Tecnologías

Tecnologías

Más lejos y más fuerte: Avances estratégicos en los cañones para 2023

El Ejército de EEUU planea una prueba de vuelo con un misil hipersónico terrestre, durante el año fiscal 2023, de acuerdo con documentos presupuestarios recientemente publicados, prueba en la que planea gastar 1.180 millones de dólares en prototipos hasta 2024.

El misil se basará en el Common Hypersonic Glide Body que la Fuerza Aérea y la Armada, que trabaja en versiones aéreas, navales y submarinas, y que está equipado con un propulsor de cohetes de dos etapas. Los hipersónicos son una prioridad para el Ejército y el subsecretario de I+D del Pentágono, Mike Griffin, los considera esenciales para contrarrestar las armas avanzadas rusas y chinas, preferiblemente detectándolas y destruyéndolas incluso antes de su lanzamiento.

El presupuesto incluye un sistema complementario, el Strategic Long-Range Cannon (SLC), que utilizaría un tubo de cañón para lanzar proyectiles a mil millas. De hecho, el súper cañón reemplazará al propulsor de cohetes de la primera etapa, proyectando al misil en su lugar, hasta el momento en el que se active el motor de cohete incorporado en el propio proyectil.

La financiación del SLRC es difícil de encontrar, porque está dividida entre múltiples actividades presupuestarias, pero parece que el Ejército planea gastar 305 millones de dólares para refinarlo y prototiparlo, así como a las tecnologías relacionadas entre 2020 y 2022. No se puede encontrar ninguna financiación para el cañón después del año ’22, pero eso probablemente sólo significa que el Ejército está esperando el resultado de los estudios iniciales antes de comprometerse a un mayor desarrollo.

Juntos, misil hipersónico y cañón estratégico son las piezas de mayor alcance y más exigentes tecnológicamente de las prioridades de modernización urgentes de las Army’s Big Six: mejorar su artillería, descuidada durante mucho tiempo, para una guerra entre grandes potencias.

¿Un día sin poder aéreo?

La US Army’s Advanced Hypersonic Weapon, antepasado de varios programas actuales

Las dos armas están destinadas a funcionar juntas. El misil hipersónico será más caro, volará más rápido y más fuerte, y los proyectiles de cañón de largo alcance deberían ser menos costosos, ya que se lanzarán con un cañón reutilizable y sin un cohete impulsor completo en cada disparo, por lo que el Ejército podrá disponer de un número mayor, aunque con menos velocidad y energía cinética. Así, los misiles hipersónicos se reservarán para los objetivos más duros y prioritarios, como los búnkeres de mando protegidos, mientras que el cañón eliminará los objetivos más numerosos, pero más blandos, como las baterías móviles antiaéreas. Entre ellos, según el pensamiento del Ejército, las dos armas deberían abrir huecos en las defensas de capas rusas o chinas.

Hoy en día ésta es una misión para aviones a reacción. La Fuerza Aérea en particular está invirtiendo en aviones sigilosos – el F-35A Joint Strike Fighter y el bombardero B-21 – para penetrar sin ser vistos en las defensas antiaéreas avanzadas. Pero los F-35, de alcance relativamente corto, necesitarán bases aéreas o tanqueros para abastecerse de combustible, ambos objetivos mucho más fáciles para el enemigo que los propios cazas furtivos, mientras que el bombardero de largo alcance todavía está en desarrollo y nunca se construirá en el mismo número que los cazas. Al Ejército le preocupa cada vez más no contar con apoyo aéreo a petición durante las 24 horas del día, los 7 días de la semana, en una futura guerra, como lo pasó en Irak y Afganistán. Por esa razón, está invirtiendo fuertemente en artillería, pasando de obuses mejorados a nuevos hipersónicos, conocidos colectivamente como Long Range Precision Fires, su prioridad número uno en cuanto a modernización.

En el escenario de pesadilla, en el que el enemigo descubre cómo atacar a nuestros aviones furtivos, algo en lo que Rusia y China trabajan arduamente, los lanzamisiles y cañones terrestres del Ejército, dispersos y camuflados contra los ataques del enemigo, pueden ser la única potencia de fuego de largo alcance que le quede a Estados Unidos.

Incluso en situaciones menos extremas, las armas terrestres podrían ser un complemento útil del poder aéreo, trabajando juntos como parte del concepto emergente de operaciones multidominio para una acción coordinada de los ejércitos en tierra, mar, aire, espacio y ciberespacio. Los aviones pueden ser más reactivos, ya que pueden rodear a un objetivo sospechoso y lanzar una bomba inteligente tan pronto como detecten algo. Pero los lanzadores terrestres pueden proporcionar grandes salvas las 24 horas del día sin tener que volver a la base para reabastecerse de combustible y rearmarse, de hecho, sin necesidad de una base aérea vulnerable en absoluto.

Fte. Breakingnews.com

Compártelo en las redes sociales