Tecnologías

Tecnologías

Tanquetas robot antitanque y el futuro de la autonomía letal

Estación de Armas Remotas PROTECTOR, montada en el vehículo terrestre no tripulado THeMIS

Las máquinas autónomas modernas son una fusión de tecnologías. Algunas son simples, como carcasas sobre orugas. Otras son más modernas, como los que emplean la inteligencia artificial para la identificación de objetos o las que establecen referencias cruzadas entre la confirmación visual con lentes electro-ópticas e infrarrojas y con firmas de radar.

El tejido conectivo entre las lentes de las cámaras digitales y los comandos transmitidos entre el ser humano y la máquina por señal de radio, es una mezcla de complejidad. Las partes por separado tienen las características rutinarias y cotidianas del desarrollo de armas modernas. La forma integrada, en su conjunto, se convierte en casi revolucionaria.

Todo esto es para decir que, una empresa de defensa noruega ha integrado un misil de fabricación estadounidense en un robot de tierra de fabricación estonia, y luego lo ha disparado, lo que resulta a la vez en una iteración y una nueva forma.

A principios de este mes, el gigante noruego de defensa Kongsberg anunció que había montado y demostrado un lanzador de armas remoto en el THeMIS, un robot de tierra fabricado en Estonia. El misil lanzado fue un antitanque Javelin fabricado por Raytheon y Lockheed Martin, y la prueba tuvo lugar en Alabama.

Los misiles Javelin llevan ya tiempo en servicio. Como señala Defense News, la aplicación más inmediata de esta tecnología Kongsberg es librar de este peso a los soldados y colocarlos en un robot que pueda seguirlos en el combate.

El Ejército está explorando varios robots para que compartan la carga de los soldados, pero lo que aporta el vehículo terrestre no tripulado THeMIS, en combinación con la estación remota de armas Kongsberg PROTECTOR, no es sólo llevar un arma, sino la posibilidad de dispararla.

Pero, ¿exactamente, qué aporta al campo de batalla el hecho de montar un arma en un robot?

“Kongsberg cree que esto podría ser una herramienta valiosa en situaciones en las que se desea ocultar, ocultar o no exponer a plataforma y soldados”, dijo la compañía a través de un portavoz. “El UGV con un sistema de armas PROTECTOR le da al comandante la oportunidad de maniobrar y colocar los sensores y efectores en lugares deseados y posiblemente de difícil acceso sin arriesgar la vida de las tropas y las costosas plataformas tripuladas”.

El argumento más sencillo para el robot armado es, que funciona como una extensión de lo humano, lo que permite mayor alcance sin exponer a estos al mismo riesgo. Si se le añade más información de otros sensores, el robot armado se convierte en una plataforma de armas útil que se basa en información de objetivos de todo el campo de batalla, no sólo de sus propios sensores.

Uno de los mayores obstáculos para convertir una plataforma robótica desde una herramienta que es usada por un humano en un agente independiente supervisado por un humano es la autonomía. En la actualidad, los vehículos no tripulados siguen en gran medida el modelo de piloto remoto, con una persona que dedica tiempo y energía a gestionar la máquina y a vigilar su funcionamiento de cerca. Cuanto más automatizado esté ese proceso, mejor podrá un ser humano simplemente comprobar el funcionamiento de la máquina y tomar medidas que requieran explícitamente su dirección. Digamos, una orden para disparar un arma.

“Para poder explotar todo el potencial de este tipo de sistemas, es necesario disponer de ayudas autónomas para la exploración de áreas, sistemas de seguimiento avanzados y reconocimiento autónomo de objetivos”, dijo Kongsberg.

La compañía hizo énfasis en que está preparada para proporcionar estas características autónomas de seguimiento y apuntamiento como parte de un “kit de herramientas de próxima generación”, y señaló que el bucle de sensor-computador-humano está diseñado para que “el sistema no sea vulnerable a la guerra electrónica o a la piratería informática”.

La capacidad de operar en una guerra electrónica que imposibilite el pilotaje a distancia es una de las fuerzas que impulsan las máquinas autónomas en la guerra. Si bien es probable que sea imposible hacer un sistema que sea invulnerable a la piratería informática o a la guerra electrónica, es mucho mejor que los diseñadores sean conscientes de ese riesgo, que diseñar sin tenerlo en mente.

“El combate es estrictamente humano. Sin entrar en detalles, todas las demás operaciones pueden ser asistidas de alguna manera”, dijo Kongsberg. “En este punto también es muy importante que el funcionamiento del sistema de armas en un UGV se haga y pueda hacerse de la misma manera que en un sistema de armas de plataforma tripulada”.

En cuanto al funcionamiento como sistema pilotado a distancia, Kongsberg señaló la larga historia de uso del PROTECTOR como estación remota en puntos fijos. Cuando se monta en un vehículo, los sensores y el procesamiento del sistema de armas a veces se pueden utilizar para ayudar al operador humano a navegar.

“El operador realiza toda la secuencia de ataque y lanzamiento”, dijo Kongsberg, “por lo tanto, se utilizan los mismos sensores para apuntar a los objetivos, y el operador cambia fácil y rápidamente entre los sistemas de armas de su grupo de control”.

En la actualidad, tanto las limitaciones tecnológicas como los deseos expresos de los militares están incluyendo características autónomas en los robots en el campo de batalla, como herramientas que ayudan al control humano, en lugar de sustituirlo.

Lo que queda por ver, mientras robots como THEMIS armados con armas como Javelin ruedan por el campo de batalla, es hasta cuando se deseará subordinar esas funciones autónomas a los controladores humanos. La barrera tecnológica para la plena autonomía de tiro y de puntería existe, pero es pequeña. A medida que esa barrera se erosione, dependerá de los estándares normativos y doctrinales, así como del derecho internacional, que se mantenga el énfasis en el control humano.

Fte. C4ISRNET

Compártelo en las redes sociales