Tecnologías

Tecnologías

Escribano, Indra y Leonardo crean una alianza para dotar al VCR 8×8 de su arma principal

De izquierda a derecha: almirante Bauzá (director de Trium-DRS), Ángel Escribano (consejero delegado de Escribano M&E), Manuel Escalante (director de defensa y seguridad de Indra) y Marco Busolli (director general de Leonardo Hispania)

Las compañías tecnológicas españolas Indra y Escribano Mechanical & Engineering, junto con Leonardo Hispania ‒la rama española de la corporación industrial italiana de defensa y aeroespacial Leonardo‒ han establecido una alianza estratégica para diseñar, desarrollar, fabricar, integrar y comercializar estaciones de armas por control remoto para vehículos de combate de ruedas o cadenas.

Juan Pons.

Con el foco puesto principalmente en el escenario europeo ‒en los 23 países implicados en el marco de la Cooperación Estructurada Permanente de la UE‒, pero a corto plazo en el mercado español, las tres compañías han creado un consorcio bautizado Trium Defense Remote Station, que goza de una participación accionarial igualitaria entre las tres partes y que ayer, 23 de enero, se presentó ante la comunidad de defensa nacional.

El presidente de la nueva Trium-DRS, el almirante retirado Bartolomé Bauzá, explicó ante un auditorio integrado por directivos de la industria de defensa y altos cargos de las Fuerzas Armadas españolas que la finalidad del acuerdo alcanzado es “aportar un nicho de capacidades que hasta ahora solo estaba cubierto por países no pertenecientes a la Unión Europea”.

Ante el embajador de Italia, Stefano Sannino, el Jefe del Estado Mayor Conjunto, almirante Javier Gonzalez-Huix, y el Jefe del Mando de Apoyo Logístico del Ejército de Tierra, teniente general Ramón Pardo de Santayana, Bauzá ha resumido que Trium-DRS nace con la vocación “de acercar la solución a las necesidades de los clientes”.

El director general de Leonardo Hispania, Marco Busolli, puso el acento en que  la casa matriz italiana Leonardo ya ha transferido a su filial española las competencias suficientes para que pueda desarrollar sus plenas capacidades en el mercado español, dotándose de subcontratistas y suministradores nacionales.

Ángel Escribano, consejero delegado de Escribano M&E, recalcó la importancia que para su empresa tiene colaborar con Indra y con Leonardo, ya que es “el proyecto de nuestra vida en el sentido profesional”. Con Cerberus, la compañía con sede en Alcalá de Henares pretende crear un producto “netamente europeo” que ofrezca una solución “a las demandas internacionales que hasta el momento no están cubiertas”.

Manuel Escalante, director de defensa y seguridad de Indra, aseguró que Trium-DRS es una iniciativa que se pone en marcha porque sistemas como Cerberus son “cada vez más demandados para armar a los vehículos de combate 8×8 y 6×6”. Se trata de un proyecto que mira a Europa y no solo a España, puesto que “el mercado doméstico ya no son los países sino el conjunto de la Unión Europea”, precisó Escalante.

La primera propuesta de Trium-DRS es el sistema de armas Cerberus, una torre de 2,5 toneladas de giro estabilizado y concebida para ser instalada sobre un vehículo de combate, con el objetivo puesto en el Vehículo de Combate sobre Ruedas 8×8 (VCR 8×8) en fase de desarrollo en el seno del ministerio de Defensa y cuyo primer contrato por 348 unidades se espera para finales del presente año.

La característica principal de Cerberus es que está desarrollada para ser accionada por control remoto. Su armamento principal es un cañón Mk 44 ATK de 30 mm., una ametralladora coaxial MG3 de 7,62 mm. y la posibilidad de un lanzador doble de misiles contracarro. La alimentación de las armas de fuego se realiza mediante carga automática, para lo que dispone de 200 disparos de 30 mm. y otros 500 de 7,62.

Cuenta con un subsistema de mando y control duplicado e intercambiable con joystick tipo “yoke system”, monitor LCD de 12”, un entrenador y un avanzado interfaz hombre –máquina. Incorpora telémetro, cámaras de localización de objetivos tanto diurnos como nocturnos, calculador balístico, y equipo de reducción de la firma radar.

La gran mayoría de sus subsistemas y equipamientos “se fabricarán en España”, bien en las instalaciones de Indra en Aranjuez (Madrid), en las de Leonardo en Valencia o en la nueva factoría que Escribano va a inaugurar en breve plazo en Alcalá de Henares (Madrid), donde se ensamblará el sistema de armas completo. Una compañía que ya suministra equipos es la eslovaca Spinea, dedicada a desarrollar productos tecnológicos de alta precisión.

El próximo mes de febrero está previsto que se desarrollen ejercicios de fuego real en el Campo Nacional de Maniobras de San Gregorio o en el campo de tiro del INTA en Torrejón , una vez superadas las primeras pruebas de fuego practicadas en el Instituto Tecnológico de La Marañosa.

 

 

Compártelo en las redes sociales