Tecnologías

Tecnologías

Francia bota el primer submarino de ataque nuclear de la clase Barracuda

Submarino de ataque nuclear Suffren de la clase Barracuda

El constructor naval francés Naval Group botó el día 12 de julio el submarino de ataque nuclear Suffren, bajo la mirada del presidente Emmanuel Macron.

Se espera que la compañía entregue el barco a la Armada Francesa a principios del próximo año, para realizar pruebas de mar durante el año 2020. Industria y Gobierno reconocieron que el plazo es muy ajustado, pero confían en que se aprobarán todas las pruebas y trabajos de integración necesarios, antes de que el barco pueda ser aceptado por la Armada listo para el  servicio.

Naval Group anunció que el Suffren tenía un alto grado de sigilo y capacidad para disparar misiles de crucero de gran alcance. El director del programa de la empresa, Vincent Martinot-Lagarde, comparó la firma acústica del barco con el “sonido del océano” o con el ruido de las gambas.

Francia tiene previsto adquirir seis ejemplares de esta clase, bautizados como Duguay-Trouin, Tourville, De Grasse, Rubis y Casabianca. Todos los buques se encuentran en diversas etapas de producción en las instalaciones del Grupo Naval en la ciudad costera de Normandía, dijeron los ejecutivos. Se espera que su vida útil concluya en la década de 2060.

El programa asciende a 9.100 millones de euros (10.200 millones de dólares), sin incluir el mantenimiento. El compromiso de financiación para toda la clase se refleja en la ley de programación militar de seis años que abarca de 2019 a 2025. El contrato de precio fijo incluye todos los costes relacionados con la adquisición, lo que significa que el Grupo Naval está en riesgo de exceso de costes, según Francois Pintart, director de operaciones de la Direction Générale de l’Armement, órgano de adquisiciones de la Armada francesa.

Macron recorrió el interior del barco con ejecutivos de la empresa y la ministra francesa de Defensa, Florence Parly, y posteriormente accionó la palanca de lanzamiento ceremonial, junto a dos trabajadores de la planta y dos miembros de la tripulación del barco.

El presidente calificó al lanzamiento del Suffren como un evento clave para la modernización de la Flota francesa. “Están construyendo la independencia de Francia”, dijo a los trabajadores de la planta. “Es nuestra condición de gran potencia mundial.”

Macron se comprometió a mantener los presupuestos militares futuros lo suficientemente altos para financiar proyectos de modernización de proyectos de los demás ejércitos, como el programa Scorpion del Ejército de Tierra, la modernización de los cazas Rafale de la Fuerza Aérea y, más tarde, el Sistema Aéreo de Combate del Futuro (Future Combat Air System).

Aunque los Suffren y sus buques gemelos no llevarán armas nucleares, los responsables consideran que estos buques son una parte importante de la disuasión atómica francesa, ya que una de las principales misiones de los Barracuda, será la protección de los grandes submarinos balísticos nucleares que se esconden en los océanos.

Según el comandante Vincent Vacqué, oficial del programa Barracuda de la Armada, cada submarino nuclear, de los que Francia dispone de cuatro, llevará emparejado “uno o dos” de los nuevos submarinos de ataque. Además, están destinados a proteger formaciones navales clave en operaciones, en particular al portaaviones francés Charles de Gaulle.

El tercer puesto en su lista de misiones es una amplia categoría, que abarca desde la obtención de información, hasta el transporte secreto de equipos de buzos de combate a sus lugares de destino. Para ello, el contrato del Grupo Naval incluye la entrega de dos de los denominados abrigos de cubierta seca, que pueden instalarse en los submarinos para el transporte equipos de las fuerzas especiales o, posiblemente, vehículos submarinos no tripulados para su lanzamiento en el agua.

Cuando se le preguntó acerca de la importante misión que se espera cumplan los seis Barracudas, Vacqué dijo que la mejor relación entre el tiempo de inactividad de mantenimiento y la disponibilidad operativa de la clase haría que la carga de trabajo fuera factible. “Por supuesto que me gustaría tener más, pero seis es suficiente para la Armada”, dijo.

El Comandante de la Armada francesa, Almirante Christophe Prazuck, elogió las capacidades de combate del nuevo submarino, refiriéndose a él como un “bebé” en ciernes. “Esto no es sólo un submarino de patrulla”, dijo. “Es un cazador.”

Los submarinos de clase Barracuda podrán permanecer en el mar durante 70 días seguidos, en comparación con los 45 días de los de la clase Rubis a los que sustituirán, según el Grupo Naval. Aunque la fecha exacta para la carga del combustible del reactor nuclear por parte de Suffren es clasificada, se espera que se haga después del verano.

Fte. Defense News 

Compártelo en las redes sociales