior, que se despliegan a través de la piel del misil unos segundos antes del impacto para asegurarse de que destroza todo lo que se encuentra en su camino. -Revista Wall Street

El uso de la R9X fue confirmado al Journal por más de una docena de autoridades actuales y antiguas de Estados Unidos. La llaman “the flying Ginsu” o “bomba Ninja” por sus cuchillas mortales que pueden atravesar edificios y coches para neutralizar objetivos.

El misil se emplea pocas veces y en circunstancias específicas, por ejemplo, cuando se ha localizado a un alto dirigente terrorista y otras armas podrían causar víctimas civiles. Según el Departamento de Defensa, sólo se ha utilizado media docena de veces en operaciones en Irak, Libia, Siria, Yemen y Somalia. Dos ataques específicos fueron confirmados por el Journal – uno por el Departamento de Defensa y el otro por la CIA.

En enero de 2019, Jamal al-Badawi, acusado de estar detrás del bombardeo del USS Cole en 2000 en un puerto yemení, en el que murieron 17 marineros estadounidenses, fue muerto por un R9X disparado por el Pentágono. El Pentágono ha reconocido el ataque, que ocurrió en Yemen, aunque no la munición específica involucrada.

En febrero de 2017, Ahmad Hasan Abu Khayr al-Masri, un ciudadano egipcio que era el segundo de Al Qaeda, fue muerto en la provincia siria de Idlib por un R9X disparado por una aeronave de Estados Unidos operada por la CIA. La CIA no reconoce los ataques aéreos que lleva a cabo. -Revista Wall Street

Ambos incidentes alimentaron la especulación sobre una posible nueva arma entre los que analizaron las escenas del ataque.

Los Hellfires suelen dejar un rastro de destrucción abrasadora; coches quemados y muchos escombros en un radio grande. Según el informe, el R9X no deja tal firma. “Las fotografías de las secuelas del ataque a Mr. Masri muestran un agujero oblongo rasgado en el techo del coche en el que viajaba. No hay marcas de quemaduras que sugieran una explosión. El parabrisas del sedán Kia está agrietado, pero los limpiaparabrisas del coche siguen en su sitio”, escribe el Journal.

Un ex funcionario informó que el arma abordó un antiguo problema de “asiento derecho, asiento izquierdo”, sugiriendo que teóricamente es posible matar a alguien sentado en el asiento del pasajero de un automóvil en movimiento, pero no al conductor. (Se dice que dos militantes murieron en el ataque de febrero de 2017.) -Wall Street Journal

Desarrollado bajo la administración de Obama ya en 2011, el Hellfire modificado fue diseñado por “consideraciones humanitarias y legales”, según el informe, ya que los combatientes terroristas se habían estado adaptando a los ataques aéreos de Estados Unidos al refugiarse entre grupos de mujeres y niños.

Los responsables dijeron que para usar el arma se necesitan datos de inteligencia extraordinariamente precisos sobre la ubicación de un objetivo y sus alrededores. Pero también hay una inteligencia y un beneficio en términos de costos, dijeron. Debido a que el arma minimiza el riesgo de bajas civiles, hay más oportunidades de disparar, lo que reduce el número de horas necesarias para mantener la vigilancia y los aviones armados en el aire. -Revista Wall Street

Fte. Blacklistednews.com

Compártelo en las redes sociales