Industria

Industria

Las Fuerzas Armadas de China se preparan para un “nuevo dominio de la guerra”: la biotecnología armamentística

Bajo la estrategia de fusión civil-militar de Pekín, el People Liberation Army (PLA) está patrocinando la investigación de la edición de genes, la mejora del rendimiento humano, y puede que mucho más.

Puede que estemos al borde de un mundo nuevo y prometedor. Los avances actuales en biotecnología e ingeniería genética tienen aplicaciones interesantes en medicina, pero también implicaciones alarmantes, incluso militares. La estrategia nacional china de fusión militar-civil (军民融合) ha destacado la biología como una prioridad, y el Ejército Popular de Liberación podría estar a la vanguardia de la expansión y explotación de este conocimiento.

El gran interés del PLA se refleja en escritos e investigaciones estratégicas que argumentan que los avances en biología están contribuyendo a cambiar la forma o el carácter (形态) del conflicto. Por ejemplo:

  • En la “Guerra por la Predominio Biológico de 2010” (制生权战争), Guo Jiwei (郭继卫), profesor de la Tercera Universidad Médica Militar, hace hincapié en el impacto de la biología en la guerra futura.
  • En 2015, el entonces presidente de la Academia de Ciencias Médicas Militares He Fuchu (贺福初) argumentó que la biotecnología se convertirá en las nuevas “cotas de mando estratégico” de la defensa nacional, desde los biomateriales hasta las armas de “control cerebral”. Desde entonces, se ha convertido en vicepresidente de la Academia de Ciencias Militares, que dirige la empresa de ciencias militares de China.
  • La biología es uno de los siete “nuevos dominios de la guerra” discutidos en un libro de 2017 de Zhang Shibo (张仕波), un general retirado y ex presidente de la Universidad de Defensa Nacional, que concluye: “El desarrollo de la biotecnología moderna está mostrando gradualmente fuertes signos característicos de una capacidad ofensiva”, incluyendo la posibilidad de que se puedan emplear “ataques genéticos étnicos específicos” (特定种族基因攻击).
  • La edición de 2017 de Science of Military Strategy (战略学), un libro de texto publicado por la Universidad de Defensa Nacional del Ejército Popular de Liberación que se considera relativamente autoritario, debutó con una sección sobre la biología como dominio de la lucha militar, mencionando igualmente el potencial de nuevos tipos de guerra biológica para incluir “ataques genéticos étnicos específicos”.

Estos son sólo algunos ejemplos de una extensa y evolutiva literatura de militares y científicos chinos que están explorando nuevas direcciones en la innovación militar.

Siguiendo estas líneas de pensamiento, el Ejército Popular de Liberación persigue aplicaciones militares para la biología e investiga intersecciones prometedoras con otras disciplinas, incluyendo la ciencia del cerebro, la supercomputación y la inteligencia artificial. Desde 2016, la Comisión Militar Central ha financiado proyectos sobre ciencia cerebral militar, sistemas biomiméticos avanzados, materiales biológicos y biomiméticos, mejora del rendimiento humano y biotecnología de “nuevo concepto”.

Edición de genes

Mientras, China lidera en el mundo el número de pruebas de la tecnología de edición genética CRISPR en humanos. Se sabe que se han realizado más de una docena de ensayos clínicos, y algunas de estas actividades han provocado una controversia mundial. No está claro si el científico chino He Jiankui, pudo haber recibido aprobación o incluso financiación del Gobierno para editar embriones que se convirtieron en los primeros humanos modificados genéticamente del mundo. Las noticias provocaron serias preocupaciones y reacciones en todo el mundo y en China, donde se ha introducido nueva legislación para aumentar la supervisión de dicha investigación. Sin embargo, hay razones para ser escépticos en cuanto a que China supere su historia y su historial de actividades que, en el mejor de los casos, son éticamente cuestionables, o en el peor, crueles e inusuales, en el ámbito de la salud y las ciencias médicas.

Pero es sorprendente cuántos de los ensayos CRISPR de China se están llevando a cabo en el Hospital General del PLA, incluso para combatir el cáncer. De hecho, las instituciones médicas del PLA han surgido como centros importantes para la investigación en la edición de genes y otras nuevas fronteras de la medicina militar y la biotecnología. La Academia de Ciencias Médicas Militares del Ejército de Liberación del Pueblo (AMMS, por sus siglas en inglés), que China proclama como su “cuna de formación para el talento médico militar”, fue colocada recientemente directamente bajo la tutela de la Academia de Ciencias Militares, que a su vez ha sido transformada para concentrarse en la innovación científica y tecnológica. Este cambio podría indicar una mayor integración de la ciencia médica con la investigación militar.

En 2016, un investigador doctoral de la AMMS publicó una disertación, “Research on the Evaluation of Human Performance Enhancement Technology” (Investigación sobre la evaluación de la tecnología de mejora del rendimiento humano), que caracterizó a CRISPR-Cas como una de las tres tecnologías principales que podrían aumentar la eficacia de las tropas en combate. La investigación de apoyo se centró en la eficacia del medicamento Modafinil, que tiene aplicaciones en la mejora cognitiva; y en la estimulación magnética transcraneal, un tipo de estimulación cerebral, a la vez que sostenía que el “gran potencial” de CRISPR-Cas como una “tecnología de disuasión militar en la que China debería “tomar la iniciativa” en el desarrollo.

AI + Biotecnología

La intersección de la biotecnología y la inteligencia artificial promete sinergias únicas. La vastedad del genoma humano – entre los mayores de los grandes datos – requiere que la IA y la máquina aprendan a señalar el camino para los avances relacionados con la CRISPR en la terapéutica o la mejora.

En 2016, el potencial valor estratégico de la información genética llevó al Gobierno chino a lanzar el Banco Nacional de Genes (国家基因库), con la intención de convertirse en el mayor repositorio mundial de tales datos. Su objetivo es “desarrollar y utilizar los valiosos recursos genéticos de China, salvaguardar la seguridad nacional en bioinformática (生物信息学), y mejorar la capacidad de China para aprovechar las alturas estratégicas de mando” en el ámbito de la biotecnología.

El esfuerzo es administrado por BGI, anteriormente conocido como Beijing Genomics Inc, que es el campeón nacional de facto de Beijing en este campo. BGI ha establecido una ventaja en la secuenciación de genes baratos, concentrándose en acumular cantidades masivas de datos de una diversa gama de fuentes. La compañía tiene una presencia global, incluyendo laboratorios en California y Australia.

Los políticos estadounidenses están preocupados, si no inquietos, por el acceso de la compañía a la información genética de los estadounidenses. BGI ha estado buscando una serie de asociaciones, incluyendo con la Universidad de California y con el Hospital Infantil de Filadelfia en la secuenciación del genoma humano. Las investigaciones y asociaciones de BGI en Xinjiang también plantean interrogantes sobre su relación con los abusos de los derechos humanos, incluida la recolección forzosa de información genética de los uigures en Xinjiang.

También parece haber vínculos entre la investigación de BGI y las actividades de investigación militar, particularmente con la Universidad Nacional de Tecnología de Defensa del Ejército de Liberación del Pueblo. La investigación bioinformática de BGI ha utilizado los superordenadores Tianhe para procesar información genética para aplicaciones biomédicas, mientras que los investigadores de BGI y NUDT han colaborado en varias publicaciones, incluyendo el diseño de herramientas para el uso de CRISPR.

La frontera expansiva de la biotecnología.

Será cada vez más importante vigilar el interés de los militares chinos en la biología como un dominio emergente de la guerra, guiados por estrategas que hablan de potenciales “armas genéticas” y de la posibilidad de una “victoria incruenta”. Aunque el uso de CRISPR para editar genes sigue siendo novedoso e incipiente, estas herramientas y técnicas están avanzando rápidamente, y lo que está dentro del ámbito de lo posible para aplicaciones militares también puede seguir cambiando. En el proceso, la falta de transparencia y la incertidumbre de las consideraciones éticas en las iniciativas de investigación de China aumentan los riesgos de sorpresa tecnológica.

Elsa Kania es Investigadora Principal Adjunta del Programa de Tecnología y Seguridad Nacional del Centro para una Nueva Seguridad Americana. Este artículo se basa en su testimonio de la primavera de 2019 ante la Comisión Nacional de Servicio.

Wilson VornDick asesora sobre seguridad nacional, tecnologías emergentes y China para Duco y Rane.

Fte. Defense One

Compártelo en las redes sociales