Tecnologías

Tecnologías

Pez robótico es alimentado por una batería de “sangre”

Los investigadores han creado un robot acuático alimentado por “sangre” que recorre su cuerpo, similar al sistema vascular de un ser humano.

El equipo basó su diseño en la biología de humanos y aves.

Esta tecnología puede proporcionar a los robots más autonomía entre carga y carga en el futuro.

Investigadores de la Universidad de Cornell han diseñado un pez robótico, alimentado por un sistema circulatorio que funciona con “sangre”. No se trata de sangre real, sino de una batería en forma líquida, que se mueve a través del sistema circulatorio del robot.

Por muy avanzados que sean los robots modernos, carecen de los “sistemas multifuncionales interconectados que se encuentran en los organismos vivos”, escriben los investigadores en su estudio, publicado en Nature, y por lo tanto no pueden reproducir su eficiencia y autonomía. Así que el equipo examinó en detalle la forma en la que los robots almacenan su energía y trabajó para reinventar los factores que iban en contra de la eficiencia y la autonomía: tamaño, peso y diseño.

Los científicos examinaron esas limitaciones en el contexto de las “aplicaciones multifuncionales y bioinspiradas”, escriben, de forma que finalmente, llegaron a un “sistema circulatorio de alta densidad energética incrustado en un robot acuático blando y libre”.

El robot también tiene una transmisión de fuerza hidráulica y un método de almacenamiento de energía alternativa, que le permite nadar hasta 36 horas consecutivas sin necesidad de recargarse. Sus características más eficientes son que, el líquido del interior del robot ocupa menos espacio (y pesa menos) que las baterías tradicionales, lo que permite gastar más energía en el movimiento.

“Pensé en este robot cuando estaba en un seminario sobre aviones de inspiración aviar”, dice Shepherd a Popular Mechanics. “Algunos de los ejemplos de la biología son la Bar-tailed Godwit, que puede volar durante una semana o más sin parar.”

“La sangre en nuestros cuerpos también realiza múltiples funciones, suministrando energía y eliminando desechos, y es bombeada simultáneamente por nuestro corazón que la impulsa”, dice. “La conclusión de la historia fue emparejar el concepto de sangre con la mecánica de los robots blandos impulsados hidráulicamente que mi laboratorio hace.”

Shepherd en su equipo usó el fluido hidráulico energizado para presurizar los actuadores y accionar las bombas que mueven el fluido. “Cuando lo logramos usando la química de la batería de células de flujo,” dice, “habíamos creado un análogo muy rudimentario del sistema circulatorio de un animal.”

Un pez robot que funciona con “sangre” es bastante genial por sí solo, pero por supuesto, debe tener aplicaciones prácticas. Tenemos la seguridad de que los robots con fuentes de energía que permiten un uso prolongado entre carga y carga, podrían conducir a avances más rápidos en los descubrimientos científicos, desde la exploración del mar profundo y el espacio hasta la investigación del calentamiento global, dicen los investigadores.

Fte. Popular Mechanics

Tags:

Compártelo en las redes sociales