Tecnologías

Tecnologías

Rolls-Royce presenta un sistema híbrido de energía para armas láser

Rolls-Royce ha desarrollado silenciosamente un sistema integral para operar armas láser en el campo de batalla, durante aproximadamente una década, en su división LibertyWorks, la unidad de tecnología avanzada interna de la compañía con sede en Indianápolis.

La compañía está lista para hacer pública la tecnología que ha financiado internamente, después de haberla sometido a extensas pruebas, dijo Mark Wilson, director de operaciones de LibertyWorks, en una entrevista con Defense News el 9 de mayo.

Esa tecnología consiste en un sistema integrado de gestión térmica y de potencia capaz de alimentar un arma láser de clase 100 kilovatios, según Wilson.

El sistema emplea el conocido motor de helicóptero M250 de la compañía -que se usaba en el helicóptero OH-58D Kiowa Warrior y que también se encuentra en los helicópteros Little Bird y AH-6i- que permite que la generación de aproximadamente 300 kilovatios de energía eléctrica y 200 kilovatios de capacidad de gestión térmica, dijo Wilson.

El sistema se considera híbrido, ya que combina una batería con el motor.

Vimos que esta capacidad de usar un motor de turbina y una batería combinados para operar los sistemas de propulsión híbridos era una posibilidad”, dijo Wilson, “así que empezamos a considerarlo y luego dijimos: “Oh, también se abren oportunidades únicas, cuando se observa lo que se necesita en un sistema de energía dirigida”. Necesita mucha potencia que tiene que ser densa y también necesita tecnología térmica, y somos buenos en ese tipo de capacidades”.

El motor “nos permite funcionar de forma continua mientras haya combustible disponible”, lo que da lugar a un sinfín de disparos láser, dijo.

La batería permite “potencia instantánea, así que no es necesario tener el motor en marcha todo el tiempo”, dijo Wilson. “Se puede empezar a funcionar con la batería y luego cambiar al motor de turbina una vez que éste se haya puesto en marcha.” Además, el motor, cuando está en marcha, puede recargar la batería, agregó.

El sistema está diseñado para caber dentro del mismo vehículo que el arma láser en sí. Hasta ahora, las demostraciones de sistemas láser se han centrado en el escalado y la construcción de la tecnología del arma, por lo que se han instalado generadores diésel comerciales y sistemas de refrigeración que requieren un remolque separado.

“Nuestra idea aquí es empaquetarlo en un tamaño, que pueda caber junto con el sistema láser en un vehículo, un camión o un barco, incluso en el aire, por lo que el foco de nuestra investigación está en el desarrollo de ese tipo de capacidad que puede ir en una plataforma real”, dijo Wilson.

Hasta la fecha, Rolls-Royce ha realizado “mucho trabajo” en términos de diseño, pruebas y modelado del sistema. La compañía planea pasar a otra fase de pruebas que comenzará pronto y durará hasta finales de mayo y posiblemente hasta junio.

Este año se probará con el sistema de armas láser de Lockheed Martin.

Lockheed Martin, en asociación con Dynetics, está compitiendo con Raytheon, para construir un poderoso láser de 100 kilovatios para el Ejército de EE.UU. El ganador del concurso integrará su sistema láser en la Familia de Vehículos Tácticos Medios (FMTV). Y ese es el tamaño del vehículo en el que Rolls-Royce se fija para instalar su propia potencia y sistema térmico.

Pero la compañía cree que su tecnología es escalable cuando se trata de alimentar diferentes armas láser, y cuando se trata de la plataforma en la que un arma láser podría encontrarse, dijo Wilson. Podría ser un vehículo del Ejército, un buque de guerra o un avión de transporte mediano. El Ejército, por ejemplo, está probando armas láser en un vehículo de combate Stryker.

“Nuestro objetivo es desarrollar tecnología para un funcionamiento continuo”, dijo Wilson, pero “si el cliente no necesita eso y el acondicionamiento resulta lo más importante, tenemos las herramientas para poder trasladarlo a otras aplicaciones”.

El objetivo es que los Ejércitos vean la utilidad de este sistema, porque permitirá “a los usuarios pasar de las actuales demostraciones de bajo consumo y bajo ciclo de trabajo, resolviendo muchos de los problemas difíciles de integrar la producción de alta potencia con los niveles correspondientes de gestión térmica”, dijo Wilson en una declaración emitida el 10 de mayo.

Fte. Defense News 

Compártelo en las redes sociales