Tecnologías

Tecnologías

El Pentágono puede identificar los latidos de tu corazón usando rayos láser

El Pentágono ha desarrollado una nueva forma de identificar a las personas en zonas de conflicto: los rayos láser.

El prototipo Jetson, desarrollado para las fuerzas especiales de Estados Unidos, hace reflejar un rayo láser en una persona para leer su firma única de latidos del corazón, identificándolos en segundos. El sistema tiene una precisión del 95 por ciento y se puede emplear a distancias de al menos 200 metros, por lo que resulta útil en lugares como los puestos de control militar y en otros lugares.

En el campo, las tropas de las fuerzas especiales deben llevar frecuentemente un registro de un gran número de personas que viven y trabajan en sus áreas de operaciones, que podrían resultar ser agentes de inteligencia, terroristas conocidos o incluso civiles, que es necesario poder identificar rápida y eficientemente, para identificar y mantener a la amenaza terrorista cuanto antes, más lejos y de forma más discreta.

El nuevo sensor biométrico funciona haciendo rebotar un rayo láser en un objetivo humano. El método, llamado vibrometría láser, mide el latido del corazón del objetivo desde la superficie de la piel. El latido del corazón de cada persona es ligeramente diferente, lo que permite identificar a las personas por el movimiento superficial causado por el latido del corazón. El láser puede incluso leer los latidos del corazón a través de capas de ropa.

El proceso de identificación de una persona a distancia se denomina teledetección cardíaca y sus defensores afirman que se trata de un proceso más efectivo que el realizado con otros medios. Efectivamente, el reconocimiento facial puede ser contrarrestado usando gafas de sol u otro medio que rompa el perfil facial de la persona. El análisis de la marcha, o la identificación de alguien a través de su perfil físico mientras camina, podría ser obstaculizado por quien sepa que está siendo monitoreado, cambiando su forma de andar. Pero es muy difícil, si no imposible, modificar su propio y único ritmo cardíaco.

La detección cardíaca no es perfecta, ya que requiere 30 segundos de contacto láser para una lectura con precisión, pero es muy difícil, si no imposible, modificar el ritmo cardíaco propio. También requiere que el sujeto esté sentado o de pie. Pero tiene un 95 por ciento de éxito, y el Pentágono cree que podría lograrse a distancias superiores a los 200 metros actuales. También requiere que el sujeto esté sentado o de pie. Pero tiene un 95 por ciento de éxito, y el Pentágono cree que podría lograrse a distancias superiores a las 200 yardas actuales. En última instancia, parece probable que las tropas utilicen múltiples métodos de detección, de forma que cada uno cubra las debilidades de los otros, para lograr identificaciones positivas en el campo.

Fte. Popular Mechanics 

Compártelo en las redes sociales