Tecnologías

Tecnologías

Fincantieri puede volver a pujar para construir barcos para la Royal Navy

Representación artística de un diseño inicial del buque de apoyo sólido de la flota, que podría cambiar. (Ministerio de Defensa británico)

El constructor naval italiano Fincantieri está reconsiderando su decisión de abandonar el proceso de licitación para construir hasta tres buques logísticos para la Royal Navy, según una fuente de la industria en Roma.

La última revisión de la compañía se produce, después de que el equipo del Ministerio de Defensa que dirige el concurso, revisara los términos y condiciones del acuerdo propuesto.

Fincantieri interrumpió hace varias semanas los trabajos de construcción de los buques, conocidos por los británicos como buques de apoyo a la flota. Sin embargo, los ejecutivos de los astilleros están pendientes de nuevo, para ver si los recientes movimientos de la Defence Equipment and Support del Ministerio de Defensa para refinar los términos del acuerdo podrían reabrir la puerta a una licitación, dijo una fuente de la industria italiana.

Fincantieri, uno de los principales constructores navales y civiles de Europa, fue una de las cinco empresas invitadas el año pasado por el Ministerio de Defensa británico a presentar una oferta para construir los buques de suministro logístico.

También fueron invitados Navantia de España, Japan Marine United Corp, Daewoo Shipbuilding and Marine Engineering de Corea del Sur y un consorcio nacional, formado por Babcock International, BAE Systems, Cammell Laird y Rolls-Royce, conocido como Team UK.

“Fincantieri se retiró, pero el Ministerio de Defensa le pidió a la firma que considerara los nuevos términos y condiciones hace dos semanas. Esas condiciones están siendo evaluadas ahora”, dijo la fuente.

“Fincantieri se retiró originalmente porque el Reino Unido quería una propuesta basada en un nuevo diseño, lo que implica gran cantidad de trabajo y gran inversión, y no había fondos del Ministerio de Defensa para ello”, añadió la fuente. “Además, el concurso parecía hecha a medida para el consorcio del Reino Unido.” Fincantieri se negó a hacer comentarios.

El órgano Defence Equipment and Support (DE&S) confirmó que, recientemente cambió los términos y condiciones del acuerdo propuesto, pero dijo que era una práctica normal refinar los aspectos comerciales y técnicos del requisito y que la operación no estaba relacionada con ninguna retirada.

“No es inusual hacer revisiones a los términos durante la fase de licitación y estas revisiones no se han hecho en reacción a la retirada de una empresa”, dijo un portavoz del Ministerio de Defensa. “Los términos y condiciones del concurso Fleet Solid Support siguen sujetos a revisión hasta que solicitemos las ‘mejores y más definitivas ofertas’ de la industria.”

A principios de este año, la DE&S descartó una licitación para construir cinco fragatas Tipo 31e, después de no haber logrado atraer a los licitadores debido a las preocupaciones sobre los términos y condiciones exigidos por el Ministerio de Defensa. DE&S revisó los términos y reinició el proceso de licitación.

La DE&S se negó a proporcionar detalles sobre la naturaleza de los cambios en los términos y condiciones de los buques logísticos.

Informes recientes de los medios de comunicación dijeron que Daewoo también se había retirado. El Ministro británico de Compras de Defensa, Stuart Andrew, confirmó la semana pasada la retirada de Italia, pero se negó a hacer ningún anuncio sobre la posición de Daewoo.

El concurso para construir los buques logísticos ha provocado controversia en el Reino Unido sobre si el contrato debería haber sido adjudicado a una empresa británica en lugar de abrir la licitación a la competencia internacional.

El Ministerio de Defensa afirma que los buques logísticos no son buques militares y, por lo tanto, está obligado por las normas de la Unión Europea a abrir la licitación a nivel internacional. Los políticos no están de acuerdo con ese razonamiento, y un miembro del Parlamento calificó esa posición de “patentemente absurda”. Algunos políticos quieren que el Ministerio de Defensa otorgue el acuerdo localmente para ayudar a sostener la industria nacional.

Las ofertas se presentarán a la DE&S en julio y se anunciará el ganador el año que viene. Gran Bretaña quiere adquirir dos buques logísticos con una opción para un tercero. El acuerdo podría tener un valor de hasta 1.000 millones de libras esterlinas (1.300 millones de dólares estadounidenses).

El primer buque debe entrar en servicio en 2026.

Los buques, que serán operados por la Royal Fleet Auxiliary, están destinados principalmente a apoyar al nuevo portaaviones de clase Reina Elizabete de la Royal Navy.

Fte. Defense News

Compártelo en las redes sociales