Tecnologías

Tecnologías

Japón abre el camino a sus primeros portaaviones en 70 años

Japón ha despejado el camino para comprar la versión de despegue vertical y aterrizaje del F-35 Joint Strike Fighter, mientras que está estudiando la posibilidad de basarlas en los llamados portahelicópteros. El resultado sería el primer portaaviones de ala fija de Japón desde la Segunda Guerra Mundial.

El informe de Nippon News Network dice que Japón ha finalizado sus planes de compra de 40 aviones de combate F-35B Joint Strike Fighters. A diferencia de sus hermanos, el F-35B es capaz de despegar y aterrizar verticalmente girando su tobera de escape noventa grados hacia abajo. Esto le permite despegar de buques no equipados con sistemas de lanzamiento de vapor o catapultas electromagnéticas. Japón ya ha acordado comprar 42 aviones de combate F-35A, la misma versión utilizada por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, con entregas en curso.

Durante décadas, la Fuerza de Autodefensa Marítima del Japón ha ido preparando poco a poco el terreno para la introducción de portaaviones. La Armada japonesa ha construido una serie de barcos con capacidades de aviación, llamándolos buques de desembarco, buques tanque o destructores de helicópteros. Esto culminó en el lanzamiento del JS Izumo en 2013. Un “destructor de helicópteros”, Izumo y su barco hermano Kaga miden 813 pies de largo y 19.500 toneladas. Cada uno tiene una cubierta de vuelo  y elevadores de aviación diseñados para elevar y bajar aeronaves desde un espacioso hangar interno. Los dos barcos fueron diseñados con la posibilidad de operar el F-35B en algún momento en el futuro.

Japón planea usar los barcos para aumentar la cobertura de defensa aérea de las islas Ryukyu y Senkaku del sur. Las dos cadenas de islas se encuentran en el extremo más alejado del territorio japonés, donde están cubiertas por una sola, posiblemente dos más, bases aéreas de reabastecimiento de combustible. Al mismo tiempo, China está intensificando los vuelos y los tránsitos marítimos de los buques de guerra que atraviesan la zona, en particular las Islas Senkaku (que reivindica y llama las Islas Diaoyu) y el Estrecho de Miyako. El despliegue de un portaaviones en la zona aumentará la capacidad del Japón para patrullar su espacio aéreo.

El Gobierno japonés está estudiando actualmente qué se necesitaría para reacondicionar los barcos de la clase Izumo para llevar aviones de combate F-35B. Actualmente, los dos barcos sólo son capaces de lanzar y recuperar helicópteros.

Izumo y Kaga necesitarán mayor capacidad de manipulación de la aviación, incluido el almacenamiento de combustible, de armas, y el ALIS logistics computer system.

El sistema de armas de defensa inmediata Phalanx de fabricación americana situado en la proa de ambos barcos deberá ser movido a una posición en la que esté fuera del alcance de las operaciones de vuelo, manteniendo al mismo tiempo un arco de fuego adecuado para defender el barco. En su lugar, Japón podría añadir una rampa de esquí similar a la de los portaaviones británicos HMS Queen Elizabeth y Prince of Wales, permitiendo así a los F-35B despegar con cargas más pesadas de combustible y armas.

Una de las principales mejoras que requerirán los barcos será un recubrimiento termorresistente de la cubierta de vuelo de aviación, ya que actualmente, los dos buques cuentan con una cubierta de vuelo tradicional, diseñada para proporcionar una superficie antideslizante y resistente a la intemperie para el lanzamiento y recuperación de helicópteros. El F-35B, sin embargo, somete a las cubiertas de vuelo a un intenso calentamiento cuando la tobera de escape del motor gira hacia abajo durante los despegues y aterrizajes, literalmente quemando la superficie del barco. La Armada de Estados Unidos ha aplicado gradualmente estos revestimientos a los buques de asalto anfibios más antiguos de clase Wasp como paso previo al despliegue en ellos de los F-35Bs del Cuerpo de Marines.

El desarrollo de portaaviones es una desviación importante de la política militar japonesa de la posguerra. Después de la Segunda Guerra Mundial, Japón abandonó la guerra como instrumento de política nacional, desarrollando “fuerzas de autodefensa” terrestres, aéreas y marítimas para la defensa del país. Además, Tokio prohibió las fuerzas armadas orientadas a la ofensiva, como los misiles de largo alcance, infantería de marina, bombarderos y portaaviones. A medida que el Ejército chino continúa su modernización, Japón ha justificado cada vez más la adquisición de fuerzas “ofensivas”, como los marines, siempre y cuando se utilicen con fines defensivos.

Japón todavía tiene un largo camino por recorrer antes de que su nueva fuerza de portaviones esté operativa. Todavía tiene que ordenar los F-35B, adiestrar a los pilotos y establecer una base para ellos. Japón se apoyará fuertemente en los marines de Estados Unidos para aprender a operar aeronaves desde barcos en el mar. (Por su parte, la orden de Japón hará felices a los Marines americanos, ya que debería significar al menos una ligera disminución en el costo de sus propios F-35B). Si todo va razonablemente bien, el primer portaviones debería estar operativo en un plazo de cinco o seis años, o en algún momento hacia 2025.

Fte. Popular Mechanics 

Compártelo en las redes sociales


Los comentarios están cerrados.