Tecnologías

Tecnologías

Proyectiles de 12,70mm guiados

Uno de las funciones más exigentes en las unidades terrestres es la del tirador selecto o francotirador. Los francotiradores militares hacen fuego a largas distancias con fusiles de precisión, a menudo haciendo una buena cantidad de matemáticas mentales, para hacer que una bala alcance su objetivo. Sin embargo, una nueva tecnología de proyectiles guiados promete hacer que los tiros a larga distancia sean un poco más fáciles.

La misión del francotirador es alcanzar objetivos a distancias más lejanas que las del tirador de línea, desde quinientas hasta dos mil yardas (1.828m). Los francotiradores se valen de una formación especializada, de fusiles precisos de alta potencia y de una óptica de calidad para alcanzar de forma fiable objetivos que a menudo son meras motas en el horizonte. Estos objetivos pueden ser cualquier cosa, desde tropas enemigas especializadas (zapadores u operadores de armas pesadas) hasta objetivos de mando, control y comunicaciones (operadores de radio, oficiales). Los francotiradores también pueden atacar objetivos materiales, como antenas, aviones y vehículos ligeros.

Además de la distancia, los francotiradores deben enfrentarse a las limitaciones técnicas de sus armas y a la física para realizar tiros a larga distancia. Una vez que salen del cañón, las balas comienzan a desacelerarse inmediatamente a medida que la gravedad comienza a ejercer su influencia. Esto hace que las balas viajen en un arco descendente gradual. También son vulnerables a las condiciones meteorológicas, especialmente al viento y a las condiciones ambientales a medida que pierden velocidad.

Los francotiradores, armados con datos balísticos basados en disparos anteriores, a menudo pueden predecir cómo se desplazará una bala en las condiciones locales. Un francotirador, por ejemplo, sabría cuánto caería un proyectil de 7,62 milímetros a una distancia de ochocientas yardas (731m), y cómo un viento cruzado de seis millas por hora desviaría el proyectil de su curso. Armados con este conocimiento, los francotiradores pueden ajustar sus armas para colocar una bala en el blanco a distancias de hasta una milla (1.600m) o más.

Un francotirador puede superar de forma fiable los efectos de la distancia, aunque la recogida de los datos necesarios (distancia, velocidad del viento, humedad) para determinar las correcciones de rumbo retrase el disparo. Un método para simplificar esto es el empleo de un ordenador balístico que recoge automáticamente los datos y proyecta un punto de puntería en una pantalla de mira de francotirador. Otra es hacer de la propia bala un arma guiada.

La Defense Advanced Research Projects Agency (DARPA) ha adoptado este último enfoque. El sistema EXACTO (Extreme Accuracy Tasked Ordnance) convierte las balas de calibre .50 en balas guiadas capaces de concentrarse en un objetivo. Aunque DARPA no ha dicho nada sobre cómo hacerlo, otros sitios reportan que la tecnología implica sensores ópticos en la ojiva de la bala y aletas capaces de ajustar la trayectoria de vuelo en la cola. El sensor óptico parece que se dirige a un punto iluminado por un indicador láser. El sistema de guiado es similar a las armas guiadas por láser, como los misiles guiados por láser Maverick y Hellfire. La bala es incluso capaz de hacer algunas correcciones de rumbo notablemente fuertes.

DARPA afirma que el sistema es tan fácil de usar que durante las pruebas, “un tirador novato que lo usaba por primera vez dio en un blanco en movimiento”. Esto nos lleva a una ventaja que la tecnología EXACTO tiene sobre la tecnología balística: mientras que las computadoras balísticas pueden convertir armas ordinarias en armas guiadas de precisión, una vez que la bala es disparada la computadora ya no puede corregir al disparo. Si el objetivo se mueve durante el tiempo de vuelo relativamente breve, pero no insignificante, el disparo falla. EXACTO, sin embargo, continúa guiando la bala hacia el objetivo, hasta el punto en que es capaz de alcanzar un objetivo en movimiento.

La tecnología de EXACTO promete revolucionar el tiro. Los francotiradores ahora pueden atacar objetivos más rápidamente y con mayor precisión a distancias más largas, lo que les permite realizar su trabajo de forma más segura y eficiente. EXACTO no se ve afectado por cambios ambientales repentinos, como una ráfaga de viento. Incluso, una bala guiada que puede alcanzar objetivos en movimiento, podría ser muy útil contra los aviones no tripulados.

La tecnología tiene algunos inconvenientes. Si EXACTO emplea un indicador láser para marcar un objetivo, éste será visible en las circunstancias adecuadas, alertando a los destinatarios. Peor aún, el rayo láser delatará al que lo maneje. El sistema también necesitará una fuente de alimentación de larga duración, ya que un francotirador puede necesitar esperar horas para tener la oportunidad de disparar.

En 2014, DARPA anunció que estaba trabajando en el sistema EXACTO en un arma desplegable que no pesaba más de cuarenta y seis libras (unos 20 kg), con una fuente de alimentación de catorce horas de duración. El proyectil guiado debía tener el mismo rendimiento balístico que el de calibre M33.50, más allá de un alcance de trescientos metros. La parte más difícil de crear un sistema de armas desplegable puede ser el costo: DARPA quería un arma lo suficientemente barata como para desplegarla con las tropas.

DARPA no ha publicado ningún detalle desde 2014. Esto sugiere una de dos: o bien el programa fue desfinanciado a favor de otros proyectos; o bien ha entrado en servicio clasificado con alguna rama militar, posiblemente con el U.S. Special Operations Command. Dada la obvia utilidad de un arma de este tipo, esta última parece la más probable. EXACTO es un arma ideal para disparos a larga distancia en lugares como el norte de Irak, Siria y Afganistán. Es posible que EXACTO, o alguna versión modernizada del mismo, esté en servicio en este momento en algún lugar del mundo.

Fte. Defense Maven 

Compártelo en las redes sociales