Industria

Industria

Estados Unidos: Preparándose para la guerra del ciberespacio

Estados Unidos: Preparándose para la guerra del ciberespacio

Por su interés, introducimos el artículo firmado por Enrique Fojón Chamorro, Subdirector de THIBER, y publicado en CiberElcano.

Resumen

La indudable importancia estratégica que las operaciones cibernéticas tienen para el Pentágono ha propiciado que el presidente Trump haya elevado el status del U.S Cyber Command a Mando Combatiente Unificado.

Aunque esta decisión no supone una sorpresa ya que durante la administración Obama se convirtió en un debate recurrente, no ha sido hasta la llegada del Secretario de Defensa James Mattis cuando se ha materializado. Estadecisión permitirá centralizar el mando y control de las operaciones en y a través del ciberespacio así como garantizar que el Pentágono dedica los recursos necesarios para hacer y ganar la “guerra del ciberespacio”, aumentando el presupuesto para la adquisición de capacidades destinadas a ciber-operaciones y a la formación y el entrenamiento de los futuros cibersoldados. Del mismo modo, esta decisión garantizará la comunicación directa entre el Comandante del U.S Cyber Command y el Secretario de Defensa, algo que por otra parte ya ocurría en tiempos de Panetta, Hagel y Carter, a pesar de la subordinación del cibercomando al U.S Strategic Command (USSTRATCOM).

Además, esta decisión también acaba con otro de los debates estrella de la última década: el Comandante del U.S Cyber Command se desvincula de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), del que también era director. Es por ello que ahora Mattis deberá decidir cuál es el futuro del Almirante Rogers, actual responsable de la NSA y U.S Cyber Command. Sea como fuere, el Pentágono vislumbra un campo de batalla en continua transformación donde la superioridad tecnológica es determinante. En este sentido, resulta evidente que la industria de defensa estadounidense empieza a comprender que las necesidades del Pentágono solo son alcanzables si abandonan el enfoque tradicional en el que estaba instalada e implantan un proceso continuo de transformación que requiere, entre otros aspectos, la atracción de mucho talento, invertir en I+D+i e incorporar a las PYMES en el modelo productivo. Por otro lado, el Pentágono ha comprendido que debe trabajar en la atracción de la industria tecnología del país que hasta ahora ha sido ajena – y en muchos casos reticente- al mundo militar.

 

Ver el artículo completo en este enlace.

 

Compártelo en las redes sociales