Industria

Industria

La disputa entre Italia y Francia desestabiliza su cooperación de la industria naval

Una serie de disputas diplomáticas entre Francia e Italia, que culminan con el intercambio de insultos entre los líderes, están poniendo en duda la cooperación de la industria naval entre los países.

Los movimientos del Grupo Naval de Francia y del Fincantieri de Italia para integrar su trabajo en los astilleros han coincidido con un crescendo de hostilidad entre Roma y París tras la elección el año pasado del primer gobierno populista de Italia.

El Viceprimer Ministro italiano Matteo Salvini y el Presidente francés Emmanuel Macron han discutido sobre quién debe asumir la responsabilidad de los inmigrantes que llegan a Europa desde África, y el mes pasado Salvini calificó a Macron de “terrible” presidente que merecía ser destituido del cargo. El segundo Viceprimer Ministro de Italia, Luigi Di Maio, que dirige el partido antiestatalista Five Star, ha apoyado abiertamente a los llamados manifestantes de Yellow Vest que se han amotinado en las calles de Francia en protesta contra el Gobierno de Macron y su política.

Cuando se le preguntó sobre los ataques verbales desde Roma el 27 de enero, Macron respondió: “Italia es un gran pueblo; el pueblo italiano es nuestro amigo y merece líderes dignos de su historia.”

Detrás de la disputa está el nuevo nacionalismo del Gobierno italiano, que lo ha puesto en pugna con la Unión Europea y Macron, a quien Roma considera un político proglobalización. Se espera que la disputa aumente a medida que los dos partidos gobernantes de Italia -el partido de cinco estrellas y el de la Liga de Salvini- entren en la campaña electoral antes de las elecciones parlamentarias europeas de mayo.

Problemas en el muelle

Los analistas temen que la colaboración entre los países en la industria de la defensa tenga consecuencias, lo que comienza con la ya bien establecida empresa conjunta de satélites y espacio entre el italiano Leonardo y el francés Thales.

Pero la principal preocupación es el acuerdo naval, que se firmó el pasado mes de octubre, en virtud del cual Fincantieri y el Grupo Naval crearon una empresa conjunta al 50% para construir y exportar buques de guerra.

El CEO de Fincantieri, Giuseppe Bono, dijo que espera que el acuerdo sea el comienzo de una colaboración más amplia.

Al hablar en el lanzamiento de la novena fragata del FREMM en Italia el 26 de enero, Bono minimizó las fricciones con Francia, diciendo a los periodistas: “Somos parte de la misma Alianza, tenemos una historia común”, añadiendo que las tensiones diplomáticas “no influirán en el trabajo que estamos haciendo con el Grupo Naval”.

Pero un analista era menos optimista. “Es un acuerdo complicado, y a medida que se hace más complicado, los eventos externos se vuelven más influyentes”, dijo Jean Pierre Darnis, asesor científico del think tank del IAI de Roma.

“Si los ministros de los dos países no se reúnen, y estamos a la espera de la próxima reunión bilateral, los problemas no se resolverán”. Ahora mismo, la comunidad empresarial italo-francesa está muy preocupada”, añadió.

El acuerdo naval fue impulsado por un acuerdo anterior para que Fincantieri tomara el control de los astilleros franceses Chantiers de l’Atlantique. Ese acuerdo también estaba en el aire cuando Francia y Alemania remitieron el acuerdo a la Comisión Europea para su examen antimonopolio el mes pasado.

“Lo que ha ocurrido es muy grave, Francia y Alemania se han comportado mal. Pone en duda todos los acuerdos”, dijo el italiano Salvini.

Bono dijo que confiaba en que la UE no se opondría al acuerdo, dado que es “en interés de Europa”, haciéndose eco de las afirmaciones de que una industria europea de construcción naval consolidada permitiría la competencia, ya que podría competir con grandes actores fuera de Europa.

Pero la capacidad de Europa para consolidar la industria volvió a ponerse en duda en enero cuando Macron y la líder alemana Angela Merkel acordaron estrechar los lazos entre Alemania y Francia para evitar el desafío político en Europa de gobiernos populistas como Italia, Hungría y Polonia.

Una consecuencia, advirtió el analista italiano del IAI Michele Nones, fue que el acercamiento franco-alemán podría privar a Italia del acceso a la financiación de la industria de defensa proporcionada por el nuevo Fondo Europeo de Defensa.

Fte. Defense News 

Compártelo en las redes sociales