Tecnologías

Tecnologías

Las herramientas de la guerra híbrida rusa van más allá más de la propaganda

En febrero de 2018, la pequeña ciudad de Uzhhorod, en el suroeste de Ucrania, fue testigo de acontecimientos inusuales. Para ser más específicos, hubo un intento de incendiar la oficina de la Asociación Cultural Húngara Transcarpática.

Los presuntos autores habían llegado a la ciudad con un objetivo en mente: destruir, grabar sus acciones y desvanecerse en el aire. Pero, resultó que el incendio no fue un simple acto de vandalismo. Hay muchas pruebas que sugieren que podría formar parte de una compleja operación hostil, que encaja en el modus operandi de los servicios especiales rusos en sus actividades contra Occidente.

Tras el incendio provocado en Uzhhorod, una parte de la infraestructura húngara resultó dañada, el Estado ucraniano fue ridiculizado y se cuestionó su capacidad para garantizar la seguridad. Y todo esto ocurrió en medio de una dura disputa en la que Kiev y Budapest habían estado involucrados durante meses, por el derecho de las minorías que viven en Ucrania a usar su idioma.

Además, el ataque tenía por objeto socavar las relaciones que Polonia mantiene con Ucrania y Hungría, ya que los ejecutores directos del plan resultaron ser ciudadanos polacos.

Este incidente merece un análisis exhaustivo porque demuestra que las “actividades híbridas” rusas contra la OTAN van mucho más allá de la difusión de noticias falsas o la difusión de narrativas manipuladas. Las herramientas de la guerra híbrida rusa van más allá, e incluyen actividades cinéticas y causar daño físico.

Los países occidentales son conscientes de los métodos agresivos que emplea Rusia contra los miembros de la OTAN. Desafortunadamente, muchas personas todavía tienen una comprensión limitada de lo que significa realmente el término “actividades rusas”. Su primer pensamiento sería “campañas de propaganda” o “difusión de mentiras y desinformación a través de los medios de comunicación”. Y no pueden estar más equivocados. Esta simplificación es un gran error, que puede dar lugar a la subestimación de una amenaza realmente grave.

De hecho, aparte de las actividades de información per se, Rusia lleva a cabo las llamadas campañas de influencia hostil, que consumen más recursos y requieren el uso de una multitud de métodos. Las tareas principales son realizadas por los servicios especiales rusos que, dada la realidad de ese país, son capaces de obligar a cualquier institución rusa a imponer su agenda. Realizan trabajos de inteligencia, y el “trabajo de inteligencia” al estilo ruso se traduce a menudo en “operaciones cinéticas”, que pueden ser realizadas como parte de la influencia hostil.

El incidente de Uzhhorod de 2018 dio lugar a una respuesta de las autoridades polacas. La Agencia Nacional de Contrainteligencia de Polonia (ABW) pronto identificó a los presuntos autores y al cerebro del atentado. Su juicio en un tribunal polaco está pendiente.

Como testificó el acusado y averiguado por el ABW, el ataque incendiario había sido meticulosamente planeado. El grupo se comunicó a través de aplicaciones de mensajería encriptada, utilizaron teléfonos móviles comprados exclusivamente para las necesidades de esa acción y viajaron de tal manera que se perdieron las pistas potenciales. Durante todo ese tiempo habían estado en contacto con los cerebros detrás del ataque, que habían evaluado cada uno de sus pasos, así como el efecto final.

Las declaraciones de los acusados y las conclusiones de los hechos proporcionan pruebas suficientes para concluir que, lo que ocurrió en Uzhhorod fue una operación bien planificada destinada a causar un sabotaje político internacional. Presumiblemente, se llevó a cabo con fines propagandísticos, por un lado, y políticos, por otro.

El juicio también reveló los antecedentes internacionales de la causa. Michał P. (nombre completo oculto bajo las leyes de privacidad polacas), un polaco encargado de reclutar a los delincuentes para el ataque y a los “peces gordos” del lado polaco, declaró que la orden de entrar en Ucrania había llegado de Alemania. Más específicamente, Michał P. nombró a un periodista alemán vinculado al partido de extrema derecha alemán, AfD, como el autor intelectual de la operación. Se suponía que el periodista había compartido el plan del ataque con Michał P. Los puntos principales del plan eran incendiar el edificio del centro húngaro en Uzhhorod y pintar símbolos fascistas en sus paredes. Así pues, la versión de los hechos presentada por los sospechosos polacos -con sujeción a una verificación inicial en el marco de la investigación- indica que la orden de escalar las tensiones entre Polonia, Ucrania y Hungría puede haberse originado en un partido político alemán a menudo acusado de ser prorruso.

El plan había encontrado tierra fértil en Polonia. El trío polaco que participó en la provocación resultó simpatizar con grupos marginales o casi inexistentes pero extremistas activos en el país. De hecho, Michał P. tenía vínculos con el partido Zmiana (Change), cuyo entonces líder, Mateusz P. (de nuevo, sin nombre completo), ha estado esperando juicio por espionaje y colaboración con los servicios de inteligencia rusos y chinos. Los dos polacos restantes pertenecen a una organización de extrema derecha que se cree que es vulnerable a la influencia rusa y que a menudo es explotada para socavar las relaciones entre Polonia y Ucrania.

El ataque de Uzhhorod debería plantear la cuestión de la influencia rusa en los países de Europa Occidental. De hecho, hay grupos que apoyan las acciones de Rusia contra países de Europa Central y Oriental, su soberanía y las relaciones entre Bruselas y Washington. Los miembros de estos grupos actúan de forma congruente con los objetivos políticos del Kremlin. Entre ellas figura la polarización del sentimiento político en determinados países, lo que les impide entablar una estrecha cooperación en ámbitos que el Kremlin considera estratégicos e impide la consolidación regional. A menudo, dichos grupos reciben financiación de Rusia. El objetivo final de sus actividades es alimentar las tensiones entre determinados países (tanto a nivel local como central) y, en consecuencia, socavar sus relaciones bilaterales y multilaterales, así como hacer que determinados países de Europa Central y Oriental se inclinen hacia Rusia.

El caso presentado aquí es sólo la punta de un iceberg. Sin embargo, es un indicio importante, ya que muestra claramente que, al lado de la política de Rusia aparecen amenazas reales, que van mucho más allá de la mera desinformación a la que los países occidentales están tan dispuestos a referirse. La operación Uzhhorod se originó en un tercer país; estaba bien planeada y diseñada con la intención de provocar disputas políticas entre al menos tres Estados; una operación cinética ejemplar en apoyo de los intereses del Kremlin en Europa Central y Oriental.

En los últimos años, Moscú se ha vuelto cada vez más agresiva, al subordinar a los países de la región a sus objetivos políticos y empresariales. Ha hecho uso, como intermediarios, a aquellos grupos que, por diferentes razones estarían ansiosos de ayudarla a impulsar su agenda contra Occidente. Debemos ser conscientes de la naturaleza y los métodos de las acciones del Kremlin. Reducir la actividad hostil de Rusia a la difusión de mentiras en los medios de comunicación es una batalla perdida.

Stanisław Żaryn es portavoz del Ministerio de Servicios Especiales de Polonia.

Fte. Defense News

Tags: ,

Compártelo en las redes sociales