Tecnologías

Tecnologías

Los aviones de ataque ligero son la solución a la menguante flota de la Fuerza Aérea de EE.UU.

La Fuerza Aérea de Estados Unidos se enfrenta a un serio desafío: la falta de correspondencia entre la capacidad disponible y la demanda. Como explicó recientemente la Secretaria de la Fuerza Aérea Heather Wilson en su testimonio ante el Congreso: “Somos demasiado pequeños para lo que la nación nos pide que hagamos.” Desde el final de la Guerra Fría, la Air Force se ha reducido radicalmente como consecuencia de una serie de cortes en su estructura. En 1990 disponía de 2.893 aviones de combate. Hoy, sólo tiene 1.755. Los bombarderos cayeron de 661 a sólo 157 en el mismo período.

Al mismo tiempo, el entorno de seguridad nacional es cada vez más complejo, y Rusia y China se afirman en el extremo superior del espectro de la guerra. Corea del Norte posee armas nucleares y misiles balísticos, e Irán no se queda atrás. Por otra parte, los agentes no estatales como el Estado islámico, al-Shabab y Al-Qaeda siguen planteando amenazas.

Ninguno debe ser ignorado, razón por la cual el Secretario Wilson hizo un llamado para que la Fuerza Aérea creciera de 312 a 386 escuadrones operativos. Este objetivo, sin embargo, requiere un enfoque inteligente. Esta es precisamente la razón por la que el Congreso debe proporcionar fondos específicamente para la adquisición de aviones de combate y reconocimiento de ataque ligero para el Air Force Special Operations Command.

La Fuerza Aérea necesita un nuevo equilibrio fuerza-estructura. Actualmente tiene muy pocas aeronaves dotadas de los atributos de sigilo y obtención de información, procesamiento, fusión e intercambio de capacidades en sus inventarios de cazas y bombarderos, que los caracterizan como quinta generación. De hecho, posee menos de 400 cazas de quinta generación y sólo 20 bombarderos furtivos B-2. Este número es demasiado pequeño para abordar los retos que plantean China, Rusia, Corea del Norte o Irán. El aumento inmediato del ritmo de producción de los F-35 y B-21 es clave para resolver esta deficiencia.

La mayor parte de la Fuerza Aérea de combate actual está compuesta por aviones antiguos, adquiridos principalmente en las décadas de 1970 y 1980, como los F-15, F-16 y B-1. Estas aeronaves son cada vez menos aptas para sobrevivir en operaciones de alto nivel; sin embargo, frente a los agentes no estatales en zonas de baja amenaza aérea, su empleo es excesivo y costoso. Por lo tanto, la Fuerza Aérea debe abordar de manera efectiva la amenaza que representan los actores no estatales, pero no descarrilar la modernización esencial para el combate de alta tecnología. Los aviones de ataque ligero, o LAA, de bajo costo de adquisición y gastos de operación, proporcionan una solución.

La Fuerza Aérea ha evaluado ampliamente algunos LAA en los últimos años, a través de experimentos realizados en la Base Holloman de la Fuerza Aérea en 2017 y 2018. En la solicitud presupuestaria para el ejercicio fiscal 2020, la Fuerza Aérea financió la adquisición de un número limitado de aeronaves para el desarrollo continuo de conceptos, con fondos adicionales en los últimos años para una mayor adquisición. Anteriormente, la Fuerza Aérea consideró la posibilidad de añadir LAA al inventario del Air Combat Command, dado el compromiso de la Air Force en todo el espectro, con las guerras en Afganistán, Irak y otros lugares. Sin embargo, con el aumento del número de adversarios de nuestro mismo nivel, la Estrategia de Seguridad Nacional exige un aumento de la capacidad de gama alta para hacer frente a estas amenazas. Los F-22, F-35, B-2 y B-21 son los sistemas principales necesarios para disuadir a los adversarios de alto nivel, o para luchar y ganar si es necesario.

Al mismo tiempo, la Estrategia de Defensa Nacional requiere capacidades para tratar con actores no estatales y conflictos de baja intensidad. El terror desatado por el Estado islámico en 2014 demostró lo que puede ocurrir cuando esas amenazas no son rápidamente controladas por fuerzas competentes y capaces. Ya sea creando alianzas con aliados regionales o atacando a fuerzas enemigas, las fuerzas de operaciones especiales proyectan poder efectivo para tratar con grupos terroristas e insurgencias. Con ese fin, el AFSOC es el comando mayor lógico de la Fuerza Aérea para organizar, entrenar y emplear la LAA.

Los aviadores del AFSOC que vuelan aviones como el AC-130, MQ-9, MH-60, U-28 y otros son expertos en la obtención de información, toma de decisiones críticas en tiempo real y empleo de la potencia de fuego cinética necesaria. Sobre el terreno, se asocian para crear capacidades autóctonas de tamaño adecuado a las necesidades y recursos de los países en cuestión.

La LAA es una herramienta fundamental que podría reforzar esta misión, ya que las aeronaves cuentan con una combinación de capacidades de obtención de información necesarias para este tipo de empleo de la Fuerza, una carga útil cinética robusta y la capacidad de operar desde instalaciones austeras. También son asequibles, pueden adquirirse por unos pocos millones de dólares por avión y volar a un costo inferior a los 3.000 dólares por hora.

El Congreso ha proporcionado y debe seguir proporcionando fondos destinados específicamente a la adquisición de dos alas de aviones de combate y reconocimiento de ataque ligero para que el AFSOC cree una capacidad de combate viable. Esto permitiría una base de rotación sostenible en múltiples regiones. Dado que el presupuesto actual y proyectado de la Fuerza Aérea debe crear una capacidad de alto nivel, la financiación de las aproximadamente 160 aeronaves de ataque ligero necesarias debe ser adicional para evitar el surgimiento de otro Estado islámico, en lugar de hacer frente a la matanza después de los hechos.

La demanda de poder aéreo está en aumento, y la Fuerza Aérea debe crecer para satisfacer toda la gama de requisitos operativos. Los aviones de combate y reconocimiento de ataque ligero, pilotados por aviadores del AFSOC específicamente entrenados, organizados y equipados para hacer frente a las amenazas de baja intensidad, son sin duda una inversión inteligente. Simplemente se trata de una potencia de aire inteligente: las herramientas adecuadas pilotadas por aviadores cualificados en el lugar y el momento adecuados.

 

El General de División retirado Lawrence Stutzriem es el Director de Investigación del Mitchell Institute for Aerospace Studies. Sirvió en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos durante más de 30 años como piloto de combate, comandante y estratega. Ha volado en aviones F-4, F-16 y A-10.

Fte. Defense News

Compártelo en las redes sociales