Tecnologías

Tecnologías

Misiles contracarro ucranianos

Desde la década de los 90s, Ucrania ha estado tratando de desarrollar nuevos ATGM (misiles guiados antitanque), hasta que recientemente comenzó a fabricar el Skif. La invasión rusa en 2014 aceleró la necesidad de armas desarrolladas localmente, ya que Rusia impidió que Ucrania recibiera armas de Occidente. Antes de 2014 las armas ucranianas se destinaban principalmente al mercado de exportación, pero ahora se fabrican casi exclusivamente para uso propio, al menos hasta que su guerra en Donbas termine.

El sistema Skif se basa en el trabajo conjuntamente con la vecina Bielorrusia para desarrollar el ATGM Shershen. Finalmente, los dos países difirieron en el diseño de un proyecto común y cada uno siguió su propio camino, Ucrania desarrollando el Skif.

El Skif ucraniano es un misil de 29.5 kg, almacenado y disparado desde un contenedor de 8.5 kg, montado sobre la unidad de control, que pesa 32 kg.

Dispone de guía láser, con la que su alcance máximo es 5.500 metros. La unidad de control contiene un visor térmico. La unidad de control permite también la guia manual o con el procedimiento “dispara y olvida” contra objetivos en movimiento o estacionarios.

La unidad de disparo se puede separar del trípode y operar a una distancia de hasta 50 metros del resto del sistema.

EL Skif tiene dos cabezas perforantes de calibre 130 mm y 152 mm, con capacidad de perforación de la mayor de 1,1 metros de coraza reactiva o compuesta.

También dispone de una cabeza de fragmentación para empleo contra estructuras. La vida útil de los misiles (en sus contenedores sellados) es de 10 años.

Según su fabricante, el Skif es comparable al Spike-LR israelí, pero realmente, la tecnología del Spike es más avanzada, siendo la principal ventaja del Skif su precio más bajo.

Ucrania tiene una larga historia en el desarrollo de ATGM. Por ejemplo, en 2013, intentó interesar a los compradores en su nuevo Corsar, que parece ser un Skif reducido.

El misil Cosar de 105 mm (diámetro) y su contenedor de almacenamiento / lanzamiento pesan 18 kg. Su guía es misil es láser y tiene un alcance de 2.500 metros. Su cabeza perforante en tándem perfora 550 mm de blindaje detrás de la armadura reactiva (paneles explosivos).

En ese momento, Polonia expresó cierto interés en él, a pesar de que disponía del Spike LR israelí desde hace varios años. Pero el Corsar es más barato que el Spike y usa la guía láser en lugar del más caro “disparar y olvidar” que emplean los misiles israelíes.

El Spike LR, junto con el contenedor de almacenamiento / lanzamiento sellado, pesa 13 kg. El contenedor está montado en un sistema de control de fuego de 13 kg (10 kg sin el trípode) para apuntar y disparar. El misil en su almacenaje tiene 20 años de vida útil y 4.000 m. de alcance. Usa un cable de fibra óptica para que el operador pueda guiar literalmente el misil hacia el objetivo, aunque el misil también se puede usar en el modo “disparar y olvidar”. Israel parece ser flexible en lo que cobra por el Spike LR, y solo dice que es más barato que el similar Javelin de EE. UU.

Cuando los ucranianos descubrieron que el mercado de exportación era más concurrido y competitivo de lo que esperaban, el Skif más grande, con más alcance y más barato que el Spike LR, podría no ser la respuesta, pero si funciona bien en Donbas, será una gran ayuda para la venta.

Ucrania tiene muchas otras potenciales armas nuevas y había hecho progresos en la búsqueda de clientes antes de que la Guerra Fría terminara en 1991.

En Ucrania se hacía mucho diseño y producción de armas para la Unión Soviética, pero toda esa estructura se fue a la quiebra, porque las Fuerzas Armadas soviéticas dejaron de hacer pedidos. La mayoría de las ventas en el extranjero desaparecieron también.

No obstante, el país rescató algunas armas y capacidad de diseño vendiendo sus grandes reservas de armas soviéticas de la Guerra Fría a precios bajos y con voluntad de vender a cualquiera que pudiera pagar. Ucrania ahora tiene muchos clientes en África y Asia, por lo que observó una demanda de ATGM.

Estas armas son populares no solo por su capacidad para destruir o inhabilitar la mayoría de los tanques sino también como artillería altamente portátil y precisa contra todo tipo de objetivos. Los Corsar y Skif son tecnología antigua, pero los ucranianos saben cómo producirla de manera económica y fiable para atraer a algunos clientes.

Fte.: Strategic Page

Compártelo en las redes sociales