Tecnologías

Tecnologías

¿Es ético dopar a los soldados para que combatan mejor?

Los militares usan constantemente la tecnología para construir mejores barcos, aviones de guerra, armas y armaduras. ¿No deberían también usar drogas para construir mejores soldados?

Los soldados han tomado drogas desde hace mucho tiempo para ayudarse a luchar. Anfetaminas como la Dexedrina se distribuyeron ampliamente a fuerzas estadounidenses, alemanas, británicas y de otro tipo durante la Segunda Guerra Mundial y a los de Estados Unidos en Corea, Vietnam, Kuwait, Irak y Afganistán. En 1991, el jefe de la Fuerza Aérea detuvo la práctica porque, en sus palabras, “los caballeros Jedi no los necesitan”. Pero la prohibición duró sólo cinco años. DARPA, una agencia que realiza investigaciones de vanguardia para el Departamento de Defensa de Estados Unidos, está tratando de hacer que los soldados sean “a prueba de muerte” mediante el desarrollo de pastillas y sustancias súper nutritivas para hacerlos más inteligentes y fuertes. Se están probando nuevos medicamentos que reducen la necesidad de dormir, como el modafinil. Los investigadores están estudiando incluso la posibilidad de modificar los genes de los soldados.

Como profesor de derecho de la salud y bioética, comencé a estudiar el uso de drogas para mejorar el rendimiento en los deportes, y pronto me interesé su uso para mejorar el rendimiento en el Ejército. La mayoría de la gente piensa que el dopaje en los deportes es un engaño dañino; ¿no debería ser así como se ve el dopaje en el combate? La respuesta, decidí, fue no: El dopaje en el deporte no produce ningún beneficio social significativo, pero el uso de drogas para mejorar el rendimiento en el Ejército podría salvar vidas y facilitar el cumplimiento de las misiones.

Pero las fuerzas armadas aún necesitan reglas sobre cómo se deben emplear las mejoras en el rendimiento.

¿Se puede ordenar a los soldados que tomen drogas de mejora? ¿Qué sucede si las drogas tienen efectos secundarios peligrosos? ¿Y si no ha habido mucha investigación sobre sus efectos a largo plazo? También es importante darse cuenta de que los riesgos de las drogas que mejoran el rendimiento no son sólo para los soldados que las consumen; en 2004, los pilotos en Afganistán que accidentalmente lanzaron una bomba que mató a cuatro soldados canadienses culparon de su error a las anfetaminas.

Por lo general, los soldados tienen que seguir órdenes, por lo que es importante que sus comandantes piensen cuidadosamente si el uso de estos medicamentos debe ser obligatorio o voluntario. Aplicando un conjunto de principios que desarrollé para guiar la toma de decisiones bioéticas en el ejército, los superiores deberían obligar a las tropas a usar drogas de mejora, sólo cuando las ventajas que proporciona su ingestión y la importancia de la misión superen los riesgos para el usuario. A los soldados de la Guerra del Golfo se les exigía que tomaran drogas que no habían sido aprobadas para el propósito para el que fueron dadas, que era tratar de proporcionar alguna protección en caso de que las fuerzas de Saddam Hussein recurrieran a la guerra química o biológica. El Congreso intervino y dijo que se podía ordenar a las tropas que tomaran drogas para tales propósitos, sólo si el Presidente lo autorizaba directamente o declaraba una emergencia nacional.

Los opositores al dopaje en el deporte sostienen que los atletas que ganan carreras por dopaje no deben ser recompensados. ¿Deberíamos adoptar la misma política en el Ejército? ¿Deben los soldados que actúan con valentía o que disparan con mayor precisión con la ayuda de las drogas obtener ascensos o medallas? Si los soldados reciben la orden de usar las drogas por sus comandantes, sugiero que la respuesta debería ser sí, ya que no parece justo castigarlos por hacer algo sobre lo que no tenían otra opción, especialmente si las drogas que se les ordenó usar podrían tener efectos secundarios graves.

¿Qué pasa si los soldados toman drogas que mejoran el rendimiento por su cuenta, o si usarlas es ilegal? Un estudio en 2014 reportó que el 67% de los miembros en servicio activo en todas las ramas de las fuerzas armadas tomaron suplementos dietéticos. En fuerzas especiales como los Navy SEALS, el porcentaje aumenta a más del 75%.

¿Y si estas sustancias realmente dieran a los usuarios un aumento de rendimiento? Las drogas dopantes más populares en los deportes son los esteroides anabólicos, que son sustancias controladas de la Lista III que sólo se pueden comprar legalmente con receta médica. En la mayoría de los estados no se pueden prescribir legalmente con fines de mejora.

Se podría pensar que los militares deberían hacer pruebas a los soldados para ver si estaban usando esteroides ilegalmente, al igual que los atletas se someten a pruebas en las Olimpiadas, pero actualmente no se les permite hacer pruebas aleatorias de drogas o “barridos unitarios” para detectar esteroides. En resumen, el jurado aún no ha decidido si los militares deben recompensar o castigar el éxito militar logrado con la ayuda de las drogas de autoayuda.

Una última preocupación es cuando las drogas que mejoran el rendimiento dan ventajas a las tropas sobre los civiles. Los soldados de las reservas, y los que sirven en las bases, pero residen con sus familias, tienen vidas tanto militares como civiles. ¿Y si compiten en competiciones deportivas o intelectuales con civiles? Una solución es exigirles que revelen que están tomando drogas de mejora, pero esto podría violar el secreto militar y ayudar a los enemigos a encontrar formas de combatir los efectos de las drogas.

Algunos comentaristas sostienen que los efectos de las drogas deben ser reversibles, pero los soldados pueden considerar las ventajas que obtienen de las drogas como uno de los beneficios de estar en el servicio; incluso podría ser un incentivo para el reclutamiento, como la perspectiva de ser entrenados en una habilidad que les permita conseguir un buen trabajo civil más adelante.

El uso adecuado de drogas que mejoran el rendimiento en el ejército podría acortar las guerras y salvar vidas. Pero con el desarrollo de medicamentos más potentes que aumentan la fuerza y la resistencia y reducen la necesidad de dormir y comer, los comandantes deben considerar cuidadosamente los riesgos para los soldados, así como los beneficios para ellos y su misión.

Fte. The Conversation

Compártelo en las redes sociales