Industria

Industria

Rostec explica cómo se está adaptando la principal empresa de defensa rusa a un “mundo en rápida evolución”

El gigante ruso de defensa y tecnología Rostec estuvo presente en la International Defence Exhibition and Conference, que tuvo lugar en febrero.

La empresa controlada por el Estado se ha expandido rápidamente en los últimos años y se encuentra en la cúspide de algunos cambios internos importantes. Defense News se reunió con Victor Kladov, director de cooperación internacional y política regional de Rostec, para discutir la cooperación con China, las sanciones de Estados Unidos y cómo la empresa debe cambiar en los próximos años.

Rusia y China han realizado recientemente un importante trabajo bilateral. ¿Cuáles fueron las conclusiones en relación con su negocio en Rostec?

Estamos tratando de equipos, tecnologías, transferencia de tecnologías, y producción y exportación. No estamos haciendo ejercicios militares. Eso es entre los dos ejércitos. Como persona privada, lo veo como un fortalecimiento de los lazos de defensa entre dos naciones.

Para mí, es natural porque somos vecinos. A veces escucho preocupaciones o temores en Occidente: “Oh, Rusia y China se están acercando. Tal vez sea un peligro”. No, no es un peligro. Tanto el presidente chino Xi Jinping como el presidente ruso Vladimir Putin han dicho que ahora mismo Rusia y China están disfrutando de sus mejores lazos en la historia.

Somos vecinos. Tenemos 4.500 kilómetros de frontera. Estamos destinados a ser buenos vecinos porque no podemos escapar. Hay un proverbio chino: Un vecino cercano es mejor que un pariente lejano.

¿Hay cosas dentro de la familia de empresas Rostec que interesan a China? ¿Hay formas de apoyar al ejército chino?

Sabes, de hecho, los chinos han hecho grandes progresos en las últimas décadas. Especialmente desde el año 2000, han desarrollado muchas tecnologías nuevas. Hace unos años, recordarán, la gente decía que China era un imitador: copiando tecnologías extranjeras y haciendo ingeniería inversa. Ahora, lo que veo en los últimos cinco o diez años, es que han superado esta etapa. Ahora están desarrollando tecnologías originales. Y muchas son incluso mejores que las de Occidente.

Tecnologías de microelectrónica, por ejemplo. Huawei: Si se mira el mercado en Europa, están ganando a iPhone. En Moscú, Huawei ha superado a Apple y Samsung. Así que, basándonos en eso, naturalmente vemos muchas oportunidades. Es más fácil cooperar. Antes sólo suministrábamos equipos. Ahora estamos construyendo una asociación – desarrollo conjunto, I+D conjunta.

Actualmente estamos participando en dos grandes programas: un helicóptero avanzado de carga pesada. En el primer semestre de este año vamos a firmar el contrato. Y un segundo gran proyecto es un avión de pasajeros de fuselaje ancho desarrollado conjuntamente.

Una de las historias que hemos estado siguiendo de cerca en Estados Unidos ha sido la venta pendiente entre Rusia y Turquía del sistema de defensa aérea S-400. Es obvio que Estados Unidos ha adoptado una posición firme al respecto. ¿Con qué frecuencia se encuentra con esto en su día a día, Estados Unidos interponiéndose entre usted y sus clientes potenciales?

Estamos cooperando con socios y socios potenciales, independientemente de a quién le guste y a quién no. Son negocios. Son sólo lazos de negocios. Este es el sistema que el Gobierno turco quiere, y nosotros queremos dárselo. Y hasta ahora todo va muy bien.

Un periodista ruso me preguntó: “Si los americanos no le dan el F-35 a Turquía, ¿significa que le darán el Su-35?” Y yo dije: “No, no funciona así.” En primer lugar, lo decidirán los turcos.

¿Cuál es su mayor reto cuando se trata de ventas internacionales?

El mayor desafío es un mundo que cambia rápidamente. La mayoría de las naciones no sólo quieren comprar, sino también adquirir tecnologías. Así que, en la India, tienen el Made in India. En Indonesia, quieren producir localmente. En los Emiratos Árabes Unidos, quieren diseñar conjuntamente un avión, un helicóptero.

Por lo tanto, tenemos que cambiar nuestra manera de pasar de la simple entrega de equipos a la creación de una asociación tecnológica.

Otro desafío es que las naciones quieren planes de apoyo al ciclo de vida completo. Tenemos muchos equipos esparcidos por todo el mundo – de fabricación soviética o rusa- y no siempre están operativos, porque no tenemos un centro de servicio técnico. Así que estamos creando una red de servicios y apoyo de mantenimiento.

También tenemos desafíos tecnológicos. Nos estamos moviendo hacia el área digital. Nos estamos dedicando a las tecnologías de la información, y en pocos años prevemos que nuestras exportaciones de tecnología de la información superarán nuestras ventas de defensa.

Y, por último, pero no por ello menos importante, internamente tenemos una relación errónea entre los productos civiles y la defensa. Históricamente, Rostec se creó como una cooperación para la defensa, pero es difícil pararse en una sola pierna. Alrededor del mundo, si nos fijamos en las principales corporaciones de defensa -Boeing, Lockheed Martin, General Dynamics- son 60-40, o mitad civiles y mitad civiles para la defensa.

Nuestras compañías están muy inclinadas hacia la defensa. Tomemos por ejemplo los helicópteros rusos. Ocupamos el 25 por ciento del mercado mundial de helicópteros de ataque, pero sólo el 2 por ciento del mercado de civiles. Estamos tratando de cambiar esas cosas. Nuestra meta para la compañía, Rostec 2025, es lograr una proporción de 50-50 entre los productos de defensa y civiles.

¿Qué tipo de productos busca para el mercado civil?

Farmacéutica, informática, automoción y aviones y helicópteros civiles.

Fte. Defense News 

Tags: ,

Compártelo en las redes sociales