Tecnologías

Tecnologías

Un MiG-31 ruso observado con un posible misil antisatélite

Un misterioso caza con un nuevo y gran misil suspendido, que podría ser un arma antisatélite rusa, el interceptor MiG-31 “Foxhound” fue detectado el mes pasado en un lugar de ensayos de aviones cerca de Moscú, portando un misil que podía ser utilizado como arma antisatélite o, al contrario, como medio para poner rápidamente en órbita pequeños satélites.

Según Aviation Week & Space Technology, un MiG-31 experimental realizó su primer vuelo en septiembre en el centro de investigación de aviación de Zhukovsky, al sureste de Moscú. Bajo el MiG se encontraba suspendido un enorme misil que nunca se había observado en la plataforma del MiG-31.

El combo MiG/misil es, según se informa, forma parte del reinicio de un programa de sistema de armas anti satélite ruso. El sistema original, conocido como “Kontakt” (Contact), comenzó en 1984 e incluía un MiG-31D y el misil 79M6 de la oficina de diseño de Fakel. Más tarde el MiG-31DM se emparejó con el misil Fakel 95M6. El misil 79M6 pesaba 10.031 libras y fue lanzado por un MiG que volaba a Mach 2,55, desplazándose a 72.000 pies de altura, guiado por un radar desde el suelo hasta su objetivo, tras lo cual detonó una pequeña cabeza nuclear de 40 libras.

El sistema Kontakt nunca fue probado contra un satélite. El trabajo en el sistema terminó en 1991 con la disolución de la Unión Soviética, pero ha habido una serie de peticiones para reiniciar el programa.

La Fuerza Aérea de Estados Unidos probó un arma similar, el ASM-135 ASAT (arma antisatélite), en 1985. Lanzado desde un F-15 Eagle modificado, el ASAT fue diseñado para destruir satélites enemigos colisionando con ellos a velocidades de casi cinco millas por segundo. En EE.UU. se hicieron cinco pruebas del ASAT con un satélite de la NASA. El programa se cerró después de la caída del satélite, y el ASAT nunca se convirtió en un arma totalmente operativa.

Otro posible uso de la nueva arma sería un cohete capaz de lanzar rápidamente pequeños satélites en órbita. En 2001, MiG reveló su concepto para un MiG-31 modificado, conocido como MiG-31S (“S” de “espacio”, tal vez). El MiG-31S llevaría un cohete grande, también diseñado por Fakel, capaz de transportar una carga útil de 220 libras a una órbita terrestre baja o una carga útil de 154 libras a una altitud de 154 millas.

Este nuevo sistema de armas (si es real) sería útil para el Ejército ruso en un escenario de guerra. En cualquier conflicto futuro entre grandes potencias, las comunicaciones militares y los satélites de navegación se convertirán en objetivos prioritarios, y Rusia necesitaría la capacidad de derribar los satélites enemigos y reemplazar rápidamente sus propias pérdidas. Un sistema capaz de manejar ambas misiones es la opción más económica.

Fte. Popular Mechanics 

Compártelo en las redes sociales


Los comentarios están cerrados.