Tecnologías

Tecnologías

¿Por qué la 5G es un gran desafío para los militares de todo el mundo?

El debate público sobre el servicio de telefonía móvil de quinta generación (5G) ha sido considerado por muchos, quizás la mayoría en Estados Unidos, como un paso más en la evolución de las comunicaciones móviles, un notable desarrollo científico y comercial que ha reportado una amplia gama de beneficios en todo el mundo durante el último cuarto de siglo.

Más recientemente, el enfoque ha pasado a considerar a la 5G como un indicador de la rivalidad comercial y tecnológica entre Estados Unidos y China. El esfuerzo de la administración Trump por cambiar la relación de intercambio con China ha puesto de relieve las consecuencias comerciales e internacionales de la proliferación de tecnologías avanzadas. Los esfuerzos de Estados Unidos para extraditar a la directora financiera de la empresa china de desarrollo y producción de equipos de telecomunicaciones, Huawei, de su detención en Canadá por violaciones del control de las exportaciones han añadido un giro geopolítico a lo que se ha convertido en un asunto cada vez más complejo.

La 5G es una tecnología de comunicación que creará una red troncal para la telecomunicación de alta velocidad y baja latencia. Servirá de base para la “Internet de las cosas” (IoT) global basada en Internet, con cambios fundamentales en la forma en que se pueden desarrollar, emplear, apoyar y sustituir bienes y servicios de todo tipo imaginable (y muchos, quizás la mayoría aún no imaginados).

Estos aspectos de la historia, si bien son ciertos, no describen la razón por qué la 5G es tan importante.

La importancia de las nuevas tecnologías no es su capacidad de hacer lo que la tecnología existente puede hacer ahora, de forma más rápida, mejor y más barata, aunque sea una consecuencia probable. En el caso de 5G, es su latencia ultra baja (potencialmente cientos de veces más rápida que la actual 4G LTE), producida por su gran ancho de banda que permitirá a los usuarios hacer cosas, que antes no se podían hacer con ninguna aplicación práctica de las tecnologías existentes.

Los enormes gastos de capital que implica llevar rápidamente la tecnología 5G al mercado -325.000 millones de dólares para 2025- para desarrollar y producir el hardware y el software necesarios para ofrecer capacidades 5G tempranas, es diferente a cualquier otro proyecto de infraestructura. Reflejando su compromiso nacional con la 5G, casi la mitad de la inversión mundial en desarrollo y empleo de los 5G será hecha por China.

La latencia extraordinariamente baja de 5G permitirá servicios como la realidad aumentada y virtual y una Internet inmersiva y táctil que no puede ofrecer la 4G o tecnologías anteriores. La tecnología 5G también invierte el paradigma clásico de la escasez computacional en el borde de la red (por ejemplo, el dispositivo móvil) y la abundancia computacional en el centro. Con la abundancia computacional ahora en el borde de la red, el empleo de tecnologías emergentes de gran intensidad computacional (por ejemplo, AI, computación cuántica y criptografía, reconocimiento facial) podrá ser realizado por dispositivos móviles en toda la red.

Mientras que los gobiernos occidentales han tendido a ver la 5G como una extensión importante pero incremental de los servicios de telecomunicaciones existentes, China ha reconocido el valor de la tecnología 5G con su “belt-and-road initiative” (BRI). Ese esfuerzo es el proyecto de infraestructura mundial de China de 1 billón de dólares para ampliar su presencia económica y apoyar sus intereses a escala mundial. China lo ve como un paso clave para convertirse en la primera potencia económica del mundo en 2049, el centenario de la fundación del Estado comunista.

El proyecto tiene varios componentes, uno de los cuales se conoce como la “carretera digital”. Prevé proyectar el despliegue de la infraestructura de telecomunicaciones 5G de China en las docenas de países ahora afiliados a la iniciativa. La red de telecomunicaciones 5G se integraría con otro proyecto chino, su sistema de navegación y cronometraje de precisión Beidou (“Big Dipper”), ahora en la última etapa de despliegue, para desplazar al Sistema de Posicionamiento Global de Estados Unidos, lo que permitiría que el sistema de telecomunicaciones y PNT de China dominara la futura IO y otros en áreas afectadas por el proyecto belt-and-road de China.

Las ambiciones de seguridad global de China se superponen a sus aspiraciones económicas. El 19º Congreso del Partido Comunista de China, la iniciativa belt-and-road y sus actividades asociadas se incorporaron a la Constitución china en el 19º período de sesiones del Partido Comunista de China. En ese contexto, el belt-and-road es un proyecto del Partido, y no del Estado, que eleva significativamente su papel de seguridad y su importancia a su liderazgo nacional.

El BRI crea una presencia económica global, que se ha convertido en una combinación de facilitadores comerciales para su “Ruta Marítima de la Seda” e instalaciones aéreas y navales avanzadas para las Fuerzas Armadas de China. Estas incluyen instalaciones aéreas y navales en Djibouti en el Cuerno de África; Jiwani, Pakistán (~80-km al oeste de su gran puerto comercial en Gwadar; y una base naval en Sri Lanka (Hambantota, que China adquirió en un canje de deuda por soberanía cuando Sri Lanka no pudo pagar su deuda del BRI a China).

El cambio de China de una potencia regional a una potencia global aspirante refleja sus aspiraciones del gobierno del Partido Comunista Chino desde Mao: la deconstrucción del orden del viejo mundo en favor de uno que le da a China el lugar que le corresponde en el cenit de un nuevo orden internacional.

La incorporación de la tecnología 5G de telecomunicaciones y la PNT controlada por China es paralela a una tendencia en la práctica militar estadounidense. Las comunicaciones militares del DoD, como la de China, se están moviendo hacia sistemas de TI inalámbricos, móviles y basados en la nube, construidos alrededor de la tecnología 5G. La convergencia de China de sus 5G, la presencia del BRI (militar y civil), el PNT y el papel dominante en los estados miembros del BRI tienen como objetivo convertirse en la primera potencia económica y militar del mundo para el centenario de la fundación del Estado comunista en 2049.

5G es a la vez un facilitador y un producto del notable crecimiento económico de China desde 1979 y es probable que se convierta en un elemento central del poder económico y militar de China para la primera mitad del siglo XXI.

Fte. C4ISRNET

Compártelo en las redes sociales