Tecnologías

Tecnologías

General Atomics considera que ha puesto un pie en Europa

El fabricante de aviones estadounidenses, General Atomics, busca hacerse un hueco en el mercado europeo con la promesa de una integración sin problemas de sus aviones militares en el espacio aéreo civil.

La compañía considera al Reino Unido, con su programa Protector de unas 20 aeronaves planificadas, como el cliente de lanzamiento del MQ-9B SkyGuardian, sucesor del Reaper. Los aviones no tripulados de media altitud y larga duración (MALE) tienen características de seguridad, que los ejecutivos del Salón Aeronáutico de París de este año dijeron que permitirán una certificación de tipo militar, por parte de las autoridades británicas en el verano de 2023, el último paso para permitir que el avión teledirigido vuele rutinariamente junto con el tráfico aéreo civil.

Bélgica también ha obtenido la aprobación de Estados Unidos para comprar cuatro de los aviones, con un set de detección y evitación de colisiones en el aire, que puede alertar al sistema cuando su trayectoria de vuelo corre el riesgo de chocar con otra aeronave, según un anuncio del 26 de marzo de la Agencia de Cooperación para la Seguridad de la Defensa del Pentágono. Esa tecnología, junto con gran cantidad de tecnologías para operaciones seguras, que han sido durante mucho tiempo estándar en la aviación tripulada, todavía se considera algo así como un santo grial en el negocio de los aviones teledirigidos.

Con la expectativa de que las aeronaves no tripuladas se adentren más en la vida militar y civil en los próximos años, los fabricantes de ambos lados del Atlántico han estado trabajando febrilmente para construir sus productos teniendo en cuenta las certificaciones de seguridad necesarias.

El discurso de ventas de General Atomics es quizás indicativo de una industria, en la que el potencial para la integración del espacio aéreo está tomando la misma importancia que las capacidades de reconocimiento y de combate.

Se puede esperar que la compañía americana “pise los callos” de los fabricantes en Europa, donde los vendedores están dando forma al cambiante panorama regulatorio de la Unión Europea y de los estados miembros, para asegurar el cumplimiento de todos los requisitos de seguridad esperados.

“Creemos que deberíamos estar allí los primeros”, dijo el presidente de General Atomics, David Alexander, a los periodistas en una sesión informativa durante la exposición aérea. Ser el primero con un avión teledirigido certificado, señaló, también abriría un vasto potencial en el mercado comercial.

Pero las preguntas permanecen. Lo más importante, dijeron los expertos en la materia, es que no está claro si las autoridades europeas respetarán cualquier progreso en las certificaciones de seguridad que el MQ-9B haya hecho a los ojos de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos.

La empresa dijo a Defense News que, intentan mantener el pulso de los procesos de formulación de políticas relevantes en el continente, poniéndolos en las mismas mesas que los proveedores de la industria europea, como Airbus, Hensoldt o Leonardo.

La empresa estadounidense trabajó recientemente con el Royal Netherlands Aerospace Center para simular un SkyGuardian volando en el espacio aéreo europeo.

“Durante las primeras simulaciones realizadas en mayo, sometimos a los controladores de tráfico aéreo a muchos procedimientos de contingencia, que van desde el fallo del motor hasta la pérdida de enlace entre el piloto y la aeronave pilotada a distancia”, dijo Emmanuel Sunil, gerente de proyecto de la NLR, en una declaración del 18 de junio del centro de investigación.

“Los resultados indican que los nuevos procedimientos que estamos desarrollando harán posible que MALE RPA vuele de forma segura y eficiente en el espacio aéreo civil europeo junto con el resto del tráfico aéreo tripulado”.

Fte. Defense News 

Compártelo en las redes sociales