Industria

Industria

Navantia se mantiene en primer lugar en la lista para la construcción de barcos para la Fleet Solid Support Ship británica, pero…

En noviembre del año pasado se publicó la lista de licitadores para el contrato internacional para la construcción de tres buques para la Fleet Solid Support británica, al que se presentaron el consorcio británico formado por las empresas Babcock, BAE Systems, Cammell Laird y Rolls-Royce (Team UK), mientras que los licitadores internacionales fueron Fincantieri (Italia), Navantia (España), Japan Marine United Corporation y Daewoo Shipbuilding and Marine Engineering (Corea del Sur).

Dos de los cinco candidatos se han retirado, Fincantieri y Daewoo Shipbuilding and Marine Engineering, según el Financial Times. Esto deja sólo a Team UK, Navantia y Japan Marine United Corporation.

Un informe del Financial Times dice:

” Las condiciones comerciales del concurso exigen que los licitadores aporten una financiación significativa por adelantado, un requisito que ayudaría a los licitadores a acceder a la financiación pública”.

Esto se produce después de que el All Party Parliamentary Group (APPG) for Shipbuilding and Ship Repair emitiera un informe sobre la National Shipbuilding Strategy, con especial atención a la Fleet Solid Support Ship work.

En el informe se afirma que la industria ya se enfrenta a importantes despidos a medida que se acaba el programa de portaaviones, con la consiguiente pérdida de cualificaciones de altas tecnologías que, una vez perdidas no pueden recuperarse rápidamente, y la capacidad soberana del Reino Unido para producir buques de guerra complejos se verá afectada en consecuencia, al igual que su capacidad para proyectar el poder naval.

La APPG afirma que “es responsabilidad del Gobierno garantizar que la Royal Navy reciba sus equipos de una cadena de suministro y una estructura de apoyo de vanguardia y que, por lo tanto, sea capaz de mantener su ventaja operativa”.

En el informe se pide además al Gobierno que tenga en cuenta los ingresos que retornan al Tesoro, al calificar las ofertas de los proveedores nacionales y los competidores extranjeros, y que reconozca que muchos astilleros extranjeros reciben subvenciones estatales directas e indirectas.

El informe también dice:

“La Royal Navy depende de los buques de apoyo operados por la Royal Fleet Auxiliary (RFA) durante los despliegues. Los Royal Fleet Auxiliary Solid Support Ships están diseñados para transportar una amplia gama de provisiones para apoyar a otros buques de la flota, incluyendo municiones, combustible y suministros. Para mantener una capacidad naval soberana, compuesta por todo tipo de buques, la construcción de los operados por la RFA es crucial para la retención de las habilidades necesarias para la futura producción de buques de guerra. A pesar de ello, la Estrategia Nacional de Construcción Naval establece que sólo los destructores, fragatas y portaaviones de la Royal Navy seguirán teniendo un diseño propiedad del Reino Unido y se construirán e integrarán en el Reino Unido.

Como tal, el Gobierno ha decidido abrir el proceso de adquisición de tres nuevos buques de Fleet Solid Support (FSS) a la competencia internacional con Navantia, una empresa española de construcción naval de propiedad estatal, considerada la primera. El Ministerio de Defensa declara que las normas proteccionistas de la Unión Europea impiden que el contrato del FSS se ejecute como un concurso exclusivamente nacional.

El Gobierno también cree que se pueden obtener costes más bajos y forzar niveles más altos de eficiencia de los constructores navales nacionales mediante concursos en el mercado internacional. A pesar de las preocupaciones planteadas en el Parlamento y por los sindicatos, el Gobierno no tiene previsto publicar ninguna otra limitación a efectos de la Estrategia Nacional de Construcción Naval. La investigación realizada por GMB muestra que los “buques de guerra de todo tipo” no están sujetos a licitación competitiva obligatoria.

El artículo 346 del Tratado de Lisboa establece que “Todo Estado miembro podrá adoptar las medidas que considere necesarias para la protección de los intereses esenciales de su seguridad y que estén relacionadas con la producción o el comercio de armas, municiones y material de guerra”. El Ministerio de Defensa es el único responsable de la definición de buque de guerra”.

Basándose en pruebas de expertos en la materia, el informe pide al Gobierno que garantice que los astilleros nacionales reciban el contrato de buque de la Fleet Solid Support Ship con el fin de “conservar las cualificaciones necesarias para construir, reacondicionar y modernizar buques de guerra complejos en el futuro”.

Fte. ukdj 

Compártelo en las redes sociales