Tecnologías

Tecnologías

Rafael integra la inteligencia artificial en sus bombas Spice

Las bombas Spice de Rafael Advanced Defense System incorporan ahora un nuevo avance tecnológico, ya que la compañía israelí permite que su Spice 250 con inteligencia artificial, junto con el reconocimiento automático de objetivos, se utilice con tecnología de emparejamiento con la imagen reales.

El Spice 250, que puede desplegarse en bastidores cuádruples bajo las alas de aviones de guerra como el F-16, tiene una ojiva de 75 kilogramos y un alcance máximo de 100 kilómetros con sus alas desplegables.

Su tecnología de emparejamiento de escena electroóptica, que consiste en cargar datos del terreno en la bomba y combinarlos con imágenes electroópticas en tiempo real, permite que el arma funcione en entornos en los que se ha denegado el uso de GPS. La bomba puede usar esta capacidad autónoma para navegar y corregir su ubicación, según Gideon Weiss, subdirector general de marketing y desarrollo de negocios de la división aérea y C4I de la compañía.

Con la inteligencia artificial y tecnologías de “deep learning”, el arma tiene la capacidad de identificar objetivos en movimiento y distinguirlos de otros objetos y terrenos. Esto se basa en modelos 3D cargados en la bomba, así como en algoritmos. A medida que el arma se identifica y apunta a su objetivo, tal como un convoy de vehículos, aparta al convoy que le interesa de otros vehículos que ha “aprendido” a ignorar.

“El algoritmo deep learning es indiferente a los datos reales que se le suministran para modelar objetivos de interés e integrar sus características pertinentes en el sistema”, dijo Weiss. “Sin embargo, cuanto más representativos sean los datos utilizados para el modelado del objetivo de interés, más sólida será la probabilidad de reconocimiento en la vida real.”

Rafael ha completado la fase de desarrollo y pruebas del Spice 250, incluyendo pruebas en vuelo, que han “probado la robustez del ATA y del ATR, por lo que está maduro para su entrega”, dijo Weiss, utilizando acrónimos para la adquisición y reconocimiento automático de objetivos.

Preguntado si el algoritmo ATR seleccionará un objetivo secundario si la computadora no puede encontrar el objetivo inicial seleccionado por el ser humano, dijo Weiss: “Esto se refiere al área de políticas y reglas de combate definidas por el usuario, y corresponde a los usuarios decidir cómo aplicar el arma, cuándo y dónde utilizarla, y cómo definir las probabilidades de reconocimiento del objetivo y su eventualidad”.

La selección automática de un objetivo secundario puede llegar a formar parte del perfil de actualización de la munición, si los clientes expresan un interés significativo en la característica.

Con un enlace de datos bidireccional y capacidad de transmisión de vídeo, la bomba puede ser abortada o se le puede pedir que vuelva a apuntar hasta “unos segundos antes de que el arma alcance su objetivo”, explicó Weiss. Este enlace de datos bidireccional, habilitado por el montaje del arma en un Smart Quad Rack, o SQR, permitirá que el futuro aprendizaje profundo se base en datos extraídos de lanzamientos anteriores. Los datos grabados incluirán vídeo en directo o una ráfaga de imágenes fijas de toda la fase de búsqueda hasta el impacto.

“Estos se registran automática y simultáneamente en el SQR, permitiendo dos funciones: (a) BDI (Indicación de Daños por Bombas) en tiempo real y después de la misión; (b) extracción de datos de objetivos después de la misión para actualizaciones de inteligencia, etc.”, dijo Weiss. “La capacidad de RTA, incluidas sus profundas actualizaciones de aprendizaje, debe ser más ágil que la capacidad del enemigo para ocultar y/o cambiar su huella en el campo de batalla, sus tácticas, su apariencia o cualquier otra cosa que pueda impedir que la RTA reconozca y destruya objetivos con precisión”.

La familia de armas Spice está operativa con la Fuerza Aérea israelí y clientes internacionales.

Fte. Defense News

Tags: ,

Compártelo en las redes sociales