Tecnologías

Tecnologías

La modernización de la Armada rusa amenaza a la red de comunicaciones submarina

Submarino TK-208 Dmitry Donskoy

El Jefe del Estado Mayor de la Defensa británica, General de la Fuerza Aérea Stuart Peach, ha dicho que la vulnerabilidad de los cables submarinas a la acción rusa, supone una amenaza económica potencialmente “catastrófica”.

El alto oficial militar de Gran Bretaña advirtió que una Armada rusa modernizada representa una amenaza para las redes submarinas de cable de fibra óptica que transportan gran parte de las comunicaciones del mundo.

“Además de nuevos barcos de superficie y submarinos, Rusia continúa perfeccionando sus capacidades no convencionales y de guerra de la información. Por lo tanto, debemos continuar desarrollando nuestras fuerzas marítimas, junto con nuestros aliados, en consonancia con la modernización de la flota rusa “, dijo Peach, quien dejará su puesto como máximo comandante militar de Gran Bretaña el próximo año, para ser el Presidente del Comité Militar de la OTAN.

La petición de mayores recursos para combatir la creciente amenaza se produce dos semanas después de que Policy Exchange, un grupo de expertos de centroderecha británico, señalara la vulnerabilidad de las redes de cable submarinas en un informe sobre el tema.

Según Policy Exchange, el 97 por ciento de las comunicaciones globales y 10 billones de dólares en transacciones financieras diarias no se transmiten por satélite, sino por más de 545.000 millas de cables que descansan en las profundidades de los océanos.

Rishi Sunak, un parlamentario conservador y autor del informe, dijo que los cables están “inadecuadamente protegidos y son altamente vulnerables a los ataques en el mar y en tierra por parte de estados hostiles y terroristas”.

Gran Bretaña y la OTAN deben garantizar que sus recursos marítimos son los adecuados para lidiar con esta nueva amenaza a la seguridad, dijo Sunak, añadiendo que el Gobierno debería trabajar con empresas de comunicaciones privadas para instalar más “dark cables” como cables de respaldo, cables preparados para usar en circunstancias excepcionales, y mejorar su monitoreo en el mar.

En el informe, el almirante retirado de la Armada estadounidense James Stavridis, quien anteriormente fue Comandante Supremo aliado de la OTAN, dijo que los cables de internet podrían ser un blanco tentador para los rusos y otros.

“He visto la transición del Atlántico de ser un teatro caracterizado por la supremacía casi completa de la OTAN, a un espacio que Rusia está disputando activamente, a través de una resurgente doctrina naval. Si la relativa debilidad de la posición rusa hace poco probable un conflicto convencional con la OTAN, a cambio aumenta el atractivo de objetivos asimétricos, como los cables de fibra óptica. Debemos prepararnos para una mayor actividad híbrida marítima, no solo de Rusia, sino también de China e Irán”, dijo.

En 2015, los medios de comunicación de EE. UU. informaron de que miembros de la inteligencia y militares informaron de que los barcos y submarinos rusos estaban operando agresivamente cerca de cables submarinos en el Atlántico y en otros lugares.

Sin embargo, esto no es del todo un asunto unilateral: los rusos se hicieron eco de una operación montada por la US Navy en la década de 1970, cuando un submarino nuclear especialmente adaptado, el USN Halibut, pinchó durante meses los cables de comunicaciones soviéticos instalados en el mar de Ojotsk, al norte de Japón.

Fte.: Defense News

Compártelo en las redes sociales