Tecnologías

Tecnologías

Un océano aparte: Pocos vendedores navales logran perforar el proteccionismo estadounidense y europeo

Las industrias de construcción naval de EE.UU. y Europa llevan vidas separadas en gran medida, en el contexto de una masiva construcción naval asiática, pero algunos proyectos transatlánticos todavía logran prosperar.

La construcción de buques de guerra siempre ha sido un buen ejemplo de cómo las naciones nutren una industria altamente especializada, que se considera tan crucial, que no se puede permitir que intervengan fuerzas económicas externas. Y mientras que algunas naciones europeas han comenzado a pensar en aunar fuerzas para la construcción naval en el continente, los analistas y ejecutivos de la industria en Europa dicen que el muro que separa los mercados navales de Estados Unidos y Europa sigue siendo alto.

Salvo los lanzamisiles y el sistema de gestión de combate Aegis, las empresas estadounidenses no se han hecho con una gran parte del trabajo naval en Europa, y no se vislumbra ningún cambio en el horizonte, según Peter Roberts, director de ciencias militares del Royal United Services Institute de Londres.

“Los buques de guerra están vinculados históricamente al poder nacional, y si dejas de construirlos ya no se te considera una gran potencia, sino que estás a la orden de los demás”, dijo Roberts.

“Los españoles, los británicos y los franceses no han renunciado a la construcción naval, aunque les conviniera comprarlos fuera, y es poco probable que se produzca una reducción de los astilleros en Europa”, añadió.

Al mismo tiempo, el mercado estadounidense ha estado relativamente cerrado a los constructores navales europeos, aunque existe la posibilidad de que esto cambie algo con el programa Future Frigate de la Armada.

“Es un poco como dos planetas diferentes”, dijo Sebastian Bruns, director del Instituto de Política de Seguridad de la Universidad de Kiel, en el norte de Alemania. El reflejo de comprar sólo buques de guerra de fabricación estadounidense es especialmente fuerte en el clima político actual, añadió.

La gran cantidad de barcos que se necesitan a cada lado del Atlántico crea un diferenciador natural, según Bruns, quien pasó tiempo trabajando en la política naval de Estados Unidos como miembro del personal de la Cámara de Representantes en el Capitolio. Dijo que la US. Navy tiende a preferir diseños sin complicaciones, hechos para lograr la máxima potencia en la guerra entre grandes potencias, mientras que los europeos han optado por construir buques con una especie de función de mantenimiento de la paz en mente, proporcionando un mayor nivel de automatización y comodidad para la tripulación, por ejemplo.

Un ejecutivo naval británico, que habló bajo la condición de anonimato, dijo que la falta de puntos de contacto industriales transatlánticos no se limitaba al acceso al mercado, argumentando que la rentabilidad también era un problema.

“A pesar de los problemas que tenemos, el Reino Unido se las arregla para construir y entregar barcos de superficie a un costo mucho más bajo que el de Estados Unidos”, dijo.

“Los astilleros estadounidenses saben que tendrían dificultades para competir en la región, especialmente si se trata de astilleros que tienen un buen historial. Naval Group, Fincantieri, Damen Shipyards, ThyssenKrupp Marine Systems – astilleros que han sido competitivos y que construyen con la experiencia de la exportación que los respalda. Ya van por delante y creo que es difícil para Estados Unidos construir de forma tan rentable como los europeos”, argumentó el ejecutivo.

Si la construcción de cascos todavía está celosamente protegida por los astilleros locales, los sistemas navales son otro asunto, como la asociación a largo plazo de España con Lockheed Martin para suministrar su sistema de combate Aegis, que da forma al diseño fundamental de los buques que emergen de los astilleros locales de Navantia.

La asociación hispano-estadounidense ha llevado a la entrega de fragatas a la Armada española, pero también de cinco fragatas de la clase Fridtjof Nansen a Noruega y de buques de la clase Hobart a Australia.

Otro buen ejemplo del impacto que los proveedores de sistemas de EE.UU. están teniendo en el mercado es el punto de apoyo que Lockheed Martin UK se ha asegurado en Gran Bretaña, asegurando las actualizaciones de los radares de navegación, el apoyo a los sistemas de información de visualización de cartas electrónicas de buques de guerra en toda la flota y la actualización de los sistemas de brújulas navales.

Un portavoz de Lockheed Martin UK dijo en una declaración que hay una serie de requisitos de capacidad futuros que la compañía también está observando en la región.

La declaración enumeraba la actualización del programa de guerra electrónica marítima (PEMP) de la Royal Navy, el requisito de un misil antibuque de largo alcance (LRASM), la tecnología de armas láser y la resiliencia cibernética como algunas de las oportunidades.

Un éxito notable para la industria estadounidense en esta área es la flota de destructores Tipo 45 equipada con el sistema de gestión de plataformas suministrado por Northrop Grumman Sperry Marine. Más recientemente, la filial británica de Northrop Grumman se encargó de equipar los dos portaaviones de la Royal con un sistema integrado de navegación y puentes.

“Por supuesto que los británicos comprarán la capacidad de Estados Unidos, particularmente donde no la tienen ellos mismos, que es en mi opinión la razón por la que los fabricantes de sistemas tienen éxito y pueden tener aún más éxito en los requisitos de superficie y submarinos del futuro”, dijo otro ejecutivo naval británico. “Compañías como BAE Systems y Thales sienten la presión competitiva de sus rivales transatlánticos en sensores y armas.”

Es posible que haya otras oportunidades importantes en Gran Bretaña para los proveedores extranjeros en los próximos 18 meses, a medida que los planes para nuevas fragatas y buques logísticos vayan tomando forma.

Fte. Defense News

Compártelo en las redes sociales