Tecnologías

Tecnologías

¿Furtivo? Un fabricante alemán de radares afirma haber rastreado al avión F-35 en 2018

Imagen de situación aérea proporcionada por el sistema pasivo de seguimiento por radar de Hensoldt, que cubre el espacio aéreo del sur de Alemania

Esta historia es una instantánea en el juego del gato y el ratón: entre los aviones de combate diseñados para ser indetectables por el radar y los fabricantes de sensores que buscan deshacer esa ventaja. En el caso del F-35, la promesa de invisibilidad al radar es tan grande que ha afectado a gran parte de la doctrina de empleo del avión, dando un aire de invencibilidad: el enemigo nunca se ve venir.

Pero los saltos tecnológicos no duran mucho tiempo, y se sabe que Rusia y China están trabajando en tecnologías destinadas a eliminar lo que sea, que los países de la OTAN hayan tratado de construir.

Ahora, el fabricante de radares alemán Hensoldt afirma haber rastreado dos F-35 durante 150 kilómetros tras el Salón Aeronáutico de Berlín 2018 en Alemania, a finales de abril de ese año. El sistema de radar pasivo de la compañía, llamado TwInvis, no es más que una de las nuevas generaciones de sensores y procesadores tan sensibles y potentes que promete encontrar actividades antes indetectables en un espacio aéreo determinado.

Lo que sucedió en Berlín fue la rara oportunidad de someter a la aeronave, características de diseño sigiloso, recubrimiento especial y todo eso, a una prueba en la vida real para ver si la promesa de baja observabilidad sigue siendo cierta.

Las historias sobre el duelo entre el F-35 y el TwInvis habían aparecido en los medios de comunicación, desde que Hensoldt se instaló en la pista del aeropuerto Schönefeld de Berlín, con un sensor calibrado para seguir todas las demostraciones de vuelo de los distintos aviones en la línea de vuelo. Los informes de los medios de comunicación han anunciado que el sistema, que viene empacado en una camioneta o camioneta y cuenta con una antena plegable, puede cambiar el juego en defensa aérea.

Al mismo tiempo, el fabricante de F-35, Lockheed Martin, todavía está en la carrera para reemplazar la flota Tornado alemana, una oportunidad estratégicamente importante para vender los F-35 a un estado miembro clave de la Unión Europea. La empresa instaló un gran chalet en la feria aérea, trayendo folletos y sombreros que representaban el avión junto con una bandera alemana.

La hora del espectáculo en Schönefeld

Las piezas de la publicidad más convincentes para Hensoldt eran dos F-35 que llegaron en avión desde la base Luke de la Fuerza Aérea de Arizona. El viaje transatlántico marcó el vuelo sin escalas más largo de los jets, con más de 11 horas, dijeron las autoridades en ese momento.

Pero ni Lockheed ni la Fuerza Aérea de Estados Unidos volaron los aviones durante el show para que ni sus ingenieros, ni nadie que pasara por el stand de la compañía, pudieran ver si la aeronave producía un rastro de radar en una pantalla gigante como la de los otros aviones.

Los reporteros nunca recibieron una respuesta directa sobre por qué los F-35 se quedaron en tierra. Una explicación fue que no había un programa de demostración aérea aprobado para la aeronave que se ajustara a las limitaciones de espacio aéreo de la exposición de Berlín.

Independientemente de la razón, sin el vuelo del F-35, las empresas no pudieron probar sus tecnologías en el caso más ilustrativo de los test. Los equipos de radar pasivos calculan una imagen aérea leyendo cómo las señales de comunicaciones civiles rebotan en los objetos transportados por el aire. La técnica funciona con cualquier tipo de señal presente en el espacio aéreo, incluidas las emisiones de radio o televisión, así como las emisiones de las estaciones de telefonía móvil. La tecnología puede ser eficaz contra los diseños de aviones sigilosos, que están destinados a romper y absorber las señales de los emisores de radar tradicionales para que nada se refleje en los sensores de las estaciones terrestres, dejando efectivamente a los operadores de radares defensivos en la oscuridad.

Como no hay emisores, el radar pasivo es invisible, lo que significa que los pilotos que entran en un área monitoreada no saben que están siendo rastreados.

Hay limitaciones en la tecnología. Por un lado, depende de la existencia de señales de radio, lo que puede no ser una realidad en zonas remotas del planeta. Además, la tecnología todavía no es lo suficientemente precisa para guiar los misiles, aunque podría utilizarse para enviar armas guidas por infrarrojos a las proximidades de un objetivo.

Hensoldt dijo que varias estaciones de radio transmiten en el área, especialmente un grupo de fuertes emisores polacos de FM que transmiten en profundidad a Alemania, mejoraron la calibración de TwInvis durante el programa de Berlín. La frontera está a unos 70 kilómetros del aeropuerto de Schönefeld.

Durante una demostración del sistema realizada por Hensoldt en la exposición, los ingenieros de la empresa se reunieron alrededor de una gran pantalla TwInvis que mostraba la pista de un Eurofighter realizando un estruendoso espectáculo aéreo en las cercanías. Pero el preciado objetivo de la oportunidad, los dos F-35, permanecieron sentados en la pista.

Al terminar el evento, Hensoldt vigiló de cerca cualquier movimiento de los F-35 fuertemente custodiados en el aeródromo. A medida que los expositores comenzaban a despejarse, parecía que se perdería la oportunidad de coger los aviones durante su inevitable partida de vuelta a casa.

Pero en el caso de Hensoldt, alguien tuvo la idea de instalar TwInvis en las afueras del aeropuerto, en una granja de caballos cercana.

Acampados entre equinos, los ingenieros recibieron noticias de la torre de Schönefeld sobre el momento en que los F-35 iban a despegar. Una vez que los aviones estuvieron en el aire, la compañía dice que comenzó a rastrearlos y a recolectar datos, usando señales de los transpondedores ADS-B de los aviones para correlacionar las lecturas de los sensores pasivos.

Una portavoz de la F-35 Joint Program Office dijo que no pudo comentar a tiempo para la prensa sobre la afirmación de Hensoldt de haber rastreado el avión en Berlín o sobre la vulnerabilidad general del avión al radar pasivo.

Hay varias granjas de caballos y ponis en las cercanías del aeropuerto de Schönefeld, que ofrecen de todo, desde clases de equitación hasta campamentos de verano para niños con temas de caballos. Una mujer que contestaba el teléfono en el negocio más cercano al aeródromo, “Keidel Ranch”, un par de kilómetros al oeste, confirmó a Defense News que “alguien” del Salón Aeronáutico de Berlín había aparecido y se había quedado durante “dos o tres días”.

Hensoldt dijo anteriormente que su detección de radares pasivos funciona, independientemente de si el avión en cuestión tiene instalados reflectores de radar (las llamadas lentes de Luneburg). Esas característicos – pequeñas pomos en las raíces de las alas del F-35 que se pueden ver en las fotos publicadas por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos con motivo del viaje a Berlín.

Los reflectores se montan a menudo en los aviones furtivos para hacerlos visibles a las autoridades locales de tráfico en misiones amistosas, como las apariciones en espectáculos aéreos. Crean artificialmente una sección transversal de radar en las bandas de frecuencia en las que operan los radares de separación del espacio aéreo, de modo que los sistemas tradicionales de radar de defensa sepan a qué se enfrentan.

Según una fuente cercana al programa, las lentes de Luneburg montadas en los F-35 que partían harían seguro que los jets pudieran ser rastreados, lo que sugiere que la situación sería diferente sin los reflectores instalados.

“Cuando el F-35 no está volando en misiones operativas que requieren sigilo – por ejemplo, en exposiciones aéreas, vuelos de transbordadores o entrenamiento – se aseguran de que los controladores de tráfico aéreo y otros puedan rastrear sus vuelos para gestionar la seguridad en el espacio aéreo”, escribió Michael Friedman, portavoz de Lockheed, en una declaración para Defense News. “La Fuerza Aérea puede responder mejor a las preguntas relacionadas con su participación de los F-35 en el Salón Aeronáutico de Berlín.”

Hensoldt argumenta que la detección de radares pasivos funciona en un espectro diferente, por lo que la presencia (o ausencia) de reflectores es irrelevante. En términos simples, el radar pasivo sigue toda la forma física de los aviones, en lugar de ser activado por características más pequeñas y angulares en el cuerpo de un jet.

Hablando de furtividad

Cualquiera que sea la afirmación de Hensoldt, el Ejército alemán ha adoptado el radar pasivo como una tecnología emergente clave para las capacidades futuras, incluida la defensa aérea. A principios de este año, la Fuerza Aérea alemana estaba en proceso de iniciar un proceso de adquisición para la detección pasiva, reportó Defense News.

Este paso se produjo después de que el Ministerio de Defensa patrocinara una “campaña de medición” de una semana de duración en el sur de Alemania el pasado otoño con el objetivo de visualizar el tráfico aéreo de toda la región a través de TwInvis.

También cabe destacar que en el año y medio que siguió a la feria aérea, el énfasis en las características de ocultación del programa del Sistema Aéreo de Combate del Futuro franco-alemán-español, destinado a ser el avión de combate de próxima generación de Europa, se reorientó.

Los equipos de la industria involucrados en el programa convergieron cada vez más en torno a la idea de que el sigilo, tal como lo conocemos, había perdido su brillo. Estos rumores circulaban en medios de la defensa alemana, acerca de cómo Hensoldt aparentemente se las había arreglado para iluminar el avión estadounidense en la pantalla del radar.

(Valerie Insinna, de Washington, ha colaborado en la elaboración de este informe).

Fte. C4ISRNET 

Compártelo en las redes sociales