Tecnologías

Tecnologías

La próxima frontera de las comunicaciones militares

La tecnología de las comunicaciones está evolucionando rápidamente, cambiando la forma en que se comunican las fuerzas militares, pero también creando nuevas amenazas. Andrew Tunnicliffe explora los nuevos desarrollos en las redes de comunicaciones militares y la tecnología.

El mercado mundial de las comunicaciones tácticas, que comprende las comunicaciones aéreas, navales, portátiles, vehiculares y estacionarias, experimentará un crecimiento sustancial en la próxima década. Según el análisis de mercado de GlobalData, a finales de 2028, el sector tendrá un valor de 151.000 millones de dólares en todo el mundo. Este crecimiento está impulsado en gran medida por la demanda de innovaciones portátiles, que representan más de un tercio del mercado (38%).

La modernización de los sistemas portátiles de comunicaciones, en particular, figura desde hace tiempo en las listas de objetivos de los ejércitos, que confían en la radio tradicional sobre el terreno. El Ejército de EE.UU., por ejemplo, ha estado buscando modernizar su infraestructura de comunicaciones tácticas durante más de 20 años, comenzando con el sistema de radio táctico conjunto (JTRS) en 1997.

“La idea básica era crear una familia de radios y formas de onda que pudieran modificarse descargando nuevo software, en lugar de reemplazar el costoso hardware”, escribió Loren Thompson, director ejecutivo de Source Associates y director de operaciones de la organización sin fines de lucro Lexington Institute para Forbes en 2018. “La reconfigurabilidad del software supuestamente permitiría a un mosaico de redes dispares comunicarse como si todo el mundo estuviera usando un iPhone, incluso en medio del combate.”

¿Y si todo el mundo usara un iPhone? La experiencia con los teléfonos inteligentes en el ejército ha demostrado que pueden poner en peligro la seguridad a través de funciones como los servicios de geolocalización, razón por la cual, según se informa, el Ejército de Estados Unidos ha prohibido a su personal el empleo de esos servicios en entornos operativos.

Los teléfonos inteligentes pueden plantear riesgos de seguridad significativos para un individuo, una unidad y, en última instancia, una operación en un entorno militar, pero no se han descartado por completo. Como escribió Thompson en Forbes, “cuando se trata de comunicarse en los campos de batalla del mañana… todos en el ejército parecen estar de acuerdo en lo que les gustaría”. Es un iPhone”.

Warfighter Information Network Tactical: The Tactical Network Backbone

Mientras que una futura red de comunicaciones de teléfonos inteligentes seguros en el campo de batalla puede estar fuera de alcance, el programa Warfighter Information Network Tactical (WIN-T) del Ejército de EE.UU. es la actual “columna vertebral de su red táctica”, de acuerdo con su fabricante, General Dynamics. Ofrece a los soldados comunicaciones seguras de voz y datos en el campo de batalla sin necesidad de infraestructura fija.

Desplegado por primera vez en Irak en 2004, el WIN-T significaba que los soldados “tenían una red de comunicaciones de voz y datos interoperable y de alta velocidad a nivel de batallón”, dice General Dynamics. Ofreció a los soldados la posibilidad de ver videos en tiempo real, ver un mapa topográfico de las fuerzas amigas, enviar mensajes de texto solicitando asistencia médica, solicitar digitalmente apoyo de artillería y acceder a aplicaciones de mando de la misión como el Puesto de Mando del Futuro y el Sistema Táctico de Información Terrestre.

Las aplicaciones significaban que los soldados podían personalizar lo que estaban empleando para lograr sus objetivos operativos. Utilizan funciones como Google Earth, y funciones de arrastrar y soltar para compartir datos con sus colegas en tierra y de vuelta al mando.

Integración de la 5G en la infraestructura de la Defensa

Mientras tanto, la introducción de las redes 5G se está acelerando, abriendo una nueva era de posibilidades – y amenazas – para las comunicaciones militares.

Al igual que las carreteras y los cielos del mundo, los canales de comunicación están cada vez más poblados. Aunque la 5G, la próxima generación de comunicaciones móviles destinada a abordar este problema tendrá mayor capacidad, también habrá mayor demanda.

Mientras que la 5G ofrece un potencial diferente a todo lo que existía antes en el ámbito militar, sin duda la mayor amenaza será la interferencia y la interceptación de señales. La radio portátil está llamada a ser la principal beneficiaria, con la ampliación y mejora del espectro 5G, que ofrece la posibilidad de comunicaciones incluso en los entornos más difíciles de alcanzar del mundo.

Sin embargo, con el aumento de la capacidad y la capacidad viene la prueba obvia: ¿será posible que los militares utilicen la red al máximo de su potencial dado el creciente apetito de datos del sector comercial? Eso está por verse.

La guerra de los datos

La batalla por la supremacía de los datos ya ha adquirido ritmo, con el South China Morning Post sugiriendo recientemente que el despliegue de la 5G podría revolucionar las comunicaciones militares, “aumentando los riesgos entre los que desarrollan la tecnología” y, en última instancia, cambiar el panorama de la guerra y la ciberseguridad.

Las recientes acciones legales emprendidas por los EE.UU. contra una de las mayores empresas tecnológicas y de comunicaciones móviles de China, Huawei, y la preocupación en Europa por la influencia de la empresa demuestran la creciente importancia de las comunicaciones en el clima actual cada vez más avanzado tecnológicamente.

Parece que, desde los días de la insurgencia iraquí y el conflicto de Afganistán, la atención de los militares del mundo y de quienes los dirigen está volviendo a la imagen más convencional de la guerra: estado en conflicto con estado. El mando y el control nunca ha sido más importante o desafiante que ahora. Las comunicaciones siempre han sido el factor definitorio del conflicto, pero nunca más que hoy. La forma en que los países respondan a ese desafío será el factor determinante de la influencia mundial.

Fte. Global Defense Tecnology

Compártelo en las redes sociales