Tecnologías

Tecnologías

Una mirada al submarino de ataque futurista de Japón

Representación del submarino 29SS

Japón ha revelado, lo que es muy probable que sea el diseño de su submarino de ataque de próxima generación, el submarino 29SS, que reemplazaría a los de la clase Sōryū en servicio, a partir de principios de la década de 2030. El futurista buque de guerra submarino garantizará que Tokio mantenga su reputación de ser el submarino no nuclear más silencioso y moderno del mundo.

Una de las mayores potencias submarinas del mundo es un país que técnicamente ni siquiera tiene marina: Japón. Su Fuerza de Autodefensa Marítima tiene más de veinte submarinos eléctricos diésel, que son considerados los mejores del mundo. Sōryū, la clase actual, es un submarino grande y silencioso, equipado con un completo sistema de insonorización, sistemas de combate automatizados y una propulsión independiente del aire, que le permite operar durante semanas sin salir a la superficie. El año pasado Japón mejoró esta clase, instalándola grandes bancos de baterías de iones de litio como fuente de energía silenciosa.

La clase Sōryū es relativamente joven: el primer submarino fue lanzado en 2009, y en muchas marinas sería difícil imaginar que ya estuvieran trabajando en su sustitución. Sin embargo, Japón suele mantener sus submarinos en servicio durante sólo veinte años, un tiempo relativamente corto para los buques de guerra modernos.

Así que no es de extrañar que Mitsubishi Heavy Industries, uno de los principales constructores de submarinos de Japón, ya haya revelado el diseño de la próxima generación de submarinos del país, denominado 29SS.

El submarino se entregará a finales de los años 2020. (La designación “29SS” se deriva del 29º año del reinado del emperador Akihito, conocido en el mundo como 2017, y SS es la abreviatura internacional de submarino de ataque no nuclear.)

La reconocida autoridad submarina H.I. Sutton dice que el 29SS es un “nuevo diseño…, basado en la clase Sōryū con su forma de proa y contorno de casco distintivos, pero que difiere significativamente en la disposición de las velas y del hidroavión”.

El 29SS conserva la forma general del casco de los submarinos anteriores, pero con algunos cambios importantes. La vela se reduce sustancialmente y se funde con el casco, lo que debería reducir la resistencia hidrodinámica. Esto hará que sea más silencioso, quizás un poco más rápido, pero también más eficiente energéticamente. Los submarinos de propulsión no nuclear, que operan bajo el agua en condiciones de combate, deben gestionar cuidadosamente su potencia o corren el riesgo de verse obligados a salir a la superficie. Los planos de inmersión también han sido trasladados de lo que queda de la vela al casco.

El 29SS también contará con una bomba de propulsión en lugar de la tradicional hélice. A diferencia de las hélices tradicionales, que utilizan palas sin protección para agitarse a través del agua, una bomba aspira el agua y la expulsa bajo presión desde su parte trasera. Las bombas son más silenciosas y maniobrables que las hélices desnudas y generalmente se utilizan en submarinos nucleares más rápidos.

Aunque es probable que Japón no despliegue un barco de propulsión nuclear en un futuro cercano, los sistemas de propulsión alternativos, como las propulsiones totalmente eléctricas, podrían proporcionar un aumento de velocidad.

“Después de la Segunda Guerra Mundial hubo un paréntesis en la construcción de submarinos japoneses”, dijo H.I. Sutton a Popular Mechanics. “Cuando se reanudó estaba fuertemente influenciado por los submarinos americanos, pero con el tiempo Japón ha seguido su propio diseño.”

“Los modernos submarinos japoneses tienen una reputación de sofisticación, siendo pioneros en la aplicación de nuevas tecnologías, como las baterías de iones de litio.”

“El nuevo diseño, dice Sutton, se centra en mejorar su actual estructura y muestra que la Armada Japonesa continuará impulsando la construcción de submarinos de alta capacidad, que son sin duda los mejores submarinos no nucleares del mundo”.

El 29SS probablemente retendrá el mismo armamento que los Sōryū, que consiste en seis tubos de torpedos de 533 milímetros montados en proa. El submarino puede transportar hasta treinta armas lanzadas con torpedos, una mezcla del torpedo de peso pesado Tipo 89 y el misil antibuque Sub Harpoon. Aunque hay una tendencia general hacia la instalación de silos de lanzamiento verticales detrás de la vela de un submarino, Japón no tiene los misiles para llenarlos.

La fase de investigación y desarrollo tendrá lugar de 2025 a 2028, y el primer buque de esta clase probablemente zarpará hacia 2031.

Fte. Popular Mechanics 

Compártelo en las redes sociales